Escrito por

Primeros auxilios ante un golpe de calor

El golpe de calor es considerada como la afección más grave causada por el calor. Es tan grave y seria que, en realidad, se trata de una auténtica emergencia médica. Tanto, que si sospechas que alguien está sufriéndolo no solo es conveniente llamar a urgencias de inmediato, sino brindar los primeros auxilios hasta que los médicos lleguen. Por tanto, ¿cuáles son los primeros auxilios en caso de golpe de calor? ¿Qué hacer en caso de insolación?.

Primeros auxilios en caso de golpe de calor

En muchas ocasiones, el golpe de calor ocurre a menudo como una progresión de enfermedades leves, relacionadas todas ellas con el calor: calambres, síncope por calor (o desmayo) y agotamiento. Pero puede surgir incluso aunque no existan síntomas o signos previos de lesión por calor.

Suele afectar a personas mayores de 50 años, aunque también puede aparecer en deportistas perfectamente sanos y jóvenes. Cualquiera puede sufrirlo, independientemente de la edad que tenga. Solo es necesario que se den las condiciones climáticas y corporales para que ocurra.

Por ejemplo, ante la existencia de una ola de calor o de temperaturas externas muy elevadas, y la practica de algún tipo de actividad física al aire libre en los momentos más calurosos del día. También puede suceder en personas mayores que viven en casas sin un adecuado flujo de aire, o que carecen de aire acondicionado.

O en individuos de cualquier edad que no toman la suficiente cantidad de agua (por tanto, se encuentran deshidratados), beben cantidades excesivas de alcohol, o tienen algún tipo de enfermedad crónica.

Qué hacer si una persona está sufriendo un golpe de calor: primeros auxilios

El golpe de calor puede causar daño al cerebro y a otros órganos internos, llegando incluso a ocasionar la muerte de la persona afectada, especialmente si no se aplican rápidamente los tratamientos médicos adecuados.

Por ejemplo, no es solo de vital importancia llamar a emergencias y/o acudir a un centro hospitalario a la mayor urgencia (si es posible y éste se encuentra cerca), sino actuar rápidamente, aplicando para ello los primeros auxilios necesarios para intentar disinuir la temperatura corporal de la persona afectada.

Si sospechas que alguien cercano está sufriendo algún tipo de golpe de calor llama inmediatamente a emergencias, o lleva a la persona al hospital más próximo si es posible. Recuerda algo importante: cualquier demora, por mínima que sea, puede ser fatal.

Por tanto, mientras esperas a la llegada de los médicos, puedes comenzar a aplicar los primeros auxilios necesarios para intentar reducir la temperatura corporal de la persona afectada. Pero, anteriormente, es necesario tomar su temperatura. Luego, aplica la ayuda que te indicamos a continuación:

  1. Trata de enfriar a la persona. Para conseguirlo, mueve a la persona a una zona más fresca, por ejemplo a la sombra o a un ambiente con aire acondicionado. Luego retira toda la ropa innecesaria y colócala de costado, de esta forma expondrás toda la superficie de la piel que sea posible al aire.
  2. Humedece su piel. Mientras ventilas el aire sobre la persona afectada, humedece su piel con la ayuda de un poco de agua y una esponja. Si tienes a mano, aplica compresas con hielo en algunas zonas húmedas del cuerpo, como la ingle, axilas, el cuello o la espalda. Al tener una gran cantidad de vasos sanguíneos cercanos a la piel, enfriarlos puede ayudar a reducir la temperatura del cuerpo más rápidamente. También puedes optar por envolver a la persona en una sábana fría y húmeda, y humedecerla con agua fría hasta que la temperatura se reduzca.
  3. Baño de hielo. Si la persona afectada es un individuo joven y sano, y sufrió el golpe de calor mientras practicaba ejercicio vigorosamente (golpe de calor por esfuerzo), puedes usar un baño de hielo para enfriar su cuerpo.
  4. Dale líquidos. Si la persona está despierta y lo suficientemente alerta como para poder tragar, dale algo de líquido para conseguir una hidratación más adecuada. Para ello asegúrate de que ésta se encuentra sentada, para evitar que se ahogue. En cualquier caso, la mayoría de las personas con insolación suelen tener un nivel de conciencia alterado, por lo que no es posible administrarles líquidos. Si es así, lo más adecuado es no intentarlo.
Tratamiento médico en caso de golpe de calor

Mientras intentas reducir la temperatura corporal de la persona -la clave está en que disminuya al menos a 38ºC-, puedes controlar si ésta disminuye o no, por ejemplo midiéndosela con la ayuda de un termómetro debajo de su lengua o de su axila.

No obstante, debes mantener ciertas precauciones: no utilices hielo en cualquier persona cuyo golpe de calor haya ocurrido sin la práctica de ejercicio físico intenso, niños pequeños, personas mayores o pacientes con enfermedades crónicas.

Tampoco es adecuado dar aspirina o paracetamol con el fin intentar reducir la temperatura corporal elevada. Se ha demostrado que estos medicamentos en realidad podrían causar problemas debido a la respuesta que el organismo está teniendo al golpe de calor.

Si los servicios médicos tardan en llegar y se retrasan llama a urgencias para obtener instrucciones adicionales. Te ayudarán a descubrir qué más podrías hacer. Si lo deseas, puedes descubrir más consejos útiles leyendo nuestro artículo sobre Cómo evitar el golpe de calor si trabajas en el campo.

Referencias bibliográficas consultadas:

  • Al Mahri S, Bouchama A. Heatstroke. Handb Clin Neurol. 2018;157:531-545. doi: 10.1016/B978-0-444-64074-1.00032-X.
  • Epstein Y, Yanovich R. Heatstroke. N Engl J Med. 2019 Jun 20;380(25):2449-2459. doi: 10.1056/NEJMra1810762.

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?