Escrito por Tendenzias

Qué es la excreción y qué objetivos tiene en los animales

Todo ser vivo tiene en común una serie de propiedades generales que lo diferencia de los cuerpos inertes o inanimados y que lo dota de una individualidad específica. Dichas características son: Se componen de materia, se constituyen por la forma unidad anatómica más sencilla o lo que viene siendo la célula y realizan las tres funciones vitales que mantienen vivo a un organismo las cuales se resumen en: nutrición, relación y reproducción.

Profundizaremos e indagaremos en la primera de ellas puesto que va ligado estrechamente al tema a tratar.

¿En qué consiste la nutrición?

Quizá podríamos considerar esta función como una de las más importante si no la más, pues consiste en emplear las sustancias procedentes del medio externo (o mejor dicho los nutrientes) y, a partir de estas, renovar y conservar las estructuras de nuestro cuerpo consiguiendo así la energía necesaria para desarrollar cierta actividad de nuestro organismo y así mantener al cuerpo constante y funcional es decir, en equilibrio hemostático.

Procesos

Durante la nutrición se distinguen 4 procesos, cada uno en una zona concreta en la cual actúan diferentes órganos especializados en la finalidad del proceso.

  • Digestión: Se lleva a cabo en el aparato digestivo. Por este proceso se adquieren los nutrientes a aprovechar. Comenzamos por la salivación y masticación del alimento que posteriormente pasa al esófago. Una vez llega al estómago se remezcla con los jugos gástricos que descomponen las proteínas. El alimento (aún sólido) se convierte aquí en el quimo (líquido y espeso). Este se transporta al intestino delgado formando el quilo. Una vez terminada la digestión los nutrientes obtenidos atraviesan las vellosidades intestinales y pasan a la sangre.
  • Respiración: Su papel es obtener el oxígeno del aire. Se realiza en el aparato respiratorio y el oxígeno obtenido lo consumen las células con la intención de liberar glucosa, de la que no es posible carecer.
  • Circulación: En el aparato circulatorio. Una vez que el intestino delgado se ha abastecido de los nutrientes, pasan a la sangre y por consiguiente a todo el cuerpo.

La excreción

En cuarto lugar y como última fase del proceso digestivo tenemos el proceso por el cual el organismo expulsa o elimina los constituyentes orgánicos que el cuerpo no necesita, más conocidas como sustancias de desecho, este proceso se denomina excreción.

Cabe mencionar que los términos alimentación y nutrición pueden generar confusión por parecer para muchos el mismo proceso, del mismo modo egestión y excreción no son lo mismo, pues mientras la egestión significa excremento o residuos del alimento los cuales se despiden del cuerpo por medio del ano tras la digestión, excreción es el acto de excretar, es decir, de expulsar los residuos metabólicos de todo el organismo, pudiendo dicho proceso realizarse en más de una zona del cuerpo.

El proceso de excreción

Es en la unidad funcional del riñón, la nefrona, donde se realiza la limpieza sanguínea necesaria para extraer y separar las sustancias de desecho de la sangre libre de residuo.

Esto es posible gracias a tres fases (filtración, reabsorción y secreción)

  • En la filtración la sangre pasa por el corpúsculo renal que actúa a modo de filtro, una vez filtrada llega a la cápsula de Bowman donde empieza a transcurrir por los túbulos, mientras que la sangre del corpúsculo por la arteriola eferente. Formándose por consecuente el ultrafiltrado de plasma sanguíneo hacia la cápsula de Bowman, donde se filtran iones, agua, sales…etc
  • La reabsorción resulta un factor clave a la hora de expulsar residuos del cuerpo pues hace posible el conservar o recuperar de alguna forma muchas de las sustancias que son necesarias para el cuerpo como el agua, la glucosa, las vitaminas, etc., que regresan al torrente sanguíneo.

Lo bueno de esta fase es su adaptación a la homeostasis o equilibrio biológico, esto quiere decir que el organismo se adapta a las sustancias que el cuerpo precisa en el mismo instante, regulando su reabsorción.

  • Por la secreción se eliminan las cantidades excesivas de ciertas sustancias disueltas en sangre (como ciertos iones), manteniendo a la par la sangre en un pH a niveles normales y saludables.

Zonas de excreción

La excreción no involucra exclusivamente la zona anal y uretral del mismo modo en que no solo las heces fecales y la orina son las únicas sustancias de desecho en animales vertebrados.

Existen otras zonas donde diversos órganos expulsan residuos orgánicos como los pulmones, los cuales expulsan CO2 por medio del sistema respiratorio en el proceso, claro está, de respiración pulmonar; el hígado al transformar nutrientes expulsa hacia el intestino sustancias tóxicas bílicas; las glándulas sudoríparas filtran agua durante la regulación corporal de la temperatura y a su vez expulsa al exterior sustancias tóxicas, incluyendo ciertas bacterias entre las cuales se encuentran varias las cuales son las culpables del mal olor que muchas ocasiones el sudor conlleva.

Objetivos y beneficios de la excreción

Excretar tiene para los animales una serie de objetivos y beneficios que habría que destacar:

  • Inhiben la “autotoxicidad” o la intoxicación del organismo a causa de los productos tóxicos producidos en procesos como la digestión y esto se aplica ya no solo en animales sino en todo ser vivo.

A parte de la regulación de temperatura corporal entre sudar encontramos los siguientes beneficios:

  • Expulsar toxinas, reforzando así una función inmunológica apropiada y ayudando a prevenir ciertas enfermedades ligadas a la intoxicación celular
  • Erradicar a los patógenos que mueren a ciertas temperaturas (algunos virus y bacterias)
  • Limpieza de poros, promoviendo la prevención de la aparición de acné.

Volvemos a resaltar una vez la importancia de la excreción a la hora de evitar una segura intoxicación celular pero esta vez desde el punto de vista pulmonar, gracias pues a la respiración celular que a su vez es crucial para la obtención energética del organismo.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Por raro que pueda sonar, muchos productos provenientes de la excreción animal son útiles en la industria alimenticia o cosmética como la miel de abeja, las sales minerales, el agua, los propóleos, leche de vaca o cabra, diversos compuestos nitrogenados…etc.

También te puede interesar:

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos