Escrito por

Foto del Rey cazando elefantes en Botswana en enero de 2010

La empresa Rann Safaris, que organiza cacerías de elefantes en Botsuana, ha colgado una foto del Rey en su galería de clientes y ofrece un safari cinegético de 14 días por 59.000 dólares. La foto que podéis ver a continuación está colgada en el perfil de facebook de la empresa con fecha 22 de enero de 2010, lo que parece indicar que es real y no se trata de ningún fotomontaje.

Aunque la web rannsafaris.com está caída desde que se hizo pública, en el caché de google podemos encontrar los siguientes datos:

Steven E. Chancellor

30 Years of Friends and Sportsmen

His Majesty, Juan Carlos, King of Spain

Steven E. Chancellor – The American Patriot

Peter Bollinger – Bollinger Investments

John Jackson – Conservation Force

En África hay cupos para cazar elefantes, previo pago de “entre 7.000 y 20.000 euros” por ejemplar, como explica Andrés Gutiérrez Lara, presidente de la Federación Española de Caza: “El problema es la caza furtiva, pero la gestión cinegética es una fuente de ingresos en los parques nacionales de África y se caza de todo con permiso”, y añade que “a personas importantes a menudo les invitan porque atraen el turismo”. Al coste de hasta 20.000 euros por trofeo hay que sumarle los gastos del viaje y de estancia.

Bajo control del Gobierno, existe toda una industria del turismo dirigida exclusivamente a los aficionados a la caza, a quienes se ofrece la oportunidad de cazar elefantes, leopardos, jirafas y todo tipo de animales salvajes durante una estancia en campamentos de lujo situados en parques nacionales.

Una estancia de unos 12 días en uno de estos campamentos con licencia para abatir un elefante, el ejemplar más caro, sale por unos 37.000 euros, mientras que ir a la caza de un leopardo o un león sale por unos 36.000 euros y la del búfalo baja a 23.000 euros, según los precios consultados por Europa Press en varias de estas compañías. Es el Gobierno de este país el que concede un número limitado de licencias al año por especie para que la caza de animales salvajes se lleve a cabo de forma controlada. Cuando el Ejecutivo detecta que el número de ejemplares de una determinada especie ha bajado demasiado prohíbe la caza. Es lo que ocurrió con el león en 2007.

El Rey Juan Carlos ha estado esta semana en Botsuana practicando la caza y alojándose en uno de estos campamentos de lujo, donde una noche se cayó de forma accidental y se rompió la cadera, lo que motivó su regreso a Madrid, donde esta pasada madrugada ha sido operado para reconstruirle esta articulación con una prótesis.

Aunque la caída fue la causa de su fractura en la cadera derecha, Don Juan Carlos sufre artrosis, como ha confirmado por primera vez el Palacio de la Zarzuela, por lo que su cadera, igual que su rodilla derecha de la que se operó en junio, ya se había sometido a un desgaste previo.

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos