Escrito por

Los animales como indicadores de cambio climático

El cambio climático es algo que nos preocupa cada vez más (o debería preocuparnos) y aunque vemos ríos que apenas tienen cauda, cielos contaminados o bosques talados, también los animales, con su comportamiento y con su presencia son un indicativo de que existe un auténtico cambio en lo que respecta al clima y al medio ambiente, así que vamos a explicaros a continuación, que papel juegan los animales como indicadores de cambio climático.

Los animales como indicadores de cambio climático

Hoy en día parece que hay muchos escépticos sobre el calentamiento global y el cambio climático, de modo que es nuestra labor probar que existe o que se está produciendo y tenemos claras evidencias de que así si nos fijamos en los ecosistemas de algunos animales.

De hecho, las especies animales y vegetales son las que más están sufriendo un cambio que está extremando los fenómenos climáticos, y así es que pueden servir como una forma de medir este cambio climático que hemos creado nosotros, y que está afectando a todo el planeta.

Ya sabemos que no es nada nuevo, hace 20 años también se estaba alertando a los políticos y a la comunidad científica sobre este hecho, pero lo cierto es que la cosa no solo no ha cambiado la situación de muchos animales sino que ha empeorado, llegando a aumentar de manera considerable la existencia de especies en peligro de extinción debido precisamente a las causas del cambio climático.

El calentamiento global, lo están sufriendo en mayor grado algunas especies más que otras, por eso el Fondo Mundial para la Naturaleza –WWF- y la Comisión Europea, conjuntamente con la iniciativa Climate Trackers (Rastreadores del clima) ya lanzaron hace tiempo una campaña sobre 35 especies animales que “explican”, de manera audiovisual, cómo les está afectando negativamente estos cambios, y qué podemos hacer los ciudadanos para evitarlo”.

Los animales elegidos fueron 35. Entre estos, tenemos los siguientes, los cuáles han experimentado todos ellos cambios de costumbres y de habitat por culpa del cambio climático. Dichos cambios evidencian que tenemos un auténtico problema.

Oso gris

El oso gris se está quedando sin salmones, su alimento esencial, ya que el calentamiento climático está desbaratando su ciclo vital

Oranguntes y Tigres de Bengala

La deforestación o la sequía, están haciendo mella en animales como los orangutanes, el tigre de Bengala  así como  el ciervo rojo.

Corzos

La expansión de parásitos transmisores de enfermedades como consecuencia de la elevación de las temperaturas, es un claro enemigo de animales como el corzo.

Marmotas

La modificación de la vegetación, está siendo un grave problema para la marmota.

Los animales como indicadores de cambio climtico especies

Zorros

El zorro rojo o común está invadiendo el territorio del zorro polar, y convirtiéndose en su mayor competidor por un alimento cada vez más escaso

Animales del Ártico

El derretimiento de los hielos marinos o  zonas nevadas, está dejando sin su hábitat natural al oso polar, al leopardo de las nieves, a la foca anillada, a la morsa, al pingüino de pico rojo o al urogallo.

Focas

La modificación de las corrientes marinas, reduce la cadena alimentaria de especies como la foca de Weddell habitante de la Antártida; y la reducción del plancton está haciendo mella enlas orcas.

Tortugas

La erosión e inundación de las playas, impide que las tortugas verdes puedan desovar; por otro lado la tortuga carey o el delfín mular están siendo testigos del blanqueo y destrucción de los corales

Especies como la tortuga de Florida, se convierte más fácilmente en invasora gracias al calentamiento de las charcas.

Aves y aves marinas

La acidificación de los océanos, está afectando especialmente al ostrero, un ave que habita en Eurasia y en menor grado al ostrero común de nuestro litoral marino Patagónico; el aumento de la temperatura del agua de mares o lagos, está afectando a especies como la tortuga laúd o el aligátor chino o americano, con problemas de escasez de machos o de hembras.

