Escrito por Tendenzias

El turismo por la Antártida cada vez más contaminante

Cada día hay más personas que quieren ir a conocer el único continente que queda sin explotar y lotear por el ser humano: el continente blanco, la Antártida. Pero el problema del turismo hacia el polo sur es que ya van varios accidentes marítimos que contaminan zonas puras, y la fauna de la zona no soporta tantas visitas.

image

Ya desde los años 90 se está viendo un auge en los cruceros a la Antártida. De 35 viajes turísticos en 1992-93 se pasó a 258 viajes en el verano de 2008, 44.605 personas.

258 viajes son 258 barcos que pasan por aguas antes intransitadas, con sus ruidos, con sus desechos de combustible, y demás contaminantes. Y en tan sólo dos años hubo cinco incidentes.

Sin contar con que los cruceros que van son cada vez más grandes. Antes eran de 50 a 350 pasajeros, como mucho, pero desde 2008 se aceptó a los cruceros de gran porte, con cantidades de entre 500 y 3100 pasajeros. Si bien estos últimos sólo pueden navegar por la península Antártica, sin desembarcar. Pero contaminan igual, solo con los desechos cloacales de la terrible cantidad de gente que transportan.

"El turismo es la única actividad comercial reconocida y validada por los 28 países que integran el Tratado Antártico, y el punto más conflictivo de las reuniones consultivas", dijo el doctor Mariano Mémolli, a cargo de la Dirección Nacional del Antártico de Argentina.

En Argentina, en la ciudad de Ushuaia, se verifica cada embarcación que partirá hacia la Antártida para que no tenga contaminantes, y por si cuenta con todas las medidas de seguridad. También Nueva Zelanda, Australia, Chile y Brasil llevan a cabo esos controles de barcos que salen hacia la Antártida.

"El problema son los que no están asociados o salieron de la IAATO para poder hacer cualquier cosa agregó. No se sabe cuántas embarcaciones navegan por la Antártida, sobre todo barcos que hacen turismo de aventura", dice Mémolli.

“Su potencial para causar impactos es considerable confirma Rodolfo Sánchez, jefe del Programa de Gestión Ambiental de la DNA. Han pintado grafitti en sitios históricos, introducido especies exóticas (perros), ingresado sin autorización a áreas protegidas", confirma Rodolfo Sánchez, jefe del Programa de Gestión Ambiental de la DNA.

Fuente: Clarín

ElBlogVerde.com

Newsletter