Escrito por

Tiempo de setas: cuáles son comestibles, cómo cogerlas y limpiarlas

Las setasse convierten en un alimento tan maravilloso como nutritivo. Comer setas en una amplia diversidad de recetas es un auténtico placer. Al igual que también podría serlo recolectarlas directamente de la naturaleza, por ejemplo en un día de paseo o de campo en compañía de la familia.

Qué setas son comestibles

Pero aunque sean un alimento saludable debemos andarnos con mucho ojo (y nunca mejor dicho), ya que aunque algunas son comestibles y perfectamente seguras, existen otras especies que pueden convertirse en un auténtico riesgo para la salud, al ser tóxicas e incluso hasta venenosas.

Por este motivo, cuando nos planteamos la posibilidad de disfrutar de un día de campo con la intención de encontrar y recoger setas, debemos asegurarnos de algo fundamental: que sean hongos comestibles, lo que significa que solo serán setas seguras y aptas para consumo humano.

¿Qué setas son comestibles y se pueden comer de forma segura?

Cada año, habitualmente a partir de los primeros días del otoño, empiezan a surgir una maravillosa y dispar cantidad de hongos, con su aroma característico, apariencia única y sabor exquisito. Y, de repente, empiezan a formar parte un año más del paisaje propiamente otoñal, especialmente en aquellos lugares que tienden a ser más bien húmedos.

Quienes lo hacen cada año no hay duda que han descubierto un auténtico placer, especialmente si, como yo, también disfrutan de los días otoñales, sobre todo cuando hace frío y empiezan a caer algunas gotas de lluvia, y hacen una caminata por el campo con la intención de encontrar sus hongos preferidos.

Pero como muchos hongos no son aptos para el consumo, e incluso algunos pueden convertirse en un auténtico peligro para la salud, es importantísimo conocer de antemano cuáles son las setas comestibles, para estar seguros:

1. Seta de san Jorge (Calocybe Gambosa)

Seta de San Jorge

A diferencia de la mayoría de las setas, que encontramos sobre todo durante los meses de otoño, la conocida como Calocybe Gambosa es un tipo de seta que crece especialmente durante la primavera.

Es un hongo con una mayor cantidad de carne, sabor fuerte, láminas apretadas y surge en suelos calcáreos, formando corros entre las hierbas.

Puede ser consumida con las archiconocidas Amanitas blancas (que son mortales) y la Entoloma lividum.

2. Rebozuelo (Cantharellus cibarius)

Rebozuelo

Es una de las setas comestibles más apreciadas. Posee una cara inferior con forma de sombrero y tapizada por una serie de pliegues espaciados que la convierten en un hongo fácilmente distinguible.

Presenta un color amarillo característico, pliegues gruesos y un aroma afrutado maravilloso, que a muchos recuerda al mismo olor que desprende el albaricoque o el melocotón.

No obstante, debemos tener cuidado: pueden ser confundidas con dos especies tóxicas: la Omphalotus illudens y la Omphalotus. Aunque éstas poseen un tamaño más grande y habitualmente crecen en grupos sobre los tocones de los árboles viejos.

3. Negrilla (Tricholoma Terreum)

Negrilla

Especialmente en suelos de características calcáreas, la conocida popularmente como ‘negrilla’ es un tipo de seta que aparece en grupos, preferentemente bajo los pinos. Suele aparecer con cierta abundancia, por lo que su recolección es mucho más sencilla y menos complicada.

Posee un olor característico, similar al que desprende la hierba cuando la cortamos. Aunque puede confundirse con otras especies, todas pertenecen a la misma familia, y destacan por ser todas comestibles.

4. Boleto o Boletus comestible (Boletus Edulis)

Bolletus edulis

Es, probablemente, uno de los boletus más conocidos y consumidos, y también uno de los más valorados.

Se puede diferenciar fácilmente del resto de hongos por su sombrero tan característico. Posee además un color pardo cuya intensidad disminuye poco a poco cuando nos situamos en el borde.

Además, no puede ser confundida con ninguna otra seta que pueda ser tóxica.

5. Boletu o Boletus negro (Boletus Aereus)

Boletus aereus

A diferencia del Boletus Edulis nos encontramos ante otra variedad de Boletus que destaca precisamente por ser tremendamente valorada, sobre todo porque no tiende a ser muy común, y encontrarla en el campo es un auténtico regalo para los buscadores de setas.

Posee un sombrero de color pardo oscuro, un pie ancho y poros de color blanquecino. Posee una carne de sabor suave pero muy firme.

¿Cómo coger las setas y cómo limpiarlas?

Una vez hemos encontrado la seta que buscábamos, y sobre todo, nos hemos asegurado que efectivamente se trata de un tipo de hongo comestible, es necesario recolectarla.

A la hora de cogerla o recolectarla dependerá del tipo de seta, ya que puedes utilizar una navaja o bien hacerlo con las manos. En caso de hacerlo con la mano, debes sujetar la seta por el tallo y girarlo un total de 360º, no siendo adecuado sacarla haciendo un tirón, sino más bien poco a poco para no dañarla.

En caso de hacerlo con la ayuda de una navaja, es mucho más adecuado cortar la base del pie de manera horizontal, evitando así penetrar el hondo con la punta del cuchillo, ya que podríamos dañarla.

Una vez recolectadas deben ponerse en la cesta con el himenio boca abajo, así conseguiremos que, mientras caminamos, las setas esparzan sus esporas y ayudaremos a que la especie siga entre nosotros.

Luego, una vez en casa, basta con limpiarlas bien con la ayuda de un cepillo para retirar la tierra, eliminar aquellas partes que puedan estar estropeadas, y lavarlas bien bajo el chorro de agua del grifo. ¡A disfrutar!.

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?