Las fases lunares y la agricultura ecológica

Las fases lunares marcan para muchas personas como va a ser su comportamiento a lo largo del año, además también nos permiten conocer por ejemplo como van a ser las mareas pero podemos utilizarlo incluso como una fuente de información y una herramienta a la hora de cultivar en casa. Por ello queremos que conozcáis […]
ElBlogVerde.com

Las fases lunares marcan para muchas personas como va a ser su comportamiento a lo largo del año, además también nos permiten conocer por ejemplo como van a ser las mareas pero podemos utilizarlo incluso como una fuente de información y una herramienta a la hora de cultivar en casa. Por ello queremos que conozcáis a continuación un poco más sobre esto y por ello os damos toda la información sobre las fases lunares y la agricultura ecológica.

las-fases-lunares-y-agricultura-ecologica

La influencia de la luna en los cultivos

farm field

Cuatro son las fases lunares : Luna nueva, cuarto creciente, luna llena y cuarto menguante y a lo largo del año, y cada mes se repiten de modo que podemos establecer un patrón con el fin de que los cultivos se siembren, crezcan o se recojan en función de dichas fases.

Lo de «fase lunar» viene referido al hecho de cuál es la posición que tiene la luna con respecto a la Tierra y el Sol y si te estás preguntando el porqué se utiliza en la agricultura o porqué muchos agricultores optan por guiarse por ella, os diremos que la respuesta es simple: porque funciona. Y con ello pueden obtener mejores cosechas a la hora de sembrar determinados cultivos o aciertan al abonar dependiendo de si es recomendable o no en función de como esté la luna.

Lo cierto es que con el tiempo y la experiencia aquellos agricultores que han optado por guiarse a través de las fases lunares, han determinado que es sin duda una buena herramienta. De hecho es conocido popularmente que con la luna llena, la luz de esta favorece el crecimiento de plantas y cultivos.

Hagamos caso de la voz de la experiencia y sobre todo, de los antepasados que de alguna manera desarrollaron este modo de cultivar al darse cuenta de lo mencionado, y de como las fases repetitivas de la luna ejercían su influencia sobre los cultivos.

Es por ello que podemos ver ahora, y enumerar, de qué manera cada fase lunar influencia a nuestros cultivos.

las-fases-lunares-y-la-agricultura-ecologica-fases-lunares

Luna Llena:

Ya hemos dicho que con la luz de la luna llena las plantas crecen más rápido pero no solo eso; también los tejidos de las plantas con más savia y por ello resulta además ideal para recoger hortalizas y como no, preparar la tierra para nuestros siguientes cultivos.

Cuarto menguante:

En Cuarto menguante, la savia se concentra en las partes subterráneas de modo que es entonces cuando se ha de sembrar y lo mejor es aprovechar para plantar patatas, ajos, zanahorias, cebollas, rabanitos y todo tipo de rábanos, que son las hortalizas con bulbos.

También es aconsejable sembrar la hortalizas de las que consumimos la parte superior o aérea como las espinacas o la lechuga.

Además, en cuarto menguante también se aconseja podar, injertar o cortar sarmientos.

Cuarto creciente

Durante la fase de cuarto creciente, la savia llega a la parte aérea, y es así en ese estado cuando favorece a podas en los árboles a los que se les quiere dar un mayor rendimiento, a las hortalizas que se consume la parte aérea. Además no tenemos que preocuparnos por el espigado por causa del calor.

La luna y la tradición campesina

La luna establece los tiempos en la agricultura desde las prácticas campesinas más antiguas, es el conocimiento transmitido de padres a hijos, hasta nuestras generaciones. No hay muchas creencias populares que hayan logrado sobrevivir durante tanto tiempo, por lo que no es fácil descartar como una bagatela una tradición que reúne experiencias de agricultores de todas las edades y lugares.

