Escrito por

Principales productos de excreción y diferencias en los distintos grupos de animales

La excreción se trata del proceso biológico posterior a la digestión por el que los seres vivos expulsan al medio externo las sustancias tóxicas adquiridas en la alimentación o que han sido producidas por la acción metabólica. Todo ello por medio del aparato excretor, que puede variar en función del tipo de organismo y anatomía que presente dicho ser vivo.

En el caso de los organismos más simples este aparato no es el que realiza dicha acción, pues cada célula en particular está dotada de independencia en muchos aspectos biológicos.

Principales sustancias de excreción

Las sustancias más relevantes que se expulsan debido a que no son necesarias para el cuerpo, e incluso podrían resultar enormemente tóxicas si se mantienen en el medio interno, son:

Dióxido de carbono

El sistema excretor no solo contempla la parte digestiva, ya que la limpieza de la sangre es clave en la eliminación de toxinas corporales.

El dióxido de carbono es la principal sustancia que es expulsada mediante la respiración pulmonar. También al producirse la entrada de O2 a la sangre se expulsa como consiguiente mediante la circulación CO2. Esto significa que además de tratarse de un residuo respiratorio, este gas inoloro e incoloro también es un residuo sanguíneo.

El lugar de expulsión generalmente es la boca y la nariz. la acción de los alvéolos pulmonares regula la cantidad de oxígeno inspirada y la de dióxido que va a ser expulsada.

Todos los seres vivos cuentan con su presencia en algún proceso biológico.

Amoníaco

Se trata de un gas de alta toxicidad pero de gran difusión y soluble en agua, por ello esta última puede diluirlo sin mayor dificultad. Cabe destacar que los organismos que lo excretan son los invertebrados acuáticos, algunos peces y larvas.

Se expulsa normalmente durante el ciclo de la urea y su acumulación por cualquier fallo orgánico podría suponer graves problemas renales.

También se manifiesta en el sudor (por desaminación de aminoácidos) en mayor cantidad si contamos con una dieta pobre en hidratos.

La urea

La urea es expulsada por el llamado ciclo de la urea, que consta de las siguientes fases:

Síntetización del carbamilfosfato. Empezando por NH4+ y HCO3-. La reacción tiene lugar en tres fases, todas catalizadas por la acción de la enzima carbonil-fosfato-sintetasa. El que dos moléculas ATP se consuman supone que la reacción se vuelva irreversible. Esta reacción precisa de N-acetilglutámico.

Transporte de la citrulina al exterior de la mitocondria, en dirección al citosol (parte soluble cicloplasmática), donde tienen lugar las tres fases siguientes que cierran el ciclo úrico. La citrulina en el citosol se densifica a causa del aspartato (donante del segundo grupo amino úrico) con la finalidad de fabricar argininsuccinato. La energía necesaria tiene su origen en la hidrólisis de ATP en ADP y dos moléculas de pirofosfato; y paralelamente en la ulterior hidrólisis pirofosfática.

Clivaje del argininsuccinato. Por acción de la enzima argininsuccinasa, sintetizando arginina y fumarato. El esqueleto del aspartato quedará a modo de fumarato.

loadInifniteAdd(44636);

Hidrolización de la arginina con la finalidad de crear urea y ornitina, catalizadas por la arginasa.

Transporte de ornitina hacia la matriz mitocondrial, lugar donde se iniciará de nuevo un ciclo úrico. La urea se excreta por los riñones. Cada año un humano expulsa 10kg aproximadamente de urea a través de la orina.

Tipos de aparato excretor

Existen tres tipos de aparato excretor:

  • Los tubos de Malpighi: presente en los insectos.
  • Las glándulas verdes: presente en los crustáceos.
  • Aparato excretor vertebrado: el cual cuenta con los riñones como órgano protagonista.

Excreción en los crustáceos

En el proceso de excreción en los crustáceos participan las glándulas verdes y maxilares. Estas glándulas se localizan en la cabeza y cerca de la base donde se hallan las antenas. Por medio de estas últimas se recogen los desechos y se expulsan los residuos al exterior.

Excreción en los insectos

El aparato excretor de los insectos se constituye por los tubos de Malpighi, se caracterizan por ser cerrados en un extremo mientras que el otro extremo en el que desemboca se encuentra abierto, este último actuando como parte final del tubo digestivo. Estos tubos son una manera sencilla de captar los productos residuales y retirarlos del organismo por medio de las heces fecales.

La excreción en vertebrados

Este tipo de excreción es por diversos factores biológicos la más compleja. Entre sus órganos más importantes tenemos los riñones, encargados de producir la orina, que expulsan urea entre otras sustancias, por medio del ciclo orgánico que anteriormente ha sido explicado.

loadInifniteAdd(44637);

Las heces, también de naturaleza residual, son producto de una digestión que ha culminado y son expulsadas a través del ano.

Entre otros órganos, las glándulas sudoríparas generan sudor que expulsan al medio, entre otras cosas, para regular nuestra temperatura corporal o eliminar algunas toxinas o bacterias.

Estas últimas, aunque no todas, son las culpables del mal olor que a veces puede conllevar el sudar. Pero aunque para muchas personas les pueda parecer algo “malo” e incluso desagradable, sudar es necesario para la salud de cualquier persona y aunque a muchos resulte incómodo o molesto solo aporta beneficios.

Aunque bien es cierto que un exceso de ello puede ser causado por patologías como la hiperhidrosis.

Curiosidades sobre el sudor

La anhidrosis es una patología que concierne a la incapacidad de sudar. Es algo muy extraordinario, aparentemente beneficioso pero es ahí donde nos equivocamos. Los cuidados son extremadamente complejos, y nos referimos a los cuidados porque no hay hasta la fecha tratamiento o cura, desembocando en problemas de termorregulación.

Por otra parte, la hipohidrosis es una enfermedad en la que el paciente realiza una vida normal puesto que sí existe regulación de la temperatura corporal, es decir, si hay sudor pero a niveles mínimos. Esto afecta a un 0,5 por ciento de la población mundial.

loadInifniteAdd(50325);

Ambas pueden pasar desapercibidas cuando la persona se encuentra en lugares en los que abunda una baja temperatura. No es notorio hasta que el paciente va a sitios calurosos y se percata de que o no hay sudor o lo hay en poca cantidad.

Al transpirar lo suficiente aparece un desequilibrio hidroelectrolítico que puede provocar náuseas, mareos, fiebre alta…

También te puede interesar:

ElBlogVerde.com

Newsletter