Escrito por

Lluvia de Estrellas Leónidas 2019 ¿Cuándo es?

Como cada año, aquellos que sean aficionados a no perderse el espectáculo de ver una lluvia de estrellas, tienen que estar atentos a las muchas que se van a producir a lo largo del año. Una de ellas, las Leónidas atrae cada vez más, la atención de muchos de modo que no solo la incluímos en el Calendario de Lluvias de estrellas 2019, sino que además, os hablamos con detalle de la Lluvia de Estrellas Leónidas 2019 ¿Cuándo es?.

Cuándo ver la lluvia de Leónidas 2019

En la noche, entre el domingo 17 y el lunes 18 de noviembre, el cielo será atravesado por el pico de la lluvia de meteoros de las Leónidas, generado por escombros y partículas del cometa 55P / Tempel-Tuttle. El evento será aún más espectacular gracias a la ausencia de la Luna, si bien los expertos señalan que se pueden generar entre 10 y 20 meteoros cada hora.

Por supuesto, los números no son comparables a los de las Perseidas, también llamadas “Lágrimas de San Lorenzo” que se producen en el mes de agosto, sin embargo, sigue siendo una oportunidad ineludible, si el clima lo permite, para los aficionados y si hacemos caso del calendario lunar para esa noche de noviembre parece que así será.

El mejor momento para ver la lluvia de Leónidas 2019

Como decimos, el pico de visibilidad de las Leónidas se alcanzará en la noche entre el  17 y el 18 de noviembre , cuando vamos a poder ver  10-20 meteoros por hora y como este año las condiciones para admirarlos serán buenas, ya que la Luna estará al atardecer tan pronto como el radiante de las Leónidas sea visible en el horizonte. Podrás ver la Leónidas bastante claramente , especialmente antes del amanecer, cuando la luna, actualmente en la fase de crecimiento, se asiente  y en concreto en el momento entre las 4 y las 5 de la madrugada.

Para admirar los meteoros tendrás que mirar hacia el sureste, donde en este período del año se coloca la constelación del León; ya que las Leónidas toman su nombre de esta constelación siendo el radiante del que parecen originarse en el cielo. La observación de este año será particularmente favorable, ya que la Luna se colocará alrededor de la medianoche, haciendo desaparecer la contaminación lumínica natural que perturbaría la visión.

Dónde ver la lluvia de Leónidas 2019

Si no te quieres perder el fenómeno de las Leónidas es importante estar en un área poco iluminada, por lo tanto, preferiblemente fuera de la ciudad y especialmente en las montañas, donde el aire está menos contaminado y cielo mas claro.

La mejor manera de disfrutar el espectáculo de estrellas fugaces es a simple vista, sin la necesidad del uso de un telescopio o de unos binoculares. Sin embargo, si te gusta la fotografía puedes aprovechar para realizar fotos de las Leónidas a larga exposición y utilizando un trípode para el uso de una cámara réflex, y con ello poder obtener imágenes maravillosas.

Es aconsejable además que tengas paciencia ya que hasta la medianoche, como muy pronto, no serán visibles las Leónidas y además abrigarte bien, ya que en noviembre las temperatura por la noche pueden ser realmente bajas. Por otro lado, cuando mires al cielo, deberás esperar al menos entre 15 y 2o minutos hasta que tus ojos se puedan acostumbrar a la oscuridad.

Y si deseas poder ver las Leónidas en directo, pero sin la necesidad de salir de casa, puedes verlas entrando en la web de http://sky-live.tv/ que ofrece lluvias de estrellas como esta, desde observatorios como el de Extremadura o el del Teide.

Por qué se produce la lluvia de Leónidas

Las Leónidas se  originan del polvo y pequeños fragmentos de escombros del cometa Tempel-Tuttle . Al encontrarse en la órbita de nuestro planeta, estos meteoros, generalmente del tamaño de un grano de arena, afectan a la atmósfera de la Tierra (a una velocidad de unos 250 km / h), quemando y dando lugar a una lluvia de las comúnmente llamadas estrellas fugaces .

El origen de las Leónidas se produce en concreto por partículas liberadas por el cometa 55P / Tempel-Tuttle, que tiene un período orbital de 33 años. Debido a que su órbita se cruza perfectamente con la de la Tierra y gira en un sentido retrógrado, cuando vuelve a visitarnos, puede dar vida a fantásticas tormentas meteorológicas, con miles de senderos de luz cada hora. Algunos eventos como los registrados en 1833 y 1866 fueron tan impresionantes que asustaron a la gente. Muchos creyeron que estaban en el apocalipsis. Viajando al pasado, de hecho, los escombros del cometa golpearon la atmósfera de la Tierra a velocidades de escándalo, dando lugar a espectaculares llamas y bolas de fuego. Para un evento de este (potencial) alcance, tendremos que esperar varios años más, ya que la última visita del 55P / Tempel-Tuttle se remonta a 1998. Durante el pico el 17 y 28 de noviembre tendremos que conformarnos con las partículas abandonadas durante el último pasaje; Sin embargo, no debería decepcionar a quienes deciden desafiar el frío esperado en el mes de noviembre.

En el pasado más reciente también, las  Leónidas fueron responsables de las llamadas tormentas meteorológicas, un evento espectacular durante el cual una lluvia de meteoros que tiene una frecuencia de más de mil meteoros por hora. En 1966, por ejemplo, algunas personas en el suroeste de los Estados Unidos informaron haber visto hasta  3,000 meteoros  en solo un minuto. Estas tormentas, sin embargo, ocurren solo cada 33 años, o cuando el cometa completa una órbita alrededor del Sol  (para la próxima será necesario esperar 2032).

Las  Leónidas serán visibles como decimos desde la medianoche hasta el amanecer a simple vista, y por lo tanto, no se necesitará ningún equipo específico. Simplemente sal de tu casa, dirígete hacia un lugar a la sombra y lejos de las  luces de la ciudad y mira hacia el este, exactamente en la dirección de la  constelación Leo , radiante de la que parecen originarse y de la que toman el nombre. Pide tus deseos como suele hacerse cuando se es testigo de una lluvia de estrellas y disfruta el espectáculo que te dejará sin palabras.

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos