Escrito por

¿Cuál es la solución al exceso de plástico? El mayor desierto de sal del mundo

La lucha contra las bolsas de plástico en el mundo, parece seguir siendo constante entre aquellas personas que nos preocupamos por el medio ambiente. Estas bolsas están realizadas a partir del petróleo y suponen una amenaza contaminante desde el primer momento en el que comienzan a fabricarse y hasta que nos deshacemos de ellas. Parece que ahora se ha encontrado una solución a estas bolsas pero además al uso de todo el plástico en general. En el Blog Verde os hablamos ahora de ¿Cuál es la solución al exceso de plástico? El mayor desierto de sal del mundo.

Ojos del Salar

Índice del artículo:

  1. ¿Cuál es la solución al exceso de plástico? El mayor desierto de sal del mundo
  2. La alternativa al plástico

¿Cuál es la solución al exceso de plástico? El mayor desierto de sal del mundo

bolsa-plastico

  • Parece que la búsqueda de polímeros que sean  naturales y que nos permitan sustituirlos por los plásticos que se derivan del petróleo, ha llevado a un grupo de científicos a descubrir la existencia de un microorganismo que se encuentra en Sudamérica y que produce poli-beta-hidroxibutirato (PHB), que es un compuesto biodegradable de interés en las industrias alimentaria, farmacéutica, cosmética y del embalaje.
  • Bacillus megaterium uyuni S29 es esta bacteria y que es una cepa que produce la mayor cantidad de polímero del género. Se ha localizado en los ‘ojos’ de agua del famoso salar de Uyuni, en Bolivia.
  • “Son ambientes muy extremos que favorecen la acumulación intracelular de PHB, un material de reserva que la bacteria utiliza en épocas de escasez de nutrientes”, ha explicado a  SINC la doctora Marisol Marqués, microbióloga de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC).

La alternativa al plástico

La-bacteria-habita-en-los-llamados-ojos-de-agua-del-salar-de-Uyuni-en-Bolivia
  • A partir del descubrimiento, científicos de la UPC y de la Universidad Tecnológica de Graz (Austria) han conseguido que el bacilo pueda producir en el laboratorio cantidades significativas del compuesto y en unas condiciones de cultivo que son parecidas a las de la industria.
  • Según destaca Marisol Marqués “El biopolímero resultante tiene propiedades térmicas diferentes a los PHB convencionales, lo que hace que se pueda procesar de una forma más fácil, independientemente de su aplicación”.
  • Eso sí, hay que reconocer los costes de la producción de  los biopolímeros son, en general, elevados y no competitivos si se comparan con los polímeros convencionales, aunque esto no quiere decir que no se esté avanzando para hacerlos más económicos.
  • Ahora, destaca que el equipo haya logrado  reducir el elevado peso molecular del PHB mediante enzimas lipasas –que disgregan las grasas–, y poder utilizar el biopolímero para formar nano y microesferas cargadas con antibiótico para poder controlar su difusión por el organismo.

Otros artículos de interés en El Blog Verde:

Via| Lainformacion

ElBlogVerde.com

Newsletter