Sin embargo, también hay quienes son escépticos y señalan que no hay evidencia científica clara de una posible influencia en la agricultura. En esta visión, la importancia atribuida podría deberse a la necesidad de los agricultores de tener un calendario natural, en esto la luna con sus fases ha garantizado un excelente método de escaneo del tiempo, cargando contextualmente con mitologías y supersticiones.

La influencia de la luna en la siembra

Suponiendo que queremos seguir las indicaciones del calendario lunar en el huerto, veamos juntos algunos criterios útiles para decidir cuándo sembrar los diversos vegetales. A partir de indicaciones tradicionales, y sin la necesidad de distinguir entre diferentes cuartos de la luna, tan solo es necesario considerar la fase de la luna ascendente o descendente.

El principio básico sobre la influencia de la luna en la siembra es la hipótesis de que la luna creciente estimula el desarrollo de la parte aérea de las plantas, por lo que favorece la vegetación y la fructificación de las hojas. La luna menguante por el contrario «secuestra» los recursos de la planta en el sistema de raíces . Se habla de linfas vitales que se elevan hacia la superficie en la luna en crecimiento, mientras que en la luna decreciente van a la clandestinidad y luego van a las raíces. Veamos entonces cómo interpretar las fases lunares con el fin de saber qué sembrar en cada una de ellas.

Las fases lunares y la agricultura ecológica

fases-lunares-y-la-agricultura-ecologica

Primera fase o periodo: De Luna nueva a cuarto creciente

En esta primera fase se producen grandes movimientos de agua en el subsuelo que afectan directamente a todo lo que cultivemos o tengamos cultivado. Además la disponibilidad de la luz crece y las plantas suelen crecer ligeramente balanceadas, además de favorecerse el crecimiento del follaje y la raíz.

Con esa mayor cantidad de agua en el suelo lo más destacado es la germinación y de este modo las semillas que germinan con mayor celeridad como las hortalizas, el arroz o el maíz, absorben más rápidamente el agua y germinan en el tiempo adecuado (siempre y cuando el resto de factores edafo-climáticos sean los adecuados).

De este modo podemos decir que las semillas que son de germinación rápida y que sembramos dos o tres días antes de la luna nueva no solo germinan más rápido sino que lo hacen de manera mucho más homogénea que en cualquier otra fase. Es importante que sepáis que en este caso se trata únicamente de aquellas semillas que tienen un corto período de germinación.

Segunda fase o periodo: De cuarto creciente a Luna llena

En el segundo periodo sigue creciendo la luz lunar de modo que crece mucho el follaje, pero poco las raíces. Además las plantas experimentan un mayor movimiento interno del agua.

En este segundo periodo podemos además realizar lo siguiente:

  • Propagación vegetativa: Las estacas que se utilizan para la propagación vegetativa, es mejor que no se corten durante este periodo ya que con una mayor presencia de agua, las hormonas que promueven el enraizamiento (auxinas) se encuentran muy diluidas y no ayudarán a estimular la emisión de raíces. El agua además saldrá y puede provocar deshidratación.
  • Germinación: Todas aquellas semillas que hayan sido sembradas previo a la Luna nueva y no hayan germinado, reciben un estimulo especial para que lo hagan.
  • Trasplante: Si transplantamos las plantas durante este periodo creceran más rápido y con más follaje.

Tercera fase o periodo: De Luna llena a cuarto menguante

La luz lunar comienza a decrecer en esta fase o periodo, de modo que podemos hacer todo esto:

  • Trasplante: En este período es recomendable el transplante ya que las plantas crecen más rápido y las raíces crecen más fuertes. Con la poca luz, el follaje es lento y quizás por ello, la planta desarrolla el crecimiento de su sistema radicular. Con una raíz fuerte y bien formada, la planta tendrá nutrientes y agua suficiente para crecer sin problemas.
  • Germinación: Este es un buen periodo también para la siembra de semillas de germinación lenta.

Cuarta fase o periodo: De cuarto menguante a Luna nueva

En este período la luz nocturna disminuye por lo que el crecimiento del sistema radical y foliar es lento. Este es más que nada un periodo de reposo, en en el que las plantas se adaptan fácilmente al medio sin sufrir ningún daño.

Labores generales según la fase lunar

las-fases-lunares-y-la-agricultura-ecologica-labores-generales

Para limpiar hierbas adventicias lo mejor es hacerlo en la fase de luna llena.

Para  labrar y evitar la germinación de hierbas silvestres es mejor hacerlo en las noches sin luna, ya que la luz de la luna desencadena el proceso de germinación.

Si quieres evitar que nazcan enredaderas y cardos es mejor trabajar la tierra cuando está seca.

Para desbrozar espinos, zarzas y otras plantas invasoras, lo mejor es hacerlo en fase de luna menguante y cuando está próxima a luna nueva.

Por otro lado, tenéis que saber que siempre es mejor sembrar por la mañana antes que por la tarde. Y cuando queramos abonar la tierra lo mejor es la fase de luna creciente.

Cuando queramos hacer maceraciones o preparados de plantas siempre es mejor en luna creciente (además de en recipientes de madera o barro).

Cuando queramos hacer injertos, es mejor en luna ascendente, mientras que para el esqueje, es mejor cortarlo el último día de la luna ascendente y ponerlos en tierra el primer día de la luna descendente

Cosechas según la fase lunar

las-fases-lunares-y-la-agricultura-ecologica-cosechas-segun-la-fase-lunar

Las fases lunares pueden hacer que nuestras cosechas se conserven mejor y por ello tenéis que saber, que en luna ascendente es mejor cosechar hortalizas que crecen por encima del suelo, mientras que en luna descendente se han de cosechar hortalizas que crezcan por debajo tierra como las raíces, patatas, boniatos, rabanitos, nabos, etc., evitando siempre el mal tiempo.

Cuando cosechamos frutos en luna ascendente, estos son más jugosos además de madurar más rápido.

Algunas frutas específicas, como  fresas, frambuesas, albaricoques, ciruelas, cerezas o melocotones es mejor recolectarlas en luna creciente y ascendente.

En cuanto a las plantas de raíz, es recomendable recolectarlas en luna menguante a excepción de los ajos y cebollas que son recomendables recolectarlas en luna creciente.

Además recuerda que la mejor cosecha es siempre la que se hace a primera hora del día.

De un modo aún más resumido o para que podáis tener ejemplos más específicos a lo señalado, queremos ofreceros también algunas de las ideas o cultivos que sembrar dependiendo de si la luna está en su fase creciente o menguante.

Que sembrar en una luna creciente

  • Frutas, flores y semillas de hortalizas , debido a la influencia positiva que tiene la fase de crecimiento en la fructificación. Con la excepción de las verduras perennes (alcachofas y espárragos).
  • Vegetales de hoja, nuevamente debido al efecto estimulante en la parte aérea, con varias excepciones porque la luna en crecimiento también favorece la semilla batida, que para algunos cultivos no es ideal. Por lo tanto, se excluyen todas las plantas anuales que temen la producción de flores (ensaladas, costillas, espinacas).
  • Las zanahorias. Dado que la zanahoria tiene una semilla muy lenta para germinar, es preferible «explotar» la influencia lunar hacia la parte aérea para facilitar su nacimiento, incluso si es un tubérculo.

Que sembrar fases lunares

Que sembrar en la luna menguante

  • Las verduras de hoja que no deseas ver se convierten en semillas (este es el caso de la mayoría de las ensaladas, hierbas, espinacas).
  • Vegetales subterráneos : de bulbo, tubérculo o raíz, que se beneficiarían del efecto positivo sobre lo que hay en el suelo. Con la excepción de la zanahoria ya vista.
  • Alcachofas y espárragos : se prefiere aprovechar la influencia de la luna menguante que favorece el enraizamiento de las patas del espárrago o los nidos de las alcachofas, en lugar de favorecer la flor.

Resumen sobre qué sembrar

  • Siembra en luna creciente : tomate, pimiento, chile, berenjena, calabacín, calabaza, pepino, sandía, melón, zanahoria, garbanzos, frijoles, habas, guisantes, lentejas, judías verdes, repollo, zanahoria, hierbas aromáticas.
  • Siembra en la luna menguante: hinojo, papa, remolacha, costillas, espinacas, nabos, rábanos, ajo, cebolla, chalotes, puerros, alcachofas, espárragos, apio, ensaladas.

Que sembrar y fases lunares

Trasplantes y la fase lunar

El tema de los trasplantes es más complejo y controvertido que el de la siembra, porque la fase de disminución favorece el enraizamiento, por lo que también podría estar indicado para frutas u hortalizas de hoja y no solo para verduras «subterráneas».

La luna y la ciencia

Las supuestas influencias de la luna en el huerto y, en general, en la agricultura no están, tal y como ya señalamos al comienzo, científicamente comprobadas.

Las relaciones entre la luna y la planta investigables por la ciencia son diferentes:

  • La severidad . La luna y el sol tienen un notable efecto gravitacional, solo hemps de pensar en el cambio de las mareas. Sin embargo, debido al tamaño y las distancias, el efecto de la luna en una planta es insignificante. La atracción gravitacional está relacionada con la masa de los objetos involucrados, las mareas se deben a la masa del océano, ciertamente no comparable a la de una semilla.
  • La luz de la luna. La luz de la luna es detectada por las plantas y tiene un efecto en los ritmos de los cultivos, obviamente, la luna llena ofrece más luz, que disminuye a medida que te acercas a la luna nueva. Si es cierto que hay algunas plantas que tienen una floración condicionada por esta luz, no hay evidencia científica de una influencia significativa extendida a los cultivos hortícolas.
  • La agricultura es una práctica simple pero al mismo tiempo a nivel teórico es infinitamente compleja: hay muchos factores involucrados y es muy difícil llevar a cabo experimentos que tengan valor científico. Es imposible replicar perfectamente la misma siembra en la luna creciente y en la luna menguante, solo piensa en los factores que pueden afectar a lo que siembres (por ejemplo: temperaturas, duración del día, tipo de suelo, profundidad de siembra, presencia de fertilizantes, microorganismos del suelo, …) .

Por esta razón, la falta de evidencia científica de la utilidad de la luna para sembrar se presta a dos interpretaciones opuestas:

  • La luna no tiene ningún efecto en la agricultura porque no hay evidencia. El hecho de que no haya demostraciones científicas significaría que es pura superstición y que no podemos tomar el tiempo para llegar a fin de mes en nuestra actividad agrícola.
  • Hay un efecto de la luna que aún no ha sido probado por la ciencia . La ciencia aún no habría explicado cómo actúa la luna solo porque aún no ha descubierto cuáles son los factores que determinan esta influencia.

No podemos decir dónde está la verdad, este aura de misterio que se crea ciertamente tiene un enorme encanto y es agradable pensar que desde allí la luna ayuda al granjero por arte de magia.

Si por otro lado, deseas saber más sobre las fases lunares y la agricultura y todo lo que has de hacer para interpretarlas, puedes leer este otro post especial que hemos preparado y que sin duda, será de tu interés.

EL CALENDARIO LUNAR 2016 PARA HUERTO Y EL JARDÍN

También te puede interesar

2 Comentarios en “Las fases lunares y la agricultura ecológica”

  1. Píndaro Martín dice:

    ¿Tiene alguna base científica o existe algún estudio que ratifique alguna parte de toda esta información? Me temo que no …

    1. Tendenzias dice:

      Píndaro, no hay mayor base científica que el hacerlo tú mismo y ver los resultados ¡Pruébalo!