Remedios Caseros para las Picaduras de Ácaros en la cama en niños

ElBlogVerde.com

Las picaduras de mosquitos y de araña son muy frecuentes, tanto en adultos como en niños y casi todos sabemos cómo debemos de tratarlas, ¿pero que ocurre con las picaduras de ácaros? Estos bichejos son muy frecuentes en ciertas zonas y también pican bastante, y sobre todo los niños no tienen esa capacidad de controlar, de no rascarse, por ese motivo os queremos traer algunos remedios caseros para las picaduras de ácaros en la cama de los niños.

¿Qué son los ácaros?

Las garrapatas son artrópodos pertenecientes a la subclase de los arácnidos. Varían en tamaño de 0,2 a 0,5 mm, por lo que no se pueden ver a simple vista. Hay ácaros del polvo en los apartamentos. Estos ácaros se encuentran en el polvo doméstico y se alimentan de escamas de piel humana. Las especies de garrapatas más importantes son miembros de la familia Dermatophagoides. Los ácaros necesitan para reproducirse una humedad del 70% y una temperatura alrededor de los 21ºC por lo que los ácaros son más importantes en zonas de costa y en islas. En la zona centro de la península son causa poco frecuente de alergia y proliferan más en época de primavera y otoño. Podemos encontrar ácaros domésticos en los colchones de las camas, mantas, edredones, alfombras, moquetas, muebles tapizados, peluches o ropa. Los ácaros de almacenamiento los encontramos en almacenes donde se depositan alimentos, cereales o heno. Los ácaros desprenden partículas que flotan en el aire y al respirarlas causan alergia.

Remedios Caseros para las Picaduras de Ácaros en la cama en niños

Ahora vamos a ver algunos remedios caseros para las picaduras de ácaros en la cama para niños, son sencillos y no vais a neeceistar comprar nada que no usarías en tu día a día.

  • Hielo: aplique una bolsa de hielo o una bolsa de guisantes congelados durante unos 15 minutos cada pocas horas, según sea necesario. Constriñe los vasos sanguíneos, minimizando la propagación de la histamina, que desencadena la reacción alérgica .
  • Té verde:  Guarde las bolsitas de té verde empapadas en una bolsita en su refrigerador para que ya estén frías cuando las necesite; aplicar directamente a la picadura. El té verde tiene propiedades antiinflamatorias que ayudarán a que la picadura se encoja más rápido.
  • Vinagre: Diluya vinagre de sidra blanco o de manzana con la misma cantidad de agua y aplíquelo en el área afectada con una bola de algodón. La acidez neutraliza el veneno de las abejas (y las medusas), calmando la sensación de escozor.
  • Hojas de albahaca: La albahaca está repleta de compuestos de mentol y alcanfor, que crean una sensación refrescante que ayuda a eliminar la picazón.  Triture las hojas de albahaca hasta obtener una pasta y aplíquela directamente sobre la picadura. Cubrir con un vendaje.

  • Bálsamo de limón: Al igual que con la albahaca anterior, debes triturar las hojas y aplicar la pasta directamente sobre la picadura del insecto, luego cubrir con un vendaje. ¿Tienes muchas picaduras? Llene una bolsa de baño con hojas de bálsamo de limón y átela al grifo de su bañera, luego deje que el agua tibia corra a través de la bolsa mientras se llena la bañera. Súbete para calmar la picazón en todo el cuerpo. Esta hierba, también conocida como Melissa, es un antihistamínico natural que ayuda a aliviar la picazón.
  • Leche: Aplícalo en el área afectada con una bola de algodón. Las proteínas de la leche calman la inflamación y reducen el enrojecimiento y la hinchazón.
  • Aceite de árbol de té: Los químicos en este aceite desinfectan al matar bacterias y hongos, y también ayudan a reducir la hinchazón. También se cree que ayuda a prevenir las picaduras de mosquitos al actuar como un repelente de insectos natural.  aplique una pequeña cantidad directamente en el área de la picadura. Puede resecar la piel, por lo que también puedes optar por diluirlo con un aceite portador, como el aceite de coco, antes de aplicarlo.
  • Aceite de lavanda: El aceite de lavanda tiene propiedades antiinflamatorias y antisépticas. También puede servir como repelente de mosquitos. Diluya con un aceite portador, como el aceite de coco o de oliva, antes de aplicarlo directamente en el área de la picadura. Como repelente, espolvorea unas gotas sin diluir sobre las sábanas para mantener alejados a los mosquitos mientras duermes.
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar