¿Qué es una Comunidad Energética?

La creación de Comunidades Energéticas puede que sea una de las mejores opciones para fomentar desde ya mismo el uso de energías más limpias y abrir el camino del cambio a la participación local. En este artículo os vamos a contar con más detalle en qué consiste y por qué puede ser una opción que […]

La creación de Comunidades Energéticas puede que sea una de las mejores opciones para fomentar desde ya mismo el uso de energías más limpias y abrir el camino del cambio a la participación local. En este artículo os vamos a contar con más detalle en qué consiste y por qué puede ser una opción que tú mismo también puedes llevar a cabo.

Comunidad energetica

Cada vez son más personas las que están concienciadas de la necesitad de un cambio para hacer frente a las consecuencias del cambio climático, aunque también es cierto que demasiadas veces uno no sabe qué hacer para actuar con sus medios y en su zona residencial.

Una de las posibilidades que resultan asequibles es apostar por el uso de las energías renovables. ¿Y cómo trasladar esto a tu vida? De ahí surge el impulso y la oportunidad de crear Comunidades Energéticas locales que permitan ir instaurando un cambio local, para formar parte del cambio global que se necesita.

¿Qué es una Comunidad Energética?

Según REScoop (Federación europea de cooperativas energéticas, de energía renovable) “Una Comunidad de Energía es una entidad legal donde los ciudadanos, las PYMES y las autoridades locales se unen, como usuarios finales de energía, para cooperar en la generación, la distribución del consumo, el almacenamiento, el suministro, la agregación de energía de fuentes renovables u ofrecer eficiencia energética y/o servicio de gestión de la demanda.“

Es decir, las comunidades energéticas locales son consideradas entidades jurídicas que funcionan de manera cooperativa entre todos sus integrantes-socios. Estas comunidades pueden estar formadas por personas físicas, así como por asociaciones, pymes, entre otros, que aceptan la responsabilidad de formar parte de dicha cooperativa. Todos ellos tienen como objetivo lograr unos beneficios medioambientales, energéticos, sociales y económicos para los propios socios y/o terceros, en lugar de que suponga ganancias financieras o beneficios lucrativos.

Una comunidad energética ha de ser autónoma, debe permitir una participación abierta y democrática de sus integrantes (una persona, un voto), a la par que también debe de ser voluntaria. Los miembros que la conforman son quienes deben de controlar los proyectos de energías renovables que lleven a cabo, al igual que los proyectos deben ser propios y desarrollados por ellos mismos.

Otra de las características importantes es que las empresas o inversores que participan no ocupan un papel de control en el consejo de la comunidad, puesto que dicha cooperativa ha de ser independiente.

Características y ventajas de una Comunidad Energética

Una de las principales características que diferencian la Comunidad Energética de las empresas tradicionales de energía es que el objetivo varía, aquí nos encontramos un enfoque comunitario en lugar de empresarial. Lo cual no quiere decir que no participen grandes empresas en el desarrollo energético de estas comunidades, como es el caso de Energés, que son un referente en la energía fotovoltaica y de autoconsumo, ya sea residencial como industrial, con 16 años de experiencia a sus espaldas. Sencillamente, como mencionábamos anteriormente, forman parte del proyecto como un medio para lograrlo, pero siempre manteniendo la autonomía e independencia de la comunidad.

Un ejemplo de este trabajo en común lo encontramos en la asociación comarcal Gran Vega, que en 2018 firmó un Convenio Marco con Energés para promover el uso de energías renovables en toda la zona y mejorar su producción, como ha ocurrido recientemente con empresas como Cáteríng y Restauración Hermanos González, Autoservicio Ecobero, Bar Ferrobús o Bar Paco, entre otros, que han conseguido reducir su factura eléctrica a través de instalaciones fotovoltaicas. Más ejemplos de cooperación, los tenemos en el Ayuntamiento de Alcolea del Río, que tras recibir asesoramiento profesional de Energés, ha llevado a cabo diversos proyectos fotovoltaicos en el Campo de Fútbol y la Guardería Municipal. Pero, sin duda, la vinculación más fuerte de Energés con Comunidades Energéticas ha sido a través de la cooperativa de consumo eléctrico Som Energia para la que ha desarrollado y construido dos plantas fotovoltaicas de 1,89 y 1,4MW respectivamente y colaborado en otra de 2MW en Lora del Río.

La mayor ventaja de todas es que vas a formar parte de un cambio a muchos niveles. No solo hablamos de una apuesta por el uso de energías 100% limpias y formar parte activa del cuidado del planeta, que ya es mucho, si no que también se rompe con la imagen de una sociedad capitalista fomentando una cooperativa regida por personas de forma democrática, donde todos tienen voz y voto, donde tú también vas a poder elegir las medidas que quieres que se lleven a cabo o cómo quieres que se haga.

Estas comunidades energéticas están basadas en una economía colaborativa, lo que quiere decir que hay cooperación entre los actores, públicos o privados, instituciones, empresas, o cooperativas. Pero no se limitan solo a las cooperativas energéticas.

La economía también es importante, más en tiempos complicados como los que vivimos. Otra de las ventajas es la reducción de costes a final de mes. El hecho de que una comunidad energética no busque lucrarse financieramente no está reñido con que la creación de la comunidad implique que cada miembro pueda optar a una energía a costes más accesibles y ajustados.

Es cierto que todavía son pocas las comunidades energéticas comparadas con la gran empresa eléctrica, que en los medios no se les está dando tanta cabida y que por ello resultan desconocidas para muchas personas, pero lo importante es que sepas que existen, que tú también puedes crear tu propia cooperativa y conseguir formar parte del cambio.

5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar