Escrito por

Más incendios en verano: ¿por qué ocurren y qué factores influyen?

En lo que llevamos de verano (apenas unas pocas semanas) ya se han calcinado miles de hectáreas en lugares como Toledo, Tarragona y otros puntos de España, llegando a superar incluso la media de las hectáreas calcinadas de los últimos diez años.

Esto se contrapone con los datos del Ministerio del Interior respecto al número de incendios forestales que se registraron a lo largo de todo el pasado año 2018. Y es que fue el más bajo de la última década -si se contabilizan el número de hectáreas arrasadas por el fuego-, a razón de unas 23.000 hectáreas. Se registraron más de 6.800 incendios forestales.

Principales causas de los incendios forestales

Aunque es cierto que las elevadas temperaturas con las que ha comenzado el verano tiene mucho que ver (la pasada semana incluso estábamos inmersos en una ola de calor alcanzándose temperaturas nunca vistas desde hacía décadas), a lo que se unen las condiciones meteorológicas y climáticas de los últimos meses lo que ha provocado que la vegetación se encuentre mucho más seca, también existen otros factores que influyen en que durante los meses estivales se produzcan más incendios forestales.

Principales causas de los incendios forestales en verano

Cada año se queman miles de hectáreas en nuestro país. Y, en el mundo, la cantidad se contabiliza por millones de hectáreas, dejando tras de sí la muerte de los animales e insectos (en ocasiones también de personas), y la destrucción.

Si bien es cierto que las causas naturales -así como el cambio climático- juegan un papel ciertamente importante, ¿sabías que casi todos los incendios forestales son causados por personas?. Además, se ha constatado que el número de incendios forestales ha aumentado de forma alarmante y peligrosa en los últimos años…

De hecho, de acuerdo a un estudio publicado en el año 2006 por la revista Science, ya sus autores alertaban de que los incendios forestales estaban en aumento (y, repetimos, el estudio fue publicado hace más de 10 años). Para llegar a esa conclusión, los autores compararon la frecuencia de la duración de los incendios entre 1986 y 2003, y lo compararon con el período comprendido entre 1970 y 1986.

Descubrieron que se habían registrado casi cuatro veces más incendios forestales, duraron alrededor de cinco veces más, y quemaron más de seis veces el área de la tierra. Y, efectivamente, se constató también que el cambio en la frecuencia se observaba sobre todo entre la primavera y las temperaturas de verano.

Incendio forestal

Sobre sus causas, la mayor parte de las discusiones sobre los factores que influyen tienen que ver con las prácticas de manejo en el uso de la tierra, o el cambio climático.

Los mismos estudiosos llegaron a la conclusión que, si bien es cierto que la historia del uso de la tierra y el clima a menudo se presentan como factores que compiten entre sí, en realidad en algunos casos son solo causas complementarias. El uso de la tierra en el pasado, o la acumulación de biomasa, posiblemente han provocado que algunos bosques tiendan a ser más sensibles a los cambios en el clima (porque por ejemplo hay más combustible disponible).

Pero, a largo plazo, en realidad el clima no puede ser considerado como el único impulsor respecto a los riesgos de que se produzcan incendios forestales. El factor humano también tiene muchísimo que ver.

Mientras que el calor, el viento y la sequía crean las condiciones perfectas para que ocurra un incendio forestal, es evidente que la mayor parte de los incendios no se producen de manera espontánea. Y aunque el relámpago puede ser considerado como un ‘encendedor’ natural común, la mayoría de las llamas son causadas por humanos.

Por ejemplo, se estima que en el año 2017 se produjeron en Estados Unidos alrededor de 63.500 incendios forestales causados por el hombre. ¿Y cómo pueden comenzar estos incendios? No todo son causados de forma intencionada por el hombre, pero éste sí interviene directa o indirectamente, de alguna u otra forma:

  • Una fogata que no se extingue de forma adecuada, y luego termina propagándose.
  • Un incendio controlado que termina saliéndose de control.
  • Fuegos artificiales, que pueden incendiar un árbol cercano.
  • No apagar un cigarrillo debidamente, y además tirarlo sobre un trozo de hierba seca.
  • Una botella de vidrio lanzada a un lado de la carretera. Se sabe que el vidrio puede magnificar el rayo de luz solar, encendiendo la hierba que puede existir a su alrededor.

Y tampoco podríamos olvidarnos de aquellos incendios forestales directamente provocados por el hombre, de manera cien por cien intencionada.

Factores en los incendios forestales

¿Cuál ha sido el incendio forestal más grande de la historia?

Aunque desde el año 2012 han ocurrido cuatro de los cinco incendios forestales más grandes en California (por ejemplo, a finales de agosto del pasado año ya se habían quemado alrededor de 115.000 hectáreas), el incendio forestal más grave -y grave- tuvo lugar en Rusia en el año 2003.

Tuvo lugar en Taiga (Siberia), y se quemó alrededor de 19 millones de hectáreas, de acuerdo al World Atlas. Encontramos en Canadá el segundo incendio forestal más grande, en el año 2014, cuando se quemaron más de 3,3 millones de hectáreas.

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?