Escrito por

Mecanismos específicos o singulares de excreción en vertebrados

Qué es la excreción

La excreción se trata de un proceso que se lleva a cabo en organismos que poseen la facultad de eliminar los productos que no necesitan para llevar a cabo un funcionamiento correcto del organismo. Este proceso es característico de los seres vivos y, por lo tanto, es un proceso fisiológico.

Mediante este proceso, únicamente se expulsan sustancias que son tóxicas para nuestro organismo. Estas sustancias no se eliminan en el interior de nuestro cuerpo, sino que nuestro organismo posee distintos mecanismos para expulsar esas sustancias tóxicas fuera de él. A estas sustancias que se eliminan se les puede llamar residuos metabólicos, ya que son los desechos cuyo origen habrían sido la parte inutilizable de los procesos metabólicos. Entre los residuos metabólicos podemos situar como ejemplo el caso más conocido: el de la orina y las heces. Aunque además de estas sustancias residuales tan conocidas tenemos el caso de otro tipo de sustancias, como el sudor, que es una sustancia que liberan las glándulas de la piel.

Una de las sustancias que eliminamos y que es bastante tóxica es el amoniaco. El amoniaco se forma como consecuencia del proceso de descomposición de las proteínas que llevan un tiempo prolongado en el interior de la célula y que, por lo tanto, se trata de proteínas viejas. El amoniaco es una sustancia muy tóxica para nuestro organismo, por lo que la acción de expulsarlo del mismo es una necesidad urgente que tiene nuestro cuerpo para continuar funcionando y cumpliendo así con sus funciones de la manera más adecuada posible.

A su vez, también se expulsa el nitrógeno cuando se encuentra en exceso en nuestro organismo, así como sustancias tales como el dióxido de carbono. Estas sustancias se forman mayormente partiendo de los alimentos que tomamos.

Todas estas sustancias que hemos nombrado con anterioridad tienen que ser expulsadas fuera de nuestro organismo, y para ello necesitamos un complejo aparato que esté especializado en ello. Se trata del aparato excretor, que en su totalidad está formado por el aparato urinario, las glándulas sudoríparas y el hígado.

Cuáles son las sustancias que expulsa el aparato reproductor

En general, el aparato excretor se encarga de eliminar una gran cantidad de sustancias variadas, pero entre ellas las más presentes son los productos nitrogenados que se encuentran en exceso y que se producen como resultado de los procesos metabólicos (el catabolismo) por degradación de proteínas, además del dióxido de carbono.

A continuación se muestran el tipo de sustancias que se excretan:

  • Amoníaco: en el conjunto de los vertebrados, el amoníaco es excretado por los peces óseos. Presenta una toxicidad tan elevada que para ser expulsado necesita estar disuelto en agua. Así el agua lo arrastra consigo y no es tan perjudicial para el aparato. Los animales cuya sustancia de desecho es el amoniaco reciben el nombre de amoniotélicos.
  • Urea: esta sustancia se forma en el hígado, como resultado de la rápida transformación del amoniaco. A pesar de venir del amoníaco, esta sustancia presenta unos índices de toxicidad mucho más bajos que el amoníaco y, además, es más soluble. Al ser menos tóxica no importa que se acumule en los tejidos, ya que no llega a provocar daños y así cuando se excreta está más concentrada. Esta sustancia es la principal nitrogenada que expulsan los peces cartilaginosos y los mamíferos. Los animales cuyo producto de excreción es la urea reciben el nombre de animales ureotélicos.
  • Ácido úrico: esta sustancia se produce partiendo del amoniaco y de otros derivados del nitrógeno. Se expulsa generalmente en forma de pasta blanca o en estado sólido, ya que es una sustancia muy poco soluble. Esto último no ocasiona ningún problema, ya que es la sustancia de excreción que menos toxicidad presenta. Los animales que presentan como producto de excreción el ácido úrico reciben el nombre de animales uricotélicos y, además, estos suelen vivir en ambientes secos, y poner huevos cuya cáscara imposibilita el paso del agua. En el caso de los vertebrados (ya que este artículo es sobre la excreción de los vertebrados), expulsan ácido úrico los reptiles y las aves.

En el caso de los animales más complejos, los mamíferos, poseen un aparato excretor más especializado, presentando así dos procesos excretores que son esenciales: el proceso de formación de la orina, que se lleva a cabo en los riñones, y el proceso de eliminación del dióxido de carbono, que se lleva a cabo en los pulmones. Estas sustancias de desecho nombradas anteriormente se expulsan por micción (en el caso de la orina) y por respiración (en el caso del dióxido de carbono). Al igual que estos órganos son los más destacados en los animales vertebrados para eliminar las sustancias de desecho, también contamos con otros órganos como son la piel y el hígado, que participan en elaborar o secretar sustancias tóxicas. Pero, ¿cómo es posible que la piel intervenga en el proceso de excreción? Mediante la transpiración la piel es capaz de expulsar sales y agua.

Qué órganos son los que participan en la excreción de los vertebrados

Los vertebrados poseen como mecanismos de excreción ciertos órganos, en especial los mamíferos, puesto que estos últimos son los animales más complejos que hay:

  • Pulmones: estos órganos se encargan de expulsar al aire el dióxido de carbono que aparece en la respiración celular como consecuencia de los procesos metabólicos. Se utiliza el mecanismo de ventilación pulmonar.
  • Hígado: este órgano se encarga de verter al intestino los productos que son tóxicos y que se han formado en las transformaciones que sufren los nutrientes para obtener energía. Una vez acumulados, estos desechos se eliminan mediante las heces.
  • Glándulas sudoríparas: se encargan de hacer un filtrado de los productos tóxicos y eliminar el agua. Este mecanismo se utiliza tanto para disminuir la temperatura corporal como para regular los niveles de sustancias en el organismo, es decir, la composición.
  • Riñones: estos órganos son muy importantes en la excreción. Se encargan de filtrar selectivamente la sangre, con el fin de quitar de ella las sustancias de desecho. A su vez, se encargan de controlar los niveles de sales presentes en el organismo. La unidad estructural de los riñones son las nefronas, y en ellas se fabrica la orina, que como hemos dicho anteriormente es uno de los principales productos de desecho. Hablamos de aparato urinario cuando nos referimos a los riñones más los órganos que se encargan de recoger la orina.

También te puede interesar:

ElBlogVerde.com

Newsletter