Escrito por

La clasificación y la nomenclatura de los grupos principales de seres vivos

En el planeta debe haber variedad en cuanto a seres vivos. Esto es realmente importante para la vida y la subsistencia de ésta. Tenemos organismos unicelulares y también pluricelulares. Y para toda esta diversidad de seres vivos disponemos de una serie de clasificaciones para facilitar el entendimiento.

La clasificación

Ésta se basa en organizar los grupos de forma jerárquica. También sirve para la identificación y la determinación de una planta o de cualquier otro ser vivo. Este tipo de sistemas almacenan y transmiten la información sobre los organismos y con ello poder hacer pronósticos. Los seres vivos suelen tener algún tipo de relación los unos con los otros. En la clasificación hay una serie de conjuntos de seres vivos agrupados que disponen de alguna característica en común.

La taxonomía se ocupa de clasificar bajo unas reglas y la nomenclatura lo hace de los diversos organismos. Hay que tener en cuenta de que anualmente se registran más de 2.000 especies de plantas nuevas. En el área de la biología, esta sistemática tiene como propósito la elaboración de sistemas que puedan explicar los diferentes niveles de similitud entre organismos vivos. Vamos a explicarlo detalladamente.

La taxonomía

Es un sistema facilita las pautas y los métodos para llevar a cabo la clasificación. Cuando se opta por seguir un principio diferente, se obtendrá un resultado también diferente.

Tras la aparición de la teoría de la evolución, se llevan a cabo una serie de clasificaciones que resuelven las relaciones parentales entre los seres vivos que vienen de antepasados comunes. Este progreso constituyó la taxonomía evolutiva o sistemática.

La nomenclatura

La nomenclatura científica provee los nombres a los diferentes organismos actuando con unas normas bien implantadas. Los primeros nombramientos que tuvieron los seres vivos eran denominaciones comunes. Sin embargo, éstos tenían sus inconvenientes. Sólo podían utilizarse en el lenguaje de origen puesto que no eran nombres universales. En muchas ocasiones ocurría que dos organismos disponían del mismo nombre y, sin embargo, no guardaban relación entre ellos.

La nomenclatura biológica está para evitar eso incidentes e instaura reglas que se hacen llamar códigos de nomenclatura.

Antiguamente, las plantas podían conocerse a través de una serie de nombres que detallaban las particularidades de cada especie. ¿Os suena la nepeta loribus interrupte spiculatus pedunculatis? Un porcentaje muy alto dirá que no, lógicamente. Pues es la hierba gatera.

El problema estaba en que según se iban encontrando especies nuevas parecidas, el nombre se iba haciendo más largo. Por suerte, en el S. XVIII se instaura un sistema binomial. Linneo fue nombrando uno a uno a todos los seres vivos hallados hasta entonces. Desde aquel entonces, la hierba gatera pasa a tener el nombre científico de Nepeta cataria L.

Linneo estableció las principales categorías para clasificar a los seres vivos. Desde entonces, cada una de ellas tiene un nombre de taxón según la especie. Cualquier ser vivo pasó a denominarse a través de la combinación de dos términos en latín. Uno es el nombre genérico y el otro el genérico. Por ejemplo, la rosa mosqueta, cuyo nombre científico es rosa eglanteria L.

Cualquier nombre científico irá acompañado del apellido (abreviado) de quien lo bautizó. En este caso, la L. de rosa eglanteria se refiere a Linneo.

Normas en general

Los nombres científicos pueden ir unidos de sinónimos, y esos son los nombres diferentes que se añaden a un mismo taxón. Los nombres científicos y las categorías taxonómicas están creados bajo una serie de normas. Éstas están custodiadas por el ICBN, International Code of Botanical. También puede ser traducido como Código Internacional de Nomenclatura Zoológica, ICZN.

Los códigos se disponen por un grupo de leyes y artículos que se agregan con un conjunto de sugerencias. Las posibles sanciones que pueden llevar a emplearse en caso de no seguirlas son el rechazo y consideración por parte de los colegas.

La diagnosis y la descripción

Descripción. Detallar un conjunto de plantas o simplemente una, se basa en explicar las características de cada especie. Esto se lleva a cabo de tal forma que deben llegar a constituir un taxón. Los aspectos que se encuentran en la descripción se denominan caracteres taxonómicos o sistemáticos.

Diagnosis. Esta palabra, aunque reducida, abarca una serie de caracteres diagnóstico que son los que se precisan para llegar a diferenciar un taxón de otros que pueden estar relacionados.

Las categorías taxonómicas

El científico Carlos Linneo formó las categorías principales donde podemos encontrar la clasificación de los organismos. En esta clasificación también hallamos cómo se argumentan en conceptos explicados por los griegos, especialmente por el gran Aristóteles a través del principio de división lógica. El acierto del sistema de Linneo puesto en jerarquía, se conforma generalmente en la naturaleza. Esto es así porque básicamente los componentes del ser humano y lo que está asociado a él, están dispuestos de la misma manera.

Hoy, el principio taxonómico aplicado a cualquier planta se organiza según el sistema jerárquico. Los diferentes niveles de la jerarquía son las categorías taxonómicas. Así que, un grupo de elementos establecen las unidades taxonómicas.

Las categorías taxonómicas más importantes son el género, especie, orden, familia, clase, reino y división.

El código de la nomenclatura, sin embargo, contempla doce; reino, clase, orden, división, familia, género, tribu, sección, serie, forma, variedad y especie.

Nombre científico

El ser humano se clasifica de la siguiente manera, para que veáis un ejemplo:

  • Reino: animal.
  • Clase: mamíferos.
  • Familia: homínidos.
  • Género: homo.
  • Especie: sapiens.

Cuando los expertos encuentran especies nuevas, divagan sobre el nombre que les adjudicarán. En la familia en la que irán clasificadas, la clase, el filo y el reino. A las nuevas especies se las clasificará según sus características genéticas. Se llevará a cabo según los niveles de jerarquía como hemos comentado antes, perteneciente a la taxonomía.

Cualquier ser vivo ha de formar parte de una familia, clase, género, reino y especie. Con el ser humano suelen inclinarse a separarlo de los animales al de los humanos. Sin embargo, éste pertenece al reino animal. Según Aristóteles, el hombre es un animal político.

La familia del ser humano es hominidae, que es una categoría en la que van incluidos también los chimpancés, los orangutanes y los gorilas.

También te puede interesar:

Sistemas de clasificación de los seres vivos

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos