Escrito por Tendenzias

Ecosistemas acuáticos y terrestres: desequilibrios y conservación

Un ecosistema es una organización natural constituido por un grupo de organismos vivos y un lugar en el que se relacionan. Esta organización se encuentra en equilibrio cuando las condiciones ambientales son óptimas y los recursos alimenticios son constantes.

Existen dos ecosistemas importantes, el acuático y el terrestre.

Ecosistema acuático

Los seres vivos de estos ecosistemas forman diferentes modelos de vida en el planeta. El ecosistema acuático depende del agua, de su profundidad y de la ubicación. Los seres acuáticos, aunque viven en el agua en su gran mayoría, también precisan del oxígeno. Este elemento es un bien común entre todos los seres vivos, ya que sin él no sería posible la vida. Los ecosistemas acuáticos pueden diferenciarse según su ubicación.

Mar y océano

En estos ecosistemas pueden distinguirse diferentes zonas donde viven distintos seres vivos. Según la profundidad, habitarán unos u otros, dado que la temperatura y la luz en este caso juegan un papel importante. En la zona superior, por ejemplo, habitan las algas, el plancton, crustáceos y peces.

A medida que vamos bajando encontraremos calamares, focas, tortugas marinas, ballenas… A esta zona se la lama zona batial.

Por último, tenemos la zona abisal. Aquí podremos encontrar esponjas, estrellas de mar, entre otros. Este ecosistema no es grande, tiene gran diversidad de especies y son únicos y no pueden encontrarse en cualquier región.

Marismas, estuarios y deltas

Estos tres ecosistemas se consideran los más fértiles y donde más variedad de seres existe. Varias especies depositan sus huevos en estos ecosistemas, como los crustáceos, por ejemplo, y algunos peces como la anguila o el salmón.

Ríos y lagos

Cada uno de estos ecosistemas se diferencian por tres zonas según las condiciones.

En los ríos hay mucha corriente en el curso alto. El agua está más oxigenada y más fría. Esto favorece la presencia de la trucha y el salmón. Luego tenemos el curso medio, que es donde crecen los vegetales y pueden fijarse gracias a la escasez de corrientes. Probablemente e esta zona se encuentre más variedad de vida. Y, por último, está el curso bajo, aquí apenas hay corrientes, y por esa razón el agua tiene más lodo. Por la escasez de luz en esta zona, apenas hay diversidad de especies.

En los márgenes de los lagos existe vegetación que recorre la orilla. En las profundidades de éstos no hay demasiada actividad de animales y apenas variedad.

Humedales y pantanos

En estos ecosistemas hay mucha fertilidad, generalmente con mucha vegetación y especies animales abundantes. Estacionalmente, las lluvias fuertes o incluso los incendios proporcionan gran cantidad de nutrientes. Los sobrantes se van acumulando en el fondo y cuando hay cierta sequía la vegetación termina invadiendo el lugar.

Ecosistema terrestre

El medio principal en estos ecosistemas es la tierra, y en la misma hay diversidad de ecosistemas según el clima y la vegetación. Como ejemplo citaremos el desierto, la tundra, los bosques templados, selvas tropicales y alguno más.

  • El desierto. En estos lugares el agua es muy escasa. Las pocas lluvias y su evaporación inmediata hacen que no crezca la vegetación excepto alguna planta que ha conseguido adaptarse al clima, los cactus, por ejemplo. Hay pocas especies animales que han logrado adaptarse también, haciendo vida nocturna aprovechando la bajada de temperatura y durante el día permanecen escondidos.
  • Tundra. Se asemeja a un desierto, pero congelado. Las temperaturas son muy bajas y el agua escasea. En el deshielo aparecen musgos, líquenes, juncos y gramíneas. También emergen animales herbívoros como el arce, y también algún que otro depredador como búho o el lince, entre otros.
  • En los bosques templados las estaciones se diferencian notablemente. En este ecosistema existe gran diversidad de especies, tanto animales como vegetales.
  • Las selvas tropicales son típicas de los lugares próximos al ecuador. Este es el ecosistema con más actividad que hay debido a las lluvias constantes y temperaturas cálidas.
  • La sabana. La vegetación en estos lugares es compleja. Hay mayor cantidad en zonas próximas a algún río y otras donde escasea. La variedad de especies es extensa y se han adaptado a este tipo de clima cambiante en el que predomina el calor y sequía.

Desequilibrios en los ecosistemas

Los desequilibrios en los ecosistemas son provocados por las sequías, inundaciones, actividad volcánica, incendios, entre otros. Las consecuencias son múltiples, mueren las plantas, lo que acarrea la falta de alimento para los herbívoros. La falta de agua acaba con cualquier ecosistema, y eso determina la desaparición de las especies. Si tampoco hay especies herbívoros tampoco habrá depredadores por falta de alimento. Son desequilibrios que se repetirán en la cadena alimenticia.

La contaminación es otro factor de desequilibrio. Las sustancias tóxicas, deshechos incontrolados, contaminación del aire, del suelo y del agua.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Consecuencias

Las consecuencias son muy diversas y dañinas. La lluvia ácida, la pérdida parcial de la capa de ozono y el efecto invernadero, son efectos originados por la contaminación del hombre. Esto repercute en el desarrollo normal de las especies animales y de plantas, terminando con los ecosistemas.

Deforestación y extinción de especies

El hombre ha ido talando bosques enteros para su propio beneficio. Esto representa un problema importante ya que el suelo se queda desprotegido, desaparece la aportación de agua y el oxígeno que la vegetación emite. La deforestación se ha encargado de eliminar el hábitat de muchas especies dejándolos sin recursos. Esto les obliga a tener que desplazarse, y muchos han muerto en el intento. La caza furtiva también se ha encargado de extinguir algunas especies.

Conservación

Mantener el equilibrio en estos ecosistemas dependerá de tres puntos, os lo contamos:

Un ecosistema depende de la energía creada por los seres productores, como, por ejemplo, las plantas que son las que trasforman la energía solar. Si mueren las plantas el desequilibrio en los ecosistemas puede ser realmente trágico.

Cualquier cambio en el medio ambiente repercute directamente en los ecosistemas alterando el equilibrio. Las alteraciones en las interacciones de las especies como los depredadores, el parasitismo y la competencia, provocan la voz de alarma.

  • La depredación. Estos se comen a sus presas evitando con ello el aumento excesivo de la población. Si hay pocas presas los depredadores tendrán que migrar.
  • La competencia interviene en los lugares que precisan de los mismos recursos. Si hay pocos recursos y demasiada competencia, una termina por desaparecer.
  • El parasitismo. Los parásitos intervienen n el crecimiento de poblaciones ya que se deshacen el exceso de organismos.

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos