Escrito por

La lucha contra el Camalote

Desde hace varios años, en España, concretamente en el rió Guadiana a su paso por la región de Extremadura, se esta luchando contra una especie invasora, se trata del camalote. Ya van muchos recursos económicos y humanos gastados en luchar e intentar frenar los daños que esta planta esta causando a la fauna y flora autóctona.

El camalote, conocido científicamente como Eichhornia crassipes, se trata de una planta tropical acuática que procede del Amazonas. Esta planta esta muy cerca de pasar la frontera española y de invadir el pantano portugués de Alqueva. En España, el camalote ya ha atacado a 176 km del río, además de 400 hectáreas de ocupación en la provincia de Badajoz.

El ejercito español ha tenido que intervenir desde dos puntos. El primero el tramo que esta cerca de la desembocadura del río Zújar, en el pueblo de Medellín, por otro lado, y la zona donde mas se trabaja es en las aproximaciones del río Caya, una zona de Badajoz que esta muy cerca del pueblo vecino, Portugal.

De momento se han conseguido quitar aproximadamente unas 5.000 toneladas en las últimas semanas, aunque el trabajo no ha hecho nada mas que empezar, porque hay que contar con las lluvias, las cuáles complican demasiado las labores de los militares. Para poder retirar todas estas toneladas se están empleando todo tipos de vehículos, desde ligeros hasta pesados, ocasionalmente se ha usado helicópteros, autobombas, retroexcavadoras, volquetes y hasta equipos de buceo. Esta planta es extremadamente difícil de controlar, debido a que es una planta que se reproduce muy fácil en zonas donde las temperaturas son altas, como ocurre en Extremadura. Y por ese motivo, a pesar de llevar retirados 90.000 toneladas en todo este tiempo desde que se empezó a luchar contra la planta, la batalla es difícil de ganar.

El Ministerio de Agricultura propuso la intervención del cuerpo militar, la cual seguramente llegue hasta finales de invierno, con el objetivo de frenar este gran problema para la flora de toda la zona. Porque no solo mancha el aspecto del río, sino que también impide que se realice la fotosíntesis y eso terminará repercutiendo en otras plantas y en algunas especies animales, como son los peces y los anfibios. Y sumado a este problema para las especies de la zona, hay que añadir el daño que puede provocarle a las personas, ya que la calidad del agua empeora cada día y hace que sea mas dañina para su consumo y para el cultivo de la zona.

Para acabar con esta plaga lo antes posible, el Gobierno, el cual ha usado muchos millones para intentar ponerle freno, va a contar con la ayuda de empresas como Tragsa, para intentar remediar este mal lo antes posible. Para este trabajo, a lo largo del río, no solamente se emplearan maquinarias, también se usara el conocimiento de los ingenieros, personal para poder arrastrar a través de barcos y para poder extraerlas también de forma manual. Aunque seguramente de que la zona vaya recibiendo mas ayuda de personal, contando con mas apoyo externo por parte del grupo de Intervención en Emergencias Tecnológicas y Medioambientales de la Unidad Militar de Emergencia.

Para los militares que están participando en este trabajo, su jornada no acaba hasta que tanto la maquinaría como el personal que allí esta trabajando ponen en marcha un protocolo para limpiar todo aquello que haya tenido contacto con la zona, con el objetivo de que no prospere y pueda afectar a otros lugares. Además, en esta zona también que luchar contra el nenúfar mexicano, el cual, sin saber como, ha llegado a la zona.

Pero no hay mal que por bien no venga, por ese motivo la Confederación Hidrográfica del Guadiana ha decidido poner en venta el camalote, a un precio aproximado de 10 céntimos por cada tonelada, a las empresas con el objetivo de que puedan usarlo como biogás o biomasa. Con esta medida no se intenta un enriquecer a la zona, sino para intentar reducir a lo máximo posible el coste público que tendrá todo este tiempo de trabajo. También está la posibilidad de que sean las mismas empresas las que extraigan el camalote, aunque deben de comprometerse a recoger y destruir un mínimo de 30.000 toneladas por año.

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos