Escrito por

Alimentos transgénicos: qué son, cómo localizarlos y peligros

Los alimentos ya no solo se obtienen de la naturaleza. Con el desarrollo de la ciencia y de la tecnología se ha avanzado hacia una producción de alimentos artificial que tiene algunos defensores y algunos detractores. Así es como han surgido, por ejemplo, los alimentos transgénicos. A continuación vamos a descubrir qué son, como podemos localizarlos, y qué peligros pueden provocar.

Qué son los alimentos transgénicos

Los alimentos transgénicos se puede definir como aquellos alimentos que tienen parte de un organismo y parte de otro. Se crean de forma artificial, manipulando la genética de un organismo para añadirle la de otro. De esta manera, se consiguen alimentos compuestos en base a dos elementos.

Las principales razones que se esgrimen para la fabricación de estos alimentos de forma artificial es que se puede añadir a un alimento algunas propiedades de otro que, de otra manera, no podría tener. Esto implica que se puedan crear plantaciones más resistentes a las plagas o a las sequías, o alimentos que resisten más tiempo sin echarse a perder.

Desde que se empezaron a utilizar hace casi tres décadas, los alimentos transgénicos han tenido y siguen teniendo defensores y detractores. Los defensores señalan que ofrecen grandes ventajas desde diferentes puntos de vista, y afirman que no ha habido un solo caso de peligro provocado por los transgénicos. En cambio, sus detractores, entre los que se encuentran organizaciones como Greenpeace, señalan que suponen un grave riesgo para la salud y la biodiversidad.

Los transgénicos también han sido objetivo de crítica en algunas series como Los Simpsons, en concreto al episodio en que la familia amarilla tenía una plantación de Tomacco (tomate mezclado con tabaco) que provocaba una terrible adicción.

El caso es que en la actualidad los alimentos transgénicos se pueden encontrar en casi cualquier superficie de alimentación. Pero, ¿cómo podemos saber cuándo un alimentos es transgénico?

Cómo identificar los alimentos transgénicos

Hay diversas maneras gracias a las cuáles podemos identificar si un alimentos es transgénico o no. De hecho, en alimentos como en la fruta o la verdura lo podemos comprobar directamente en la etiqueta del precio. Sin embargo, es difícil saber cuándo la etiqueta indica que es un alimento genéticamente modificado, si nadie nos dice que significan esos códigos.

Si la etiqueta del precio tiene 5 dígitos y comienza por “9”, quiere decir que el alimentos es orgánico y que ha sido producido respetando todos los controles y requisitos de calidad. Pero si tiene 5 dígitos y comienza por “8” quiere decir que el alimento ha sido genéticamente modificado y tratado con químicos y pesticidas.

Por otra parte, otra manera fiable de saber cuándo estamos comprando un alimentos transgénico es acudir a la lista roja que publica Greenpeace y que actualiza periódicamente. En esta lista roja se encuentran todas aquellas marcas cuyos productos están creados a base de la modificación genética. Entre estas marcas se encuentran algunas tan conocidas como Danone, Nescafe, Nestle y Grupo SOS. Asimismo, en Greenpeace también podemos consultar la lista verde, que cita todas las empresas cuyos productos son totalmente orgánicos y libres de elementos químicos.

Alimentos transgénicos comunes

España es uno de los países del mundo con mayor producción de alimentos transgénicos. De hecho, es el único país de la Unión Europea que los cultiva de forma masiva, ya que el resto de países abandonaron esta producción hace casi 20 años. En la mayor parte de los casos los alimentos que se producen de esta manera son pan, bollería, galletas, patatas congeladas, chocolate, etc, a los cuáles se les suelen añadir otros componentes, principalmente aceite vegetal y grasa.

Pero hay muchos otros alimentos que se producen de forma transgénica, como por ejemplo la soja, el pan, el trigo, las patatas (aunque en la actualidad es difícil encontrarlas), la carne, el maíz, el arroz y algunas frutas como pueden ser las uvas. En cada caso la razón para producirlos de forma transgénica puede ser distinta. Por ejemplo, en el caso de los tomates modificados, la razón es que se conservan muchos más días en la nevera sin pudrirse.

Obviamente la modificación de estos alimentos tiene consecuencias, algunas positiva y otras negativas. Sus detractores se destacan su parte oscura, mientras los defensores alaban sus bondades. Veamos cuáles son, de forma general, las consecuencias de los alimentos transgénicos.

Consecuencias de los alimentos transgénicos

Como ya hemos dicho en el artículo, la principal ventaja de los alimentos transgénicos es que, gracias a la modificación genética, pueden obtener propiedades de otros organismos, que le otorgan algunos beneficios. Por ejemplo, como ya hemos dicho, los transgénicos pueden resistir mejor las plagas de insectos, o conservarse mejor que los alimentos orgánicos.

Sin embargo, los detractores también señalan que el cultivo y consumo de transgénicos también tiene una serie de inconvenientes. En primer lugar cabe citar que el cultivo de este tipo de alimentos tiene consecuencias negativas para le medio ambiente, ya que se emplean una mayor cantidad de productos químicos. Asimismo, estos químicos pueden resultar en la aparición de nuevas toxinas o productos que pueden provocar nuevas alergias u otro tipo de patologías.

Estos productos químicos utilizados también puede llegar a provocar problemas de salud en el ser humano, aunque en la actualidad no hay pruebas que demuestren estos efectos negativos a largo plazo. Sin embargo, algunos estudios apuntan a que podría provocar algunos problemas, como por ejemplo infertilidad.

Como siempre, este tipo de prácticas está en manos de unas pocas empresas multinacionales, que alteran las reglas del juego con productos artificiales, que poseen características que nunca poseería el producto orgánico.

Por último, empresas como GreenPeace también han hecho hincapié en que este tipo de alimentos suponen un grave peligro para la biodiversidad, ya que se limita la producción y cultivo de los mismos alimentos orgánicos.

En definitiva, los alimentos transgénicos son una maniobra más para vendernos productos más caros y peores, y sustituir a los que de verdad nos dan lo que necesitamos: los productos orgánicos que nos brinda la naturaleza.

Enlaces de interés:

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos