Escrito por

Qué es la desertización y por qué no es lo mismo que la desertificación

Aunque ambos términos se suelen utilizar de forma sinónima, la realidad es que nos encontramos ante dos problemas bien diferentes. De hecho, debido fundamentalmente a que ambas palabras se parecen mucho, puede parecer que significan lo mismo, cuando la verdad es que esto no es así.

Desertización

Cuando pensamos en la palabra desertificación es probable que nos vengan a la cabeza imágenes de dunas de arena que soplan sobre granjas abandonadas, o en tierras baldías e inhóspitas que anteriormente eran campos perfecta y completamente fértiles. Y es posible pienses lo mismo si en lugar de desertificación te nombramos el término desertización.

Si por ejemplo estas tierras se han vuelto infértiles debido a la intervención humana, entonces sí, nos encontramos ante lo que se conoce como desertificación. Sin embargo, si la zona en cuestión ha variado de húmedo a desértico mediante un proceso que ha sido totalmente natural, entonces nos encontramos ante una desertización.

¿Qué es la desertización?

Cuando hablamos de desertización nos estamos refiriendo al proceso por el cual la tierra fértil se convierte en un desierto; es decir, en un terreno completamente seco. Esto ocurre sin que intervengan las actividades propiamente humanas, que pueden contaminar o degradar la tierra, lo que puede incluir el cultivo excesivo, el pastoreo excesivo y la deforestación. Así, la tierra cultivable se convierte en una tierra desértica, seca y falta de humedad, donde no puede crecer prácticamente nada.

La clave fundamental está en la intervención humana. Es decir, la desertización es un completo perfectamente natural, causado por causas no humanas y cien por cien naturales: intervienen en ella diferentes causas, como factores geomorfológicos, astronómicos o dinámicos.

Un buen ejemplo lo encontramos en el desierto del Sáhara, que hace miles de años era una sabana llena de naturaleza, y sin embargo, hoy en día es una zona completamente desértica.

¿Y la desertificación?

Distinguimos entonces una diferencia fundamental entre la desertización y la desertificación: la acción o intervención humana. Entonces, si la desertización es un proceso que en realidad se caracteriza por ser natural, en el caso de la deserticicación encontramos todo lo contrario.

Es decir, la desertificación es un proceso no natural en el que una zona anteriormente fértil pierde todo su potencial de producción, como consecuencia de la acción o la intervención humana. O, lo que es lo mismo, consiste en la reducción de la productividad de la tierra, la cual, dicho sea de paso, se caracteriza por no ser reversible.

Las causas que ocasionan la desertificación son en realidad muy diversas, destacando sobre todo la erosión del suelo, la destrucción de la cubierta vegetal o la falta de agua. Además del pastoreo excesivo, la deforestación, el fuego o la sequía, entre muchos otros factores relacionados.

Desertificación

En otras palabras, la tierra termina por desertificarse cuando ya no es capaz de soportar el mismo crecimiento de plantas y de vegetación que tenía en el pasado, y el cambio tiende a ser más bien permanente.

Por ejemplo, el cultivo excesivo -o la sequía- pueden hacer que el suelo cambie, de manera que la lluvia no puede penetrar. Así, las plantas terminan por perder el agua que tanto necesitan para crecer. Una vez ocurre, no importa que la sequía se acabe o que termine el ganado que antes pastoreaba en ellas, la tierra no puede recuperarse, y termina por desertificarse. En este caso se trata de un mal uso tanto del suelo como del agua.

La tala de árboles y la minería a cielo abierto también puede causar la desertificación de la tierra. Por ejemplo, es más común que esto ocurra cuando se elimina la cubierta vegetal, y no es repuesta. Esto produce que la pérdida del suelo sea muchísimo más fácil.

La compactación del suelo también puede influir en el proceso. La acción del agua en suelos desnudados de vegetación, o el uso de maquinaria pesada, pueden hacer que el suelo se endurezca y compacte, lo que dificulta el crecimiento normal de las plantas, terminando por favorecer la desertización.

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?