Escrito por Tendenzias

Hábitat y nicho ecológico: factores limitantes, adaptaciones y tolerancia

Para empezar, vamos a diferenciar estas definiciones que en ocasiones los consideran sinónimos, y no lo son, hábitat y nicho ecológico.

Hábitat, es la zona donde vive cualquier ser vivo o especie y ahí encuentra los ambientes necesarios para subsistir.

Nicho ecológico, es el conjunto de condiciones ambientales que repercuten sobre una especie, independientemente de si son factores abióticos o bióticos. Este nicho es lo que resulta de la competencia interespecífica. Esta interfiere en la distribución geográfica de las diferentes especies que pueden verse en cualquier lugar. Las especies que llegan nuevas terminan desplazando a las autóctonas. Esta competencia interespecífica también puede influir en la distribución entre especies muy parecidas. Disponer de un nicho más concreto lo hace más especializado.

Factores limitantes

Los biotopos están determinados por factores ecológicos y ambientales, físicos y químicos. Éstos influyen en los biotopos y en el bienestar de cualquier ser vivo en el ecosistema. Esos factores ambientales repercuten constituyendo la natalidad, mortalidad, incluso migraciones, entre otros.

Factores abióticos

Estos factores no tienen dependencia de la densidad de una población, pueden ser climáticos o no climáticos.

  • Climáticos. Luz solar, humedad, temperatura, pluviosidad, presión atmosférica, etcétera.
  • No climáticos. Éstos pertenecen a los elementos del suelo o del medio acuático. Minerales, pH, salinidad, concentración de oxígeno, CO2, corrientes.

Factores bióticos

Estos, sin embargo, sí dependen de la densidad de una población. Hablamos de los factores alimenticios, relaciones interespecíficas e intraespecíficas.

Cuando los factores son los adecuados para la subsistencia de cualquier organismo, consiguen favorecer el desarrollo en el biotopo. Si alguno de estos elementos llega a faltar, se detiene la expansión de los organismos, esto sería el factor limitante.

Adaptaciones

Los organismos deben adaptarse cuando los factores biológicos del biotopo no son idóneos para la subsistencia. Esta adaptación es parte del proceso evolutivo. Hablamos de adaptación de cambio de los días, especialización de las especies, adaptación al medio, etcétera.

La alternancia de la noche al día ha adaptado a muchas especies en su ciclo. Las especies que llevan a cabo su actividad durante el día disponen de buena visión, por ejemplo. Las especies que lo hacen por la noche han desarrollado visión nocturna y mucha sensibilidad de oído y sensorial.

Estrategias de supervivencia

Generalmente las especies compiten las unas con las otras para poder sobrevivir en cualquier ecosistema. Existen dos estrategias que son básicas, la “r” y la “k”.

  • Estratega “r”. Son las especies con gran capacidad reproductora y con muchos descendientes. Aunque también tienen una tasa elevada de vida corta y mortalidad. Se dispersan fácilmente y suelen ser pioneras en colonizar ecosistemas que se están desarrollando. Hablamos de bacterias, líquenes, protozoos, algunas plantas, insectos, etcétera.
  • Estratega “k”. Estas especies tienen una tasa baja de descendientes, sin embargo, están protegidos y reciben atenciones hasta su madurez. Generalmente tienen vida larga. Mantienen relaciones intraespecíficas con cierta complejidad y se adaptan favorablemente a los ecosistemas desarrollados. Hablamos de ciertas plantas, como los árboles, o animales de cierto tamaño.

Especialización de las especies

Las especies pueden tener dos grados diferentes de especialización, especies especialistas y especies generalistas.

  • Las especies especialistas son las que dependen de un recurso extremadamente concreto, por lo que cualquier alteración en su entorno puede hacerlo muy vulnerable respecto a su supervivencia. Un ejemplo que muchos ya conocemos es el del oso panda, cuyo alimento imprescindible es el bambú. La comercialización de este medio de vida para otros menesteres antrópicos, han causado la casi extinción de esta especie.
  • Especies generalistas. Éstas disponen de nichos ecológicos muy dispersos y se adaptan fácilmente a cualquier cambio en su entorno. Un ejemplo podría ser la gaviota, que es un ave que vivía en el mar y en las costas. Debido a los cambios en su alimentación por falta de recursos, muchas se han trasladado en el interior, cambiando el marisco y el pescado por lombrices, insectos o restos orgánicos.

Adaptaciones al tipo de medio

Las adaptaciones al medio terrestre y al medio acuático son las que han generado estrategias evolutivas en general de los seres vivos.

  • Adaptación al medio acuático. La consistencia del cuerpo está adaptada para facilitar el desplazamiento. La estructura externa se ha adaptado a los movimientos en el medio acuático. El aparato respiratorio generalmente es externo. El alimento lo capta mediante su flotación. Se reproducen expulsando los huevos en el agua, los cuales no tienen protección.
IStock 470524310
  • Adaptación al medio terrestre. Las estructuras externas están adaptadas a las inclemencias climáticas, dispone de piel impermeable para evitar la deshidratación y adaptada para cada caso. El aparato respiratorio es interno. Se desplazan para ir en busca de alimento. Los embriones se encuentran protegidos, o en cáscara para evitar la desecación o en el interior de la madre.

Límite de tolerancia

Los factores limitantes pueden impedir el buen desarrollo de cualquier organismo. Con ello, puede decirse que la ecología se sirve de dos leyes, la de Liebig y la de Shelford.

  • Ley de Liebig. Cualquier organismo precisa de una serie de condiciones mínimas para la subsistencia, y no solamente de tipo nutritivo.
  • Ley de Shelford. Tanto el exceso como la escasez de cualquier bioelemento pueden limitar la existencia de cualquier ser vivo.

Distinguimos especies eurioicas y estenoicas según el límite de tolerancia:

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);
  • Eurioicas. Son especies cuyo margen de tolerancia es bastante amplio para cualquier factor biológico en concreto.
  • Estenoicas. Son especies cuyo margen de tolerancia es bastante estrecho. Solamente puede subsistir en una serie de condiciones muy determinadas.

La ley de tolerancia se apoya en los siguientes principios:

  • Un organismo puede disponer de un margen de tolerancia amplio o estrecho, según el factor.
  • Cuanto más extenso es el margen de tolerancia, más posibilidades de subsistencia frente a condiciones hostiles que ofrece el medio.
  • Si fuesen las condiciones de tolerancia desfavorables, esto podría disminuir ese margen de tolerancia.
  • El límite d tolerancia para un ser vivo se puede alterar mediante mecanismos de adaptación a la nueva situación ambiental.
  • En gran parte de los seres vivos, la fase reproductora refleja niveles críticos de tolerancia. En esa fase la especie se encuentra más indefensa y vulnerable.

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos