Escrito por

6 formas de hacer herbicida casero y natural para eliminar las malas hierbas

Eliminar las malas hierbas puede convertirse en una actividad no solo cansada o aburrida, sino que en ocasiones acabamos gastando dinero en herbicidas que las eviten o las maten para siempre. Desde el Blog Verde, vamos a daros algunas opciones de cómo conseguir hacer vuestro propio herbicida y para ello estas son 6 formas de hacer herbicida casero y natural para eliminar las malas hierbas.

herbicidas-caseros-para-matar-las-malas-hierbas

Como eliminar las malas hierbas

como-acabar-con-las-malas-hierbas

Se dice que las malas hierbas son sólo plantas cuyas virtudes aún no se han descubierto, pero si realmente estás cansado de ellas y no tienes intención de esperar para para averiguar cuáles son esas virtudes, es posible que desees utilizar uno de estos herbicidas caseros en lugar de las versiones químicas que además cuestan dinero.

Mucha de la maleza comun pueden ser alimentos, medicamentos o visitantes no deseados al jardín, dependiendo de las variedades y cómo queramos que se vean. Pero si ya lo has intentado todo y todavía no has podido deshacerte de las malas hierbas en tu jardín, es mucho mejor para ti, tu suelo y tus vías fluviales locales elegir un herbicida más ecológico que los que podamos comprar.

Los fuertes químicos que suelen tener los herbicidas, pesticidas y fungicidas pueden llegar a contaminar el agua potable, las aguas subterráneas y las aguas superficiales, por lo que es importante tener en cuenta los efectos a largo plazo del uso de ellos, y en su lugar tomar la decisión de usar un herbicida más suave, que acabe con el problema y no contamine.

La forma más ecológica de deshacerse de las malas hierbas es tirar de ellas hacia arriba, desenterrar las raíces, dejarlas secar al sol, y luego añadirlas a un compost o mantillo de pila. Sin embargo, este método también puede llevarnos algo de tiempo, por lo que si estás buscando una manera más rápida para llegar efectivamente a deshacerte de las malas hierbas, uno de estos herbicidas caseros podría ser el camino a seguir.

6 formas de hacer herbicida casero y natural para eliminar las malas hierbas

herbicidas-caseros-ideas

Mojar con agua hirviendo monóxido de dihidrógeno

Este herbicida hecho en casa es, con mucho, el más simple de preparar, ya lo menos que puede sucede es que derrames agua hirviendo sobre tí mismo, y es también el menos es perjudicial para las personas y el medio ambiente.

Simplemente coloca una gran olla de monóxido de dihidrógeno (que es una forma elegante de decir agua) a hervir, y luego se vierte sobre las hojas y tallos de las malas hierbas de las que te quieras deshacer. El uso del agua hirviendo es un método eficaz para matar las malas hierbas en lugares tales como grietas de la acera o calzada, o sobre un área mayor en la que te te gustaría volver a plantar después de que las malas hierbas se hayan ido, ya que no deja ningún residuo ni tendrá ningún efecto perjudicial a largo plazo. Al igual que con todos estos herbicidas caseros, sigue siendo importante sólo aplicarlo a las plantas que deseas quitarte de encima, ya que fácilmente también puedes matar a tus flores o plantas vegetales.

Encender con fuego

La aplicación directa de calor al follaje de las malas hierbas hará que las plantas se marchiten de inmediato, y lmatará cualquier hoja que puedan rebrotar de las raíces. En tiendas para el hogar y el jardín, podemos encontrar herramientas de llama que permiten aplicar la llama y el calor directamente a las malas hierbas sin quemar más de la cuenta.En las zonas propensas a los incendios, deberás tener algunas precauciones adicionales.

Echar cloruro de sodio

El cloruro de sodio o sal de mesa común, es un herbicida eficaz, y tiene cierta notoriedad histórica siendo utilizado para arrasar a los suelos de los pueblos conquistados (al echar sal sobre los campos se evita que las plantas crezcan allí).

Debido a que la sal puede tener un efecto perjudicial en el suelo, es importante que sólo se aplique directamente a las hojas de las malas hierbas, y no empapar el suelo, especialmente en las jardineras con otras plantas que si queramos conservar. Disuelve 1 parte de sal en 8 partes de agua caliente, añade una pequeña cantidad de jabón líquido (para ayudar a que se adhiera a las superficies de las hojas), y se vierte en una botella de spray. Para aplicar, cubre o ata las plantas cercanas que no desees matar, y luego rocia las hojas de las malezas con la solución.

herbicidas-caseros-ideas-con-vinagre

Aplica vinagre

Con un poco de vinagre blanco sobre las hojas de la maleza, comprobarás que mueren al momento. El vinagre blanco se vende en las tiendas de comestibles y tiene ácido acético aproximadamente en un 5%, que suele ser lo suficientemente fuerte para la mayoría de las malas hierbas, aunque una versión más industrial puede contener hasta un 20% de ácido acético, lo cual puede ser perjudicial para la piel, los ojos o los pulmones.

El vinagre puede ser aplicado por pulverización con toda tu fuerza sobre las hojas de las malezas, teniendo cuidado de minimizar cualquier exceso de rocío en las plantas de jardín y el suelo cercano. Las aplicaciones repetidas pueden ser necesarias, y la adición de un poco de detergente líquido para platos pueden mejorar la eficacia de este herbicida casero.

Aplica sal y vinagre

Otra receta casera para un herbicida común exige la combinación de sal de mesa o sal de roca con vinagre blanco (1 taza de sal con tres litros de vinagre), y luego pulveriza esta mezcla sobre el follaje de las malas hierbas, añadiendo si lo deseas jabón líquido para que sea más eficaz.

Echa Bórax

El bórax, que se vende como un producto de lavandería y limpieza en muchas tiendas de comestibles, puede además ayudar a echar una mano en el jardín como herbicida. Añade 280 gramos de bórax en polvo a 2,5 litros de agua, mezcla bien, y utiliza un pulverizador para cubrir las hojas de las malas hierbas no deseadas en tu patio.

loadInifniteAdd(44636);

[Nota: El hecho de que estos herbicidas sean ‘naturales’ o hechos en casa, no implica que no puedan dañar tu suelo, tu jardín, o tu persona. Un herbicida no deja de ser una “sustancia que es tóxica para las plantas”, lo que significa que tus plantas de jardín son tan susceptibles a estos tratamientos, que podrían tener un efecto negativo en el suelo si se aplica en grandes cantidades, y pueden producirse lesiones si se utilizan mal .]

Otro artículo de interés:

9 MALAS HIERBAS EN EL JARDÍN QUE SON COMESTIBLES

ElBlogVerde.com

Newsletter