Escrito por Tendenzias

Cómo hacer un huerto ecológico paso a paso

¿Por qué no? Hoy te vamos a enseñar cómo hacer un huerto ecológico paso a paso. Hoy te vamos a mostrar lo sencillo que es ser autosuficiente, al menos a un nivel elemental, y cómo tener tu zona de verduras y fruta personalizada, en casa y gratuita.

Y es que la realidad dicta que aprender cómo hacer un huerto ecológico paso a paso, es más sencillo de lo que parece. No sólo eso, además engancha y quien empieza con uno, siempre quiere más y más. Nosotros, de momento, vamos a empezar por cómo hacer un huerto ecológico paso a paso. Quien quiera dar pasos más grandes, puede hacerlo por su cuenta.

Cómo hacer un huerto ecológico paso a paso

Si no tienes idea de cómo hacer un huerto ecológico paso a paso, debes estar muy atento a varios elementos. Sí, al principio va a ser lioso, complicado y desesperante. Pero una vez que empiecen a salir los primeros frutos, verduras o lo que sea que plantes, todo habrá merecido la pena. Es más, cuando pruebas tus primeros alimentos propios, compruebes que el sabor es total y que has ahorrado un dineral con la iniciativa.

Dicho lo cual, aprendamos cómo hacer un huerto ecológico paso a paso.

  • Paso 1Busca una zona verde – Es obvio pero necesitas un espacio verde para levantar tu huerto ecológico. Antes de lanzarte a la gran aventura del cultivo, debes verificar la calidad del suelo y el hecho de que el suelo no tenga elementos que se puedan cargar tu cosecha y tu inversión.
  • Paso 2PH – Casi englobada en el otro punto, nada más decidir el espacio sobre el que levantarás tu huerto ecológico, debes comprobar el PH del suelo. Con esta medida, lo que harás será verificar que el nivel de acidez del suelo sea el adecuado. De paso, se comprueba que no haya restos de sustancias químicas. Lo último que queremos son tomates con forma de pimiento.
  • Paso 3Abono – Comienza la construcción de tu huerto ecológico. Lo primero, echar abono a la tierra para que esta potencia su fertilidad. En este caso, los más aconsejables son los abonos de animal como el caballo, la vaca, el cerdo o la oveja. Eso sí, no todo tiene que ser estiércol. Debes airear la misma y, para ello, coge una pala y vez mezclando el abono que has echado, con la tierra que ya estaba.
  • Paso 4Sembrar – Cuando acabes con el abono, es hora de empezar a plantar y sembrar lo que quieras en el huerto. Piénsalo bien y déjate aconsejar, pues hay elementos que debes tener muy en cuenta, como el tiempo de cultivo de cada planta. Tampoco olvides las características de riego y luz de algunas plantas. Es decir, no es lo mismo plantar melones que lechugas, por lo que debes valorar las opciones más asequibles, al menos para empezar.

A la hora de escoger las semillas que plantamos, también debemos tener en cuenta el calendario de siembras. Básicamente, nos guiará para saber qué se siembra en cada época del año y qué sembrar en la época en la que te decidas por el huerto ecológico. Tampoco es mala idea plantar variedades autóctonas, pues tienes garantizada una buena cosecha y puede ser un genial punto de partida.

Sea como sea, si no lo ves claro, no dudes en ir a un vivero y preguntar a la persona al cargo. No sólo te aconsejará qué plantar, sino que te dará pautas de cómo hacerlo, cómo mantenerlo y te resolverá cualquier duda que tengas. Que no serán pocas. Por tanto, establecer una relación cordial con algún vivero cercano, puede ser clave en el devenir de tu huerto ecológico.

Lo lógico es que en pocas semanas, estés comiendo fruta fresca, verdura no adulterada y, sobre todo, productos naturales y de calidad. Cuando hagas tu primera recolección, apunta lo que has recogido y, cuando vayas a la tienda, echa cuentas de lo que has ahorrado.

Materiales para hacer un huerto ecológico

¿Qué necesito para empezar este proyecto? Es la pregunta que todo el mundo se hace cuando se lanza a la aventura. En este caso, estos son los materiales para hacer un huerto ecológico tremendo.

  • Azada – Te vas a hartar de ella. Es la prolongación de la mano del cultivador y con ella harás de todo. Desde cavar a volver a echar la tierra en el agujero, hasta hacer surcos para el riego, pasando por guillotinar a las hierbas malas.
  • Rastrillo – Sobre todo en otoño, vais a alucinar con la de hojas que caen de los árboles. No sólo te servirá para recogerlas, el rastrillo también lo podrás usar para remover el suelo y mover la tierra si así lo estimas oportuno.
  • Pala – En complemento con el rastrillo, la pala llega para facilitar la labor de cultivo. Desde remover la tierra a darle la vuelta, pasando por el compost de la polémica.
  • Carretilla – No es broma. La vas a usar mucho para todo tipo de transportes. Desde la tierra, a la arena, pasando por las mangueras, las piedras o la basura. Será tu herramienta más socorrida, y la que evite que te hagas daño en la espalda.
  • Manguera – Manguera o cualquier elemento que sirva para regar el huerto. Desde regaderas a cubos, pasando por botellas de agua. Todo lo que sea susceptible de ser llenado y vaciado, vale. No obstante, también tienes la alternativa del goteo que te quitará muchos problemas.
  • Guantes – Imprescindibles. Son anchos, toscos y nada manejables, pero te pueden salvar de muchos cortes y pinchazos. Y es que por muy confiados que seamos, nunca está de más tomar todas las precauciones posibles.

Para trabajar mejor, se recomienda hacer una limpieza general de las herramientas y los utensilios cada mes. Es tedioso pero muy beneficioso. Además, después de varias veces, esta limpieza se convierte en rutina y cada vez cuesta menos. Y es muy relajante.

También te puede interesar:

ElBlogVerde.com

Newsletter