Escrito por Tendenzias

La deriva Continental a la tectónica de placas y sus manifestaciones

La deriva continental consiste en el movimiento de masas continentales desplazándolas las unas de las otras. Esta es una hipótesis fundada por Alfred Wegener tras varias observaciones empírico-racionales. Sin embargo, no se confirmó con más detalles hasta los años setenta a través de la tectónica de placas.

Movimiento de los continentes

Estos desplazamientos vienen sucediendo desde hace millones de años, debido a la forma convexa del manto de la Tierra. Existen varias pruebas que confirman que hace millones de años los continentes estaban unidos formando uno solo llamado Pangea. Se ha podido comprobar que existe una enorme coincidencia entre las costas continentales. Éstos podrían encajar como un puzle, si quisiéramos unirlos.

Tras una simulación uniendo los continentes se descubrió lo siguiente. Se pudo comprobar que las cordilleras que coincidían tenían la misma edad y el mismo tipo de roca en diferentes continentes. La edad de estos fenómenos pudo averiguarse a partir de la orogénesis.

Magnetismo

Cada cierto tiempo se genera la inversión magnética y esta alteración se refleja en los minerales y rocas que disponen de elementos metálicos. Tras observar las inversiones magnéticas pueden verse distribuidas de forma simétrica. En ambos lados de las dorsales oceánicas, siendo los elementos más recientes los que se encuentran cerca de la dorsal y los más antiguos, los que se encuentran más lejos. Esta repartición sólo se puede explicar a partir de la expansión del suelo oceánico.

Esto quiere decir, que en las dorsales oceánicas se genera corteza oceánica a partir del ascenso de magma que proviene del manto. Esta materia se agrupa a ambos lados. Cuando ésta se enfría forma parte de la corteza oceánica y va siendo empujado y alejado por nuevas actividades magmáticas que salen del interior, acrecentando la corteza oceánica a partir de la dorsal. En las fosas se crea una corteza oceánica, sin embargo, es preferible una zona donde haya destrucción. Un ejemplo serían las fosas oceánicas, donde la corteza oceánica se incrusta nuevamente en el interior de la Tierra.

Pruebas de la existencia de un solo continente

Se utilizaron varias rocas sedimentarias como orientación de los lugares donde se forman. Se hizo un gráfico con los climas de aquel entonces. Con ello se dedujo que la distribución de esas rocas no hubiese sido posible con los continentes dispuestos como lo están actualmente. Debido a las glaciaciones que se constatan en aquellos momentos, se han hallado tillitas en lugares muy alejados geológicamente.

Otra prueba que también indica que los continentes actuales estuvieron unidos hace millones de años, es la de fósiles de especies idénticas que en un principio ambos vivieron en el mismo lugar. Sin embargo, aunque el hallazgo se ha descubierto con el océano de por medio, es evidente que, si sumamos las rocas, la orogénesis y los fósiles, podremos deducir que todos estos elementos estuvieron unidos hace mucho tiempo.

Tectónica de placas

La teoría de la tectónica de placas se basa en explicar la manera en que se encuentra estructurada la litosfera. Esta teoría ofrece unos datos de las placas tectónicas que constituyen parte de la superficie del planeta. También explica los deslizamientos que pueden apreciarse entre las placas con el movimiento sobre el manto de la Tierra y las formaciones de cordilleras. A su vez, ofrece datos satisfactorios del por qué la actividad volcánica se concentra en lugares concretos de nuestro planeta. O también del por qué las fosas sumergidas están cerca de las islas y en los continentes en lugar de estar en el centro de los océanos.

Se calcula que la velocidad a la que se desplazan las placas tectónicas viene a ser unos 2.5 cm al año, según los expertos. Las placas interactúan entre ellas desplazándose sobre una determinada parte de la superficie del planeta. Este proceso provoca movimientos en la corteza terrestre ocasionando levantamientos y formaciones de montaña, cordilleras o fallas. La fricción que se produce entre los extremos de las placas es la responsable de gran parte de los terremotos que se originan.

Placas tectónicas

Las placas tectónicas están constituidas de dos cortezas diferentes de litosfera, la continental y la oceánica. La primera es más gruesa que la segunda. El punto superior de la litosfera es la corteza terrestre. Ésta, a su vez, tiene otras dos partes diferentes, también la continental y la oceánica. En caso de ser de ambas se la llamaría placa mixta.

Uno de los apartados de la teoría sugiere que la proporción de superficie de las placas desaparecidas en el manto se encuentran en equilibrio respecto a la nueva corteza oceánica que se está creando en las dorsales oceánicas a partir del proceso de expansión de las profundidades oceánicas.

Cinta transportadora

De este proceso también se dice que es el comienzo de la cinta transportadora. En este caso, la totalidad de la superficie global se mantiene continua. La corteza sería la cinta que va desplazándose debido a la corriente convectiva que corren en la astenosfera. Estas corrientes a su vez actúan como si se tratasen de las ruedas que causan el movimiento en la cinta transportadora. La corteza se va hundiendo en las partes de convergencia generando con ello un nuevo suelo oceánico en las dorsales.

La teoría de la tectónica de placas explica igualmente cómo las enormes masas que constituyen las placas tectónicas pueden desplazarse. Lo hacen porque la densidad de la litosfera es menor que la de la astenosfera, cuya capa se puede encontrar justo debajo de la corteza. Se especula que las placas pueden ser impulsadas a través de la combinación de la actividad que se forma entre el movimiento del fondo del océano lejos de la dorsal y la densidad que tiene la corteza. También se cree que está todo relacionado con las fuerzas que genera la rotación del planeta y las fuerzas de la luna y el sol. En cualquier caso, estas ideas siguen siendo objeto de debate entre los expertos.

La propuesta sobre la teoría de la expansión del fondo de los océanos fue desarrollada a mediados del siglo XX. Esta teoría se sostiene a través de observaciones geofísicas y geológicas que demuestran que las cordilleras meso-oceánicas se desarrollan como lugares donde se crea un nuevo suelo en los océanos según se van alejando los continentes.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

La tectónica de placas es una teoría concebida a finales de los años cincuenta y principios de los sesenta. Es considerada pionera en las ciencias de la Tierra puesto que esclarece indicaciones geofísicas y geológicas de forma razonable.

También te puede interesar:

Terremotos: Por qué se producen

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos