Escrito por

Por qué deberíamos comprar más en el mercado local

Es posible que estés cansado/a de comprar en un centro comercial abarrotado, lleno de gente, donde la mayor parte de las personas que se encuentran allí parecen ir siempre literalmente apuradas, donde los productos se envían desde quién sabe dónde, y en realidad existen pocos productos naturales que, quizá, provengan del comercio local. Si es así, entonces deberías darle una oportunidad al mercado local (esto es, a comprar en el mercadillo que tengas en tu ciudad).

Mercado local

Una buena opción, desde un primer momento, es tratar de averiguar dónde encontramos la mayor parte de los negocios locales de alimentos que existen en nuestra ciudad. Aunque es bastante posible que ya sepas dónde están, y solo necesites darte un paseo hasta llegar a ellos, o coger el coche y recorrer unos cuantos kilómetros. Sea como fuere, no hay duda que merece la pena. Y te explicamos algunas de las razones que podrías tener en cuenta.

1. Los alimentos son mucho más frescos

La mayor parte de las veces, muchos de los alimentos que encontramos en el mercado local, en el mercadillo o en la tienda de la esquina destacan por ser sumamente frescos, ya que provienen directamente de agricultores específicos situados cerca del lugar, y además, ésta ha sido recogida dentro de la semana cuando la vas a adquirir.

De hecho, solo existe una manera de hacer que los productos alimenticios que compras sean verdaderamente frescos, y es comprándolos en el mercadillo de la zona más cercana a tu casa. Pero si deseas incluso que estos sean aún más frescos, quizá tengas posibilidad de conducir hasta la granja local, o incluso recoger tus propias fresas, melocotones o plátanos. ¿Quién sabe?.

2. Se utiliza menos plástico

No hay duda que los envoltorios de plástico son un problema para el medio ambiente. Por ejemplo, en el año 2010, los científicos estimaron que alrededor de ocho millones de toneladas de basura plástica acabaron en el fondo del océano. Y se espera que, en la siguiente década (en la que nos encontramos a fin de cuentas), este número de multiplique por diez.

Bolsas de plástico

El plástico es un problema global, y puede combatirse fácilmente escogiendo opciones reutilizables donde guardar los alimentos que compramos en el supermercado o en el mercado local.

Es más, si escoges comprar local, la mayor parte de los artículos que adquieres se venden en un envase más bien limitado. Incluso puedes utilizar tus propias bolsas reutilizables. O incluso bolsas de tela especialmente concebidas para llevar frutas y verduras.

3. Apoyarás la economía local (y también a tus vecinos)

Cuando compras local cada día, cada día mantienes la economía local. Ayudarás a crear más empleos en tu ciudad, la comunidad prosperará y la gente estará más conectada que nunca a su propia ciudad. Tu dinero no va a supermercados o hipermercados que en realidad esconden a multinacionales detrás y grandes marcas, que pagan precios irrisorios a agricultores locales para luego vender esos mismos productos con un sobre-precio al kilo.

En definitiva, si compras local tu dinero va a empresas locales, posiblemente empresas familiares. Y no solo respaldarás a la economía local, sino que también conseguirás con ello apoyar a tus vecinos.

Esto no solo ocurre cuando compras en el mercadillo local de frutas o verduras. También ocurre cuando llevas el coche a reparar al taller local, cuando vas a la tienda de estética de la esquina y compras productos caseros para el cuidado de la piel y el baño…

Ventajas de comprar en el mercado local

4. Sabes de dónde proviene la comida que compras

Cuando compramos en un gran hipermercado es posible que la fruta y la verdura que encuentras en él provenga de un lugar más bien lejano, quizá Italia, Chile o Argentina. Si bien esto no es un problema, quizá sí lo sea para quienes prefieren optar por alimentos más frescos, ya que en la mayoría de las ocasiones, este tipo de alimentos provienen de cámaras de frío.

¿El resultado? Aunque la fruta o el vegetal tenga una apariencia increíble en el hipermercado, pocas horas después de tenerla en casa se madura rápidamente. O, al pelarla y partirla, descubres que por dentro está negra.

Cuando vas al mercado local sabes que la fruta y verdura que puedes encontrar en él proviene de agricultores de la zona, de tu ciudad o de tu provincia. Y, además, sabes que ha sido recogida en los días anteriores a su compra.

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?