Escrito por Tendenzias

Relaciones tróficas del ecosistema: cadenas y redes

Las especies interactúan de varias maneras en un ecosistema. Pueden ser simbiontes o competidores. Pueden comerse los unos a los otros, relacionarse a largo plazo o no, etcétera. Todos estos procesos naturales forman uno de los eslabones de lo que se llama cadena alimenticia.

Relaciones tróficas

Os definimos una serie de detalles para ayudaros a entender mejor lo que venga después.

  • Productores o también llamados autótrofos, sintetizan su propio alimento a partir de moléculas orgánicas (plantas).
  • Consumidores o también llamados heterótrofos, son los que transforman la materia orgánica en su alimento, es decir, se alimentan de otros seres vivos. Por ejemplo, este es el caso de heterótrofos, los humanos, los animales, hongos, bacterias…
  • Cadena alimenticia. Esta secuencia se basa en la alimentación de los seres vivos a partir de la cual la energía y los nutrientes van pasando de un organismo a otro a través de su alimentación.
  • Redes tróficas. Se componen de diversas cadenas alimenticias conectadas entre sí. Además de ser una representación más coherente sobre las relaciones alimenticias e los ecosistemas.
  • En la cadena alimenticia, cada ser vivo ocupa un nivel trófico Éstos se definen según la cantidad de energía transferida.

Esta transferencia del 10% entre niveles tróficos es muy baja, lo cual limita mucho las cadenas.

Autótrofos y heterótrofos

Los autótrofos generan su propio alimento a partir del dióxido de carbono y existen dos tipos:

  • Fotoautótrofos. Utilizan la energía del sol para generar compuestos orgánicos (azúcares) a través del dióxido de carbono a través del proceso de la fotosíntesis.
  • Quimioautótrofos. Estos utilizan la energía química para generar compuestos orgánicos a través del dióxido de carbono. Este desarrollo se hace llamar quimiosíntesis.

Los autótrofos constituyen la base de cualquier ecosistema ya que son la base de la cadena alimenticia y red trófica. La energía que captan a través de la luz ofrece sustento a otros organismos. Éstos son los productores.

Los heterótrofos, nosotros mismos, por ejemplo. Obtenemos nutrientes a través de otros seres vivos o productos. Nosotros, los animales, hongos y bacterias somos los consumidores.

Cadenas alimenticias

Ya hemos adelantado en consiste esta cadena al principio, así que vamos al grano:

  • En la base de esta cadena están los productores primarios. Son autótrofos y generalmente plantas, algas, flagelados y rotíferos.
  • Los seres vivos que consumen los productores primarios son consumidores primarios. Generalmente son herbívoros, ciervos, pulgas, ciclopoides, etcétera.
  • Los seres vivos que consumen los consumidores primarios son los consumidores secundarios. Generalmente son carnívoros.
  • Cuando los seres vivos consumen a los secundarios son terciaros. Son carnívoros que consumen a otros carnívoros.
  • Hay cadenas que disponen de niveles adicionales, los consumidores cuaternarios. Éstos son los grandes depredadores, y se alimentan de consumidores terciarios.

A cada categoría que acabamos de mencionar se le llama nivel trófico. Cada nivel determina la cantidad de pasos de consumo que separan a un ser vivo del origen de la cadena alimenticia, la energía solar, por ejemplo.

La cadena alimenticia nos ofrece datos bien claros de qué seres vivos se comen a quién. Aunque a veces pueden surgir algunos conflictos al respecto.

Redes tróficas de pastoreo y de detritos

Generalmente las redes tróficas no enseñan a los descomponedores (organismos que descomponen la materia orgánica muerta y los desechos). Sin embargo, cualquier ecosistema precisa de estos organismos para reciclar esa materia. En un ecosistema de pradera, encontramos la red trófica de pastoreo, animales que se comen a las plantas. Éstos herbívoros, a su vez, sustentan las redes tróficas de detritos de bacterias, detritívoros y hongos.

La red de detritos consiste en la interacción de la alimentación donde participan varias especies. Esta red provee de energía a redes de pastoreo.

Las diferencias que pueda haber entre la red de pastoreo y la de detritos, es que en la primera pasan de las plantas a consumidores primarios, que son los herbívoros. Éstos últimos a los consumidores secundarios que son los carnívoros. En la red de detritos, sin embargo, se empieza desde las plantas y sustancias de animales a hongos y bacterias, que son os descomponedores. Seguidamente a los detritívoros, que son los que se alimentan de los detritos. Entonces para acabar, los detritívoros son devorados por los depredadores.

Cuando los organismos se comen los unos a los otros y consiguen los nutrientes necesarios, esa energía acumulada se transfiere al organismo que terminará por consumirlo. Esta transferencia, sin embargo, no es suficiente, ya que limita mucho la cadena alimenticia. Parte de la energía introducida en el nivel trófico, se almacena como biomasa. Así que la energía disponible queda para el nivel trófico que precede. La cantidad de energía que queda solo es de 10%.

Este mapa de transferencia a nivel parcial limita la extensión de las cadenas alimenticias puesto que son niveles bajos. Generalmente los niveles tróficos por los que va pasando la energía suelen estar entre tres y seis.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

En cada nivel se va perdiendo energía a través del calor o los deshechos. Éste último, pasa a ser sintetizado por los descomponedores al igual que la materia muerta. Después de este proceso los descomponedores liberan la energía a través de calor.

Descomponedores

Ahora toca hablar un poco de estos organismos, que, aunque en ocasiones no se incluyen en las cadenas alimenticias, puesto que no solo existen sino que son importantes.

Éstos se dedican a consumir materia vegetal o animal en descomposición. Las bacterias y los hongos son un factor clave para prácticamente todos los ecosistemas. Utilizan la energía química para levar a cabo sus procesos metabólicos. Otro tipo de descomponedor es el detritívoro. Éstos se nutren de consumidores de residuos y de deshechos. Generalmente son animales pluricelulares como los cangrejos, babosas, gusanos y también los buitres. Además de alimentarse con materia muerta también la fragmentan. Esos pedazos quedan para los hongos descomponedores y las bacterias.

Los deshechos y la materia muerta que descomponen estos organismos terminan liberando nutrientes que pasan a ser reciclados y aprovechados por los productores primarios, las plantas. Así que este grupo juega un papel importante para el bienestar de los ecosistemas.

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos