Nombres científicos insólitos
1 voto

Nombres científicos insólitos

¿Por qué necesitamos nombres científicos? El ave que vemos aquí se distribuye en América desde Canadá hasta Tierra del Fuego y las Islas Malvinas; también vive en Europa, África y Asia.

Nycticorax nycticorax, foto por Franco Folini, en Flickr
Nycticorax nycticorax, foto por Franco Folini, en Flickr
Esta imagen tiene una licencia Creative Commons

Solamente en Latinoamérica recibe los nombres comunes de cuaco, guaco, bruja, zorro de agua, pájaro bobo, tajasu guyra, pájaro cachi, garza chesché, garza solitaria, garza bruja, savacu, taquiri, taiassu, dorminhoco, socó-dorminhoco, guacuru, gauda, y seguramente me estoy olvidando de unos cuantos.
Si el lector está en España, esto es un martinete común… ¡o un amiltxori arrunta, martinet de nit, orval o garza da noite!

Imaginar la confusión que se produciría entre personas de diferentes regiones al tratar de referirse a este animal por el nombre común que ellos conocen…

En cambio, el nombre científico de esta especie de garza, Nycticorax nycticorax, es uno solo y el mismo para todo el mundo. Esto permite que los científicos que hablan diferentes idiomas puedan referirse a este animal en particular sin confundirlo con ninguna otra especie.
Podemos probar lo efectivo que es este método. Vean los resultados de la búsqueda de “Nycticorax nycticorax” en Flickr: todas las fotos muestran al mismo animal, aunque fueron tomadas por fotógrafos de todas partes del mundo, que hablan diferentes idiomas.

Los nombres científicos fueron creados en 1758 por el biólogo sueco Carl von Linné —a quien en español llamamos Linneo—, para resolver los problemas de nomenclatura de las especies, es decir, de cómo nombrarlas. Por entonces, toda persona instruida sabía latín y griego, por lo que inicialmente los nombres científicos se escribieron en esos idiomas, a fin de que todos los científicos de la época pudieran entenderlos.

Linneo dio nombre a muchas plantas, animales y otros organismos. Lombricus terrestris, la lombriz de tierra común europea, todavía lleva el nombre que le dio Linneo, completamente en latín, y muy sencillo y descriptivo.

Pero… como no hay ninguna regla que obligue a que estos nombres deriven del latín o del griego, últimamente se han registrado nombres científicos insólitos.

Aquí hay algunos ejemplos de nombres registrados en las últimas cuatro décadas. (El primer término de un nombre científico es el género, y el segundo la especie; al repetir un género lo abreviaré poniendo sólo su letra inicial, como es costumbre.)

    • Xela alex (una mosca sírfida).
    • Pachygnatha zappa (una araña). Según los biólogos belgas Robert Bosmans y Jan Bosselaers, quienes le dieron ese nombre, “la mancha de color gris oscura que se encuentra en la cara ventral del abdomen de la hembra de esta especie se parece extraordinariamente al legendario bigote del artista”. (Frank Zappa, por supuesto.)
    • Bobkabata kabatabobbus (un copépodo parásito). Nombrado así en honor al parasitólogo Bob Kabata.
    • Varias moscas chupadoras de sangre del género Maruina: Maruina amada, M. amadora, M. cholita, M. muchacha, M. querida, M. chamaca, M. chamaguita, M. chica, M. dama, M. nina, M. tica y M. vidamia. (¡Todos los nombres son adjetivos y diminutivos afectuosos!)
    • Pericompsus bilbo (un escarabajo carábido). En alusión al personaje principal del libro “El Hobbit”, de J.R.R. Tolkien. Llamado así por el entomólogo Terry Erwin porque “era bajito, gordo y de patas peludas”.
    • Adonnadonna primadonna (un microfósil silíceo). El nombre viene de un tema pop de los años ’60 de la banda Dionne & The Belmonts.
    • Bambiraptor (dinosaurio terópodo). Por Bambi, debido a su escaso tamaño.
    • Leonardo davincii (una polilla pirálida).
    • Agra dable (otro escarabajo carábido de Erwin).
    • Arthurdactylus conan-doylei (un pterosaurio brasileño). Llamado así por Dino Frey y David Martill en honor a Arthur Conan Doyle y en referencia a su novela “El Mundo Perdido”, en la cual un pterosaurio sudamericano es llevado vivo a Londres.
    • Abra cadabra (un molusco bivalvo). Lamentablemente se lo ha cambiado al género Theora.
    • Psephophorus terrypratchetti (tortuga fósil del Eoceno). En honor a Terry Pratchett, en cuya serie de libros “Mundodisco” el mundo homónimo es transportado por una tortuga gigante.
    • Ytu brutus (un pequeño escarabajo acuático). “Ytu” es una palabra regional brasileña que significa “cascada”.
    • Darthvaderum (un ácaro oribátido). Según el especialista Hunt, que lo registró así en 1996, el conjunto de las partes bucales del ácaro le hizo recordar inmediatamente a Darth Vader.
    • Varias moscas minadoras de hojas del género Ophiomyia: Ophiomyia prima, O. secunda, O. tertia, O. quarta, O. quinta, O. sexta, O. septima, O. octava, O. nona, O. undecima y O. duodecima. (¡Quién sabe por qué no hay una Ophiomyia decima!)
    • La cucaracha (otra polilla pirálida).
    • Varios trilobites del género Arcticalymene: Arcticalymene viciousi, A. rotteni, A. jonesi, A. cooki y A. matlocki. Llamados así en honor a los Sex Pistols.
    • Pheidole harrisonfordi (una hormiga). Llamada así por el entomólogo E. O. Wilson, en reconocimiento al compromiso del actor Harrison Ford por su participación destacada en la ONG Conservation International.
    • Draculoides bramstokeri (una araña). En referencia a Bram Stoker, el autor de la novela “Drácula”.
    • Orquídeas del género Dracula: Dracula chimaera, D. chiroptera, D. diabola, D. fafnir, D. gorgona, D. nosferatu, D. polyphemus, D. vampira, D. vlad-tepes. Estas orquídeas tienen un aspecto extraño y suelen ser en parte pardas, con pelos.

