Escrito por Tendenzias

Procesos de polinización y doble fecundación de las espermafitas

Las espermafitas son las únicas especies del reino vegetal que se reproducen mediante un mecanismo sexual. Tienen un sistema en el cuál intervienen las flores y semillas. En anteriores publicaciones hicimos mención a los mecanismos de reproducción de las plantas, además de los ciclos biológicos en los distintos grupos que conforman la vida vegetal (briofitas, pteridofitas y espermafitas). Los procesos de polinización y la doble fecundación únicamente se produce en las espermafitas. Para más información y entrar en antecedentes sobre el tema que vamos a tratar, recomiendo ver los siguientes artículos.

La polinización

Es el proceso de fecundación que tienen las plantas con mecanismo de reproducción sexual. Es un ejemplo claro de cómo todos los ecosistemas terrestres están relacionados entre sí.

Se trata de la fecundación vegetal y por ello deben intervenir en el proceso células masculinas, que al entrar en contacto con células femeninas son capaces de crear una nueva vida de la misma especie.

Siguiendo ese hilo, para poder llevarse a cabo un proceso de polinización es necesario que haya un órgano de reproducción masculino y uno femenino.

¿Cuál es el órgano de reproducción en las plantas?

Como anteriormente se comentó, los órganos reproductores de las plantas son las flores. La floración es la época en la cual las plantas tienencapacidad para reproducirse. Para ello es necesario que se den ciertas condiciones de luz y temperatura que permiten al florígeno (una fitohormona) actuar y propiciar este milagro natural. Además también se dan las condiciones idóneas para la germinación de las semillas, esto explica porqué las plantas florecen en primavera (veáse la incidencia de la luz y temperatura en las plantas).

Bien, hasta aquí hemos dicho que las flores son el órgano reproductor de las plantas. Pero sin embargo existen flores que tienen un aparato reproductor masculino (flores masculinas), otras especies tienen uno femenino (flores femeninas) y hay otras, cómo las rosas, que son hermafroditas. Teniendo en la misma flor ambos aparatos reproductores.

¿Esto quiere decir que las flores se pueden fecundar a ellas mismas? No, las flores no se fecundan a ellas mismas, sin embargo ¿Cómo lo hacen para poder fecundar a otra flor si no pueden moverse?.

Se trata precisamente del proceso de polinización, pero para llegar hasta allí primero tenemos que repasar los órganos reproductores que hay en el interior de una flor.

Los estambres

Son las hebras largas que tienen las flores, estas hebras representan el órgano reproductor masculino. En la punta de cada estambre existe una bolsita llamada saco polínico, los cuales originan el polen. En la base de los estambres se produce néctar, sustancia dulce que sirve de alimento a muchos insectos (y otros animales como el colibrí).

El polen

El polen son micrósporas, polen es el nombre colectivo de todos estos granitos microscopicos que las plantas con semillas (espermafitas) producen, cada grano de polen tiene un gametófito masculino. Podría compararse con lo que representan los espermatozoides para el reino animal.

El Pístilo

Justo en el centro de la flor y con forma de recipiente tubular, se encuentra el pístilo, el órgano femenino de la flor. Su parte inferior está ensanchada y se llama ovario, precisamente por que allí en se encuentran alojados los ovarios de la flor; allí nacerá el fruto. Por contra su parte superior se llama estigma y está formado para recibir el polen.

El proceso de polinización

Una vez tenemos claro todos los órganos que intervienen en el proceso es momento de responder a la pregunta de cómo se fecundan las flores. Las plantas no se mueven, entonces para poder fecundar a otra flor necesitan un agente externo, un polinizador. También son llamados vectores de polinización.

Los polinizadores son insectos (bióticos) como abejas, maríposas, moscas y algunas aves como el colibrí; Estos animales van en busca del néctar. También existen otro tipo de vectores que de denominan abióticos, como el agua y el viento.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

De una forma u otra el polen es transportado desde el estambre de una flor al písitlo de otra diferente, este es el proceso de polinización.

Tras ser polinizadas en el interior del óvulo nacerá un cigoto que se transformará en un fruto. Dicho fruto contendrá una semilla en su interior de la cuál brotará una nueva planta de esa misma especie.

El proceso de doble fecundación

El proceso de doble fecundación es la forma típica de fecundación de las plantas con flores. Únicamente se da este proceso en las plantas que presenten flores con pétalos y sépalos ordenados (angiospermas).

Los angiospermas son un tipo de espermafitas, si bien son la mayor parte de ellas. Presentan una estructura de sus órganos reproductivos como la que hemos indicado anteriormente.

Por otra parte también existen otro tipo de espermafitas (un número muy inferior en especies) que son denominadas gimnoespermas.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

La diferencia entre ambos tipos de espermafitas es muy obvia. Los gimnoespermas no tienen písitilo y por consiguiente reciben el polen en su superficie estigmática. Las semillas de este tipo de planas no se forman en un ovario cerrado. Su flor es una rama de crecimiento limitado, la cual produce hojas fértiles (esporofilos).

En otro orden, las angiospermas, que representan la mayoría de espermafitas, sí que tienen una flor con un pístilo desarrollado y fecudan en su óvulo cerrado. En este caso el proceso de fecundación se lleva a cabo de una forma doble.

Un grano de polen que contiene un gametofito masculino se fusiona y fecunda al óvulo para dar el cigoto. Pero, y esto es lo interesante, a la par otro grano de polen se fusiona con otro núcleo para dar paso a un tejido que servirá para alimentar el embrión. Este tejido, llamado endosperma se forma en el saco embrionario y es parte de la misma semilla. Se encarga del crecimiento inicial del embrión nutriéndolo y protegiéndolo.

Es por ello que un saco embrionario contiene dos núcleos, son llamados núcleos polares. Cada núcleo es fecundado por un grano de polen y de ahí su nombre de doble fecundación. El cigoto y el endosperma son parte de una misma semilla.

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos