¿Por qué mueren los peces en grandes cantidades?

Los peces mueren como resultado de una amplia variedad de causas, tanto naturales como no naturales. Por ejemplo, pueden morir por vejez, hambre, lesiones, estrés, asfixia, contaminación del agua, parásitos, enfermedades, algas tóxicas, clima severo… y muchas otras razones. Cuando aparecen peces muertos flotando en la superficie, ya sea en el mar, en un lago, […]

Los peces mueren como resultado de una amplia variedad de causas, tanto naturales como no naturales. Por ejemplo, pueden morir por vejez, hambre, lesiones, estrés, asfixia, contaminación del agua, parásitos, enfermedades, algas tóxicas, clima severo… y muchas otras razones. Cuando aparecen peces muertos flotando en la superficie, ya sea en el mar, en un lago, un río o en un estanque, siempre es motivo de preocupación, y también un motivo de alarma. ¿Por qué ocurre cuando los peces mueren masivamente y en grandes cantidades? ¿Cuáles son sus causas?.

Peces muertos

Los peces se encuentran constantemente expuestos a una amplia variedad tanto de enfermedades como de parásitos, que ocurren habitualmente en las aguas superficiales. Por ejemplo, están sujetos a la infección por virus, bacterias y hongos, causantes de enfermedades. Además, también pueden verse perjudicados por una infestación de tenias, larvas, nematodos (gusanos redondos), piojos y sanguijuelas.

Afortunadamente, las enfermedades de los peces y los parásitos rara vez alcanzan niveles epidémicos, y las muertes repentinas y en grandes cantidades de peces rara vez suele ser causada por estos motivos.

Sin embargo, a mediados de octubre conocíamos la aparición de miles de peces muertos a orillas del Mar Menor (en España), prácticamente un mes después de que la zona sufriera lluvias torrenciales provocadas por la gota fría o DANA. En este sentido, y de acuerdo a los expertos, la causa estaría relacionada con la falta de oxígeno, lo que habría ocasionado que la fauna marina se acercara tan peligrosamente a la orilla hasta asfixiarse en la superficie en la búsqueda del mismo.

Según algunos expertos, las lluvias torrenciales ocasionaron la entrada de una enorme cantidad de agua dulce en la abulfera, que además arrastraba no solo materia orgánica, sino también fango. Al mezclarse con el agua existente en el Mar Menor, se formaron dos capas bien diferenciadas de agua debido a la diferencia de salinidad existente entre ambas.

De esta forma, la que tenía una mayor cantidad de sal se desplazó hacia abajo, conllevando consigo una importante reducción de oxígeno en el fondo marino. Además, esta situación se vió agravada por otro factor no menos destacable: la proliferación de fitoplancton.

Como vemos, lo ocurrido en el Mar Menor en las últimas semanas es un buen ejemplo de por qué suelen morir muchos peces, especialmente cuando además lo hacen en grandes cantidades: la falta o disminución del oxígeno, el cual es en definitiva necesario para su vida.

Causas de las muertes masivas de peces

Es lo que ocurre, por ejemplo, con las conocidas como mareas rojas, las cuales pueden liberar toxinas que pueden acabar acumulándose en los peces y propagarse fácilmente a través de la red alimentaria. Algo que sucede de forma muy habitual en el Golfo de México, sobre todo todos los veranos, y que hace unos años ocurrió de forma dramática en la costa oeste de América del Norte.

En este sentido, las algas marinas también tiene mucho que ver, debido fundamentalmente a la excesiva presencia de algas de floración temprana, cuyo crecimiento suele estar impulsado por la presencia de una serie de nutrientes (principalmente nitrógeno y fósforo) incorporados al agua de aguas residuales humanas y otras escorrentías, las cuales liberan oxígeno durante el día y por la noche toman el oxígeno y liberan dióxido de carbono.

Así, cuando las algas mueren la química procedente de su descomposición elimina aún más cantidad de oxígeno presente en el agua. Con todo, las grandes floraciones de algas marinas pueden crear además un ambiente fatalmente bajo en oxígeno.

Pero las algas marinas no son las únicas “culpables” de la muerte masiva de peces, sobre todo en grandes cantidades. Se ha descubierto también que las altas temperaturas del agua, e incluso la elevada concentración de peces en un mismo espacio concreto también puede influir enormemente.

También te puede interesar