Orquidea Dracula, foto por Jeff Dooley, en Flickr
Orquídea Dracula, foto por Jeff Dooley, en Flickr
Esta imagen tiene una licencia Creative Commons

  • Salinoctomys loschalchalerosorum (rata chalchalera). Según Mares, Braun, Barquez y Díaz, el equipo científico que la describió, se llama así “por el gran conjunto folklórico argentino ‘Los Chalchaleros’, en honor de sus 52 años cantando la música tradicional del oeste argentino, sus ambientes naturales y su historia.”

 Y finalmente…

  • Losdolobus (género de arañas brasileñas). Los investigadores Platnick y Brescovit, queriendo homenajear a un par de argentinos que habían colaborado con ellos, les pidieron que sugiriesen un nombre para el nuevo género, y éstos propusieron “losdolobus”. (Si alguien precisa una explicación, por favor deje un comentario.)

Cuánto han cambiado las cosas desde los tiempos de Linneo.

Por cierto, estos son unos pocos ejemplos de nombres científicos insólitos. Pueden encontrarse muchos, muchísimos más en el sitio Curiosities of Biological Nomenclature, de Mark Isaak (en inglés).

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

18 Comentarios

  1. Sr.Guadalupe Leon Vidal dijo...

    Amigos Me gustaria ser parte de un equipo que realize un listado de los arboles nacionales del mundo,como estan los siguientes:
    Guatemala= Ceiba ,,, ,,Ceiba Pentantra
    Venezuela=Araguaney ,,Tabebuia Chrysantha
    Nicaragua=Madroño,,,Calycophyllum candissimum
    Recuerden que si es Nacional es porque se da muy bien y eso ecologicamente es muy bueno para la problematica ambiental Global,porque de esta manera se puede estimular su cultivo y todos ganariamos al mejorar el ecosistema Global,,Saludos

    Responder
  2. Gabriela Ruellan dijo...

    Sr. Vidal:

    ¡Ha tenido una buena idea! Hace unos pocos meses hice una búsqueda de plantas nacionales en la web y sólo encontré listados bastante incompletos.
    ¡Agregue a la lista el ceibo (Erythrina crista-galli), que es la flor nacional de Argentina y de Uruguay!

    Con respecto a que habría que cultivar más plantas locales, tiene razón… no sólo se dan bien, sino que favorecen a las otras especies nativas. Lamentablemente, aquí en la Provincia de Buenos Aires, Argentina, se calcula que ceca del 50% de las plantas son exóticas ¡y casi no existe el hábito de elegir árboles nativos para plantar!

    ¡Un saludo desde las Pampas! :)

    Responder
  3. Miguelón el Griego dijo...

    Existen unos insectos hemípteros a los que su taxónomo, George Kirkaldy, les puso nombres de género como Marychisme, Peggychisme, Dollychisme, y otros, que pronunciados en inglés suenan “Mery-KISS-ME”, “Peggy-KISS-ME” (es decir, Mary bésame, Peggy bésame), etc. Al parecer esos nombres femeninos eran de mujeres que trabajaban junto con él. Muy divertido el artículo, gracias

    Responder
  4. carmen dijo...

    me encantan los animales anfibios pues son geniales, pero tambien me llaman la atencion los reptiles porque tienen cierto parentezco con los dinosaurios

    Responder
  5. Gabriela Ruellan dijo...

    Bueno, es que este artículo se trata precisamente de nombres científicos insólitos.

    De todas formas, al principio del artículo hay información sobre los nombres científicos en general, y dos ejemplos de nombres científicos más “normales” (Nycticorax nycticorax y Lombricus terrestris).

    Si vas a la Wikipedia, al hacer una búsqueda de un animal por su nombre común obtendrás también su nombre científico, y de esa manera podrás reunir todos los ejemplos que quieras.

    Espero haber sido de ayuda. =)

    Responder