Aves marinas como el frailecillo, se están quedando sin polluelos por el aumento de la temperatura del océano; la corneja negra, es el testigo del impacto climático en Europa; los cambios en las condiciones de su hábitat obligan a emigrar a especies tan diversas como la libélula o el búfalo.

Insectos

La falta de agua y las suaves temperaturas invernales, están dejando sin lugares de anidación al mosquitero silbador ave que habita en distintos países europeos.

La reducción del número de ciertos insectos, deja sin alimento a especies de aves como el cuco que vive en zonas con mucha vegetación en la época estival europea; especies migratorias como el papamoscas, están transformando su comportamiento ante la falta de presas, al igual que el martín pescador pío, que se queda sin alimento.

Este impacto en las condiciones de vida estaría causando que muchas especies animales y vegetales se vean obligadas a abandonar sus lugares, con el fin de encontrar las condiciones climáticas más adecuadas para ellos.

Si nada cambia, la mayoría de estos animales se encontrará hambrienta, sin hábitat y condenada a la extinción.

Las áreas en riesgo

Junto al hecho de que los animales son indicadores de cambio climático, podemos señalar además aquellas áreas en las que precisamente viven estos animales y que también están en riesgo.

Los animales como indicadores de cambio climtico areas de riesgo

De este modo, se espera que las sabanas boscosas de Miombo, en África, donde viven muchos animales salvajes así como el sudoeste de Australia y la Guyana amazónica se encuentren entre los más afectados. Hasta el 90% de los anfibios, el 86% de las aves y el 80% de los mamíferos podrían extinguirse localmente en los bosques de Miombo , en el sur de África.

Por otro lado, es evidente que el Amazonas podría perder el 69% de sus especies de plantas. En el suroeste de Australia, el 89% de los anfibios podría extinguirse localmente. En Madagascar , el 60% de todas las especies estaría en riesgo de extinción local. Los matorrales de los fynbos en la región del Cabo Occidental en Sudáfrica, que están experimentando una sequía muy severa con importantes escaseces de agua que también ocurren en Ciudad del Cabo, podrían enfrentar la extinción local de un tercio de las especies presentes, muchas de las cuales son exclusivas de esa región.

El Mediterráneo

Según informes de la organización Wwf, el Mediterráneo es una de las áreas más expuestas al cambio climático. Es por eso que un cambio climático “moderado” sería suficiente para hacer vulnerable la biodiversidad: incluso si el aumento de las temperaturas se limitara a 2 ° C, casi el 30% de la mayoría de los grupos de especies de plantas y animales analizados estaría en riesgo. Continuando con las tendencias actuales, es decir, sin un fuerte descenso de las emisiones de gases de efecto invernadero, se perderá la mitad de la biodiversidad de la región. Las especies más amenazadas son las tortugas marinas (de tres especies, la más extendida es la Caretta caretta) y los cetáceos., presente en el Mediterráneo con 8 especies estables y otras 13 presentes ocasionalmente, todas sufriendo debido al impacto de las actividades humanas. Pero también el esturión y el atún . “El aumento de las temperaturas probablemente superará la variabilidad natural del pasado, convirtiendo a esta zona del planeta en un punto clave de impacto climático”, dice Wwf. “Tendremos que esperar a las sequías en todas las estaciones, con un posible estrés térmico para los ecosistemas y la especie más sensible “.

Las conclusiones

Lo más importante que el mundo puede hacer es mantener el aumento de la temperatura global al mínimo haciendo todo lo posible para reducir los gases de efecto invernadero en la atmósfera. En pocas palabras, debemos dejar de quemar combustibles fósiles, y en pocas palabras, dado que es imposible revertir el calentamiento global, lo que los expertos señalan es la necesidad de un proceso de “mitigación” del fenómeno. Un par de grados pueden no parecer un gran margen, pero el daño a la biodiversidad aumenta drásticamente entre el aumento previsto por el acuerdo de París (muy por debajo de 2 ° C y con el objetivo de 1.5 ° C ) y la proyección de 4.5 ° C en la hipótesis “business as usual” (es decir, que la calefacción permanece en el nivel actual).

Artículo de interés:

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos