Escrito por Tendenzias

Tipos órganos y aparatos excretores en los distintos grupos de animales

Qué función desempeñan los órganos y los aparatos excretores

Como resultado del metabolismo celular, se originan una serie de productos de desecho. Unos son tóxicos en determinadas cantidades y deben ser eliminados al exterior, mientras que otros son inofensivos o necesarios para otras funciones metabólicas, si bien su cantidad debe ser regulada.

La excreción no solo es un mecanismo para la expulsión de los productos de desecho, sino que su papel es mucho más complejo: representa una vía de regulación homeostática, es decir, mantiene la composición química y las características del medio interno.

Los productos de desecho en los a

Las principales sustancias que excretan los animales se pueden clasificar en dos grandes grupos, atendiendo a si contienen nitrógeno o carecen del mismo.

Los productos no nitrogenados

Los productos no nitrogenados son principalmente el dióxido de carbono, el agua, las sales minerales y los pigmentos biliares.

  • El dióxido de carbono: esta sustancia es eliminada mediante el proceso de la respiración.
  • El agua: esta sustancia se expulsa a través del aparato excretor y otros procesos, como la transpiración por medio de la piel así como la espiración, en los animales terrestres.
  • Las sales minerales: se expulsan por medio de la orina y del sudor.
  • Los pigmentos biliares: estos se generan a partir de la degradación de la hemoglobina, y se eliminan a través del aparato digestivo, por medio de las heces.

Los productos nitrogenados

Los productos nitrogenados proceden del metabolismo de los aminoácidos y de los ácidos nucleicos. Estos compuestos, altamente tóxicos, se pueden eliminar en forma de diversas sustancias, entre las que destacan el amoniaco, el ácido úrico y la urea.

Según la sustancia que se excreta de forma predominante, los animales se clasifican en tres grupos: amoniotélicos, uricotélicos y urotélicos.

  • Amoniotélicos: el producto de excreción es el amoniaco. Dada la gran toxicidad de esta sustancia, solo aquellos animales que pueden disponer de suficiente cantidad de agua para diluirla pueden excretar el nitrógeno de esta forma. Es el caso de los peces.
  • Uricotélicos: el producto de excreción es el ácido úrico, molécula insoluble que se expulsa en forma de cristales, de forma que las pérdidas de agua durante el proceso son mínimas. Su toxicidad es baja, pudiendo acumularse temporalmente en el organismo sin daño alguno para este. Son animales uricotélicos los que viven en ambientes secos, como los insectos y la mayoría de las aves (a las que interesa ahorrar agua para evitar el sobrepeso de la orina en el vuelo), y de los reptiles. La orina de estos animales es casi sólida.
  • Urotélicos: el producto de excreción es la urea, molécula menos tóxica que el amoniaco, pero que también requiere estar diluida para poder ser excretada, aunque su excreción requiere una menor cantidad de agua que la excreción del amoniaco. Son animales urotélicos los anfibios, los reptiles quelonios y los mamíferos.

Los órganos excretores de invertebrados

Los grupos menos evolucionados (los poríferos y los cnidarios) no disponen de órganos especializados en la excreción, sino que eliminan los desechos directamente al exterior, a través de la superficie del cuerpo.

El resto de invertebrados han desarrollado estructuras anatómicas especializadas u órganos excretores. Estas estructuras tienen, en general, forma de tubo, abierto por uno o ambos lados. Estas estructuras son los protonefridios, los metanefridios, los tubos de Malpighi y las glándulas verdes.

Los protonefridios de los platelmintos y los nematodos

Consisten en una serie de tubos cerrados ramificados, cuyos extremos internos terminan en una serie de células ciliadas, las células flamígeras, que captan los productos de desecho.

En el interior del tubo, unas células flageladas (los solenocitos) hacen circular el líquido excretor. Una vez reabsorbido el exceso de agua, el producto final se elimina por unos poros excretores.

Los metanefridios de los anélidos y los moluscos

Son tubos abiertos por los dos extremos: el interno se abre al celoma y tiene forma de un embudo rodeado por cilios (nefrostoma); el otro se abre al exterior por un poro, el nefridioporo. El líquido, que está en el celoma y que contiene los productos de desecho, es recogido por los cilios del nefrostoma y pasa a los túbulos, donde las sustancias útiles son reabsorbidas. Los desechos salen al exterior por el nefridioporo.

Los tubos de Malpighi de los insectos

Consisten en delgadas evaginaciones del tubo digestivo, cerradas por el extremo que está en contacto con la cavidad corporal, y abiertas por el que está en contacto con el tubo digestivo. En ellas se filtra la hemolinfa. El agua se recupera en el intestino posterior.

Las glándulas verdes de los crustáceos

Estas se localizan en la base de las antenas o de los maxilares. Constan de una especie de saco, que recoge los productos de desecho; de un túbulo, en el que se reabsorben las sustancias útiles; y de una vejiga, desde la que se eliminan los desechos a través del nefridioporo.

Órganos excretores en vertebrados

Los vertebrados son animales más complejos, por lo que precisan de un sistema más complejo de excreción.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Los órgano excretores principales de los vertebrados son los riñones, que están formados por un conjunto de unidades denominadas nefronas. En las nefronas es donde se forma la orina, sustancia que se forma como resultado del proceso de filtración de la sangre.

Las nefronas se componen de un corpúsculo de Malpighi, que se compone a su vez del glomérulo (red de capilares con forma de ovillo) y de la cápsula de Bowman, que lo rodea. Se componen también del túbulo contorneado, que se divide en tres tramos, cada uno de ellos especializado en una acción: el túbulo contorneado distal, el asa de Henle y el túbulo contorneado proximal.

Así como las nefronas son las unidades estructurales de los riñones, ahora hablaremos de la estructura de estos últimos:

  • Cápsula renal: es la capa más externa, bajo esta capa se distingue una cubierta continua, que presenta unas prolongaciones hacia el interior.
  • Médula: esta zona es de color más claro y se forma por la acumulación de nefronas.
  • Pelvis renal: constituye una zona de tubos que recogen la orina.

Además del riñón, los vertebrados poseen otros muchos sistemas de excreción, con órganos como el hígado o los pulmones. Estos últimos actúan como órganos excretores, ya que mediante el movimiento de ventilación pulmonar expulsan el aire cargado del dióxido de carbono (desecho procedente del metabolismo celular).

También te puede interesar:

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos