Escrito por

Temperaturas elevadas: ¿La Tierra ha estado alguna vez tan caliente antes?

Aunque parezca hoy increíble, la realidad es que hace 56 millones de años las temperaturas en el Polo Norte eran más bien cálidas, y se podía disfrutar de un paisaje más bien verde (en lugar de blanco), lleno de naturaleza rebozante. Nuestro planeta se encontraba en medio de un período extremo de calentamiento global, conocido como ‘Máximo térmico del Paleoceno-Eoceno’. Y, en aquellos momentos, la tierra estaba tan, tan caliente que incluso los polos llegaban a alcanzar temperaturas casi tropicales.

Temperaturas elevadas en la historia de la Tierra

Esto, a tenor de los cambios que estamos viendo en el clima en los últimos años (con temperaturas más elevadas de lo considerado como normal), nos hace que nos preguntamos si, en realidad, ¿el planeta estuvo tan caliente como lo está hoy, precisamente cuando, cada mes, parece estar rompiendo un récord de altas temperaturas tras otro?.

La realidad es que nuestro planeta ha pasado por períodos de calentamiento extremo en varias ocasiones a lo largo de sus 4470 millones de años. Durante todo este tiempo, los polos se han congelado y descongelado, y otra vez vuelto a congelar nuevamente. Y, ahora, la Tierra se está volviendo a calentar de nuevo.

A pesar de ello, muchos especialistas consideran que el cambio climático que está sufriendo hoy día la Tierra es, en realidad, una ‘bestia’ diferente, y no forma parte solo de un ciclo natural, sino de algo más grande.

Se sabe que el clima de la Tierra oscila naturalmente durante decenas de miles de años, debido sobre todo a que su rotación alrededor del sol cambia muy lentamente, lo que origina variaciones en prácticamente todo, desde las estaciones hasta incluso la propia luz solar. Y como resultado de estas oscilaciones nuestro planeta atraviesa períodos glaciales diversos, conocidos científicamente como ‘edades de hielo’, y períodos interglaciales más cálidos.

Pero para que se origine un evento de calentamiento masivo como el que ocurrió en el Paleoceno-Eoceno, en realidad es necesario mucho más que un cambio en la inclinación del eje de la Tierra, o los cambios en la forma de su trayectoria y rotación alrededor del sol. Y los cambios de calentamiento extremo siempre tienden a involucrar al mismo culpable ‘invisible’: una cantidad masiva de dióxido de carbono o CO2.

Se trata de un gas de efecto invernadero con el que estamos muy familiarizados hoy en día, pero que según muchos expertos, fue con casi toda la seguridad el responsable del Máximo térmico del Paleoceno-Eoceno. Y, en este sentido, los científicos se preguntan cómo se pudieron alcanzar cantidades tan elevadas de concentraciones de CO2, especialmente sin la existencia de humanos alrededor.

Volcanes

Una de las mejores teorías que existen hasta el momento señala que el principal culpable fue el dióxido de carbono arrojado a la atmósfera por los volcanes, que atrapó el calor y -quizá- derritió bolsas de metano congeladas. Estas bolsas de metano son un gas de efecto invernadero mucho más potente que el CO2, ‘secuestrado’ durante mucho tiempo bajo el océano.

Y el hecho de que los eventos de calentamiento global extremo provocados por los gases de efecto invernadero ya hayan ocurrido antes, no significa que sean inofensivos. Al contrario: podemos mencionar la extensión que ocurrió unos pocos millones de años antes de que surgieran los dinosaurios.

Este evento ocurrió hace 252 millones de años, y se cree que fue causado por una elevadísima actividad volcánica, la cual provocó el caos climático y la muerte generalizada. En definitiva, fue un desastre absoluto para nuestro planeta, ya que se estima que el 70% de la vida terrestre y el 95% de la vida marina se extinguió. Y los expertos lo señalan como si el Sáhara se extendiera por todo el continente.

En aquel entonces las temperaturas subieron 10 grados centígrados, lo que se compara con el aumento de 1.2 grados centígrados, que se han registrado desde que los humanos hemos empezado a quemar combustibles fósiles.

Pero los científicos continúan alarmados. Y es que mientras que durante el Paleoceno-Eoceno las temperaturas tardaron entre 10.000 y 20.000 años en alcanzar sus niveles más elevados, el calentamiento que se está registrando hoy en día solo ha tardado apenas 150 años. De ahí que las consecuencias del cambio climático actual sean bastante difíciles de predecir, no sabiendo cuán dramático será.

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?