Escrito por

Ingredientes de la comida rápida: cuáles son los más peligrosos

A diario, navegando por Internet, viendo la televisión o escuchando la radio, somos constantemente bombardeados con anuncios relacionados con la comida rápida, que siempre se presenta a través de imágenes de comida atractiva, jugosa y de gran tamaño, pero ¿sabemos realmente cuáles son los ingredientes de esta comida?. Os hablamos a continuación de los Ingredientes de la comida rápida: cuáles son los más peligrosos.

El ingrediente principal de la comida rapida es grano de maiz

El consumo de la comida rápida, que son productos alimenticios ricos en calorías vacías (altas calorías), sin ingredientes activos, llenos de colorantes y químicos, crece visiblemente, de año en año. Nuestro ritmo de vida provoca en muchas ocasiones que acabemos consumiendo un menú que es fácil de digerir, está bueno y encima es barato, pero si analizamos sus ingredientes y ponemos el foco en los más peligrosos, podemos entonces entender el porqué del peligro de esta comida. Veamos qué ingredientes de la comida son realmente peligrosos.

Grano de maíz y jarabe de maíz

Los restaurantes de comida rápida tienen muchas formas diferentes de endulzar bebidas, productos horneados y condimentos. La sacarosa, o azúcar , reinó como el edulcorante tradicional durante años hasta que los científicos especializados en alimentos comenzaron a sintetizar los sustitutos del azúcar y se llegó a  fabricar jarabe de maíz con alto contenido de fructosa ( HFCS ). Desde entonces, este ingrediente ha ido evolucionado hasta convertirse en el edulcorante de elección y se ha abierto camino en una gran variedad de alimentos y bebidas.

El proceso para producir el jarabe de maíz consiste en convertir un azúcar simple, la glucosa, en la maicena, a otro azúcar simple conocido como fructosa. El producto, una combinación de los dos azúcares simples, es tan dulce como la sacarosa, pero mucho más barato de procesar. También actúa como conservante, prolongando la vida útil de los alimentos. No es de extrañar que sea uno de los ingredientes más omnipresentes de la comida rápida.

Desafortunadamente, algunas investigaciones han demostrado un vínculo entre el grano y jarabe de maíz y la obesidad. Como mínimo, muchas bebidas y alimentos procesados ​​elaborados con este edulcorante derivado del maíz tienen un alto contenido de calorías y un bajo valor nutricional.

Colorantes

Cuando se trata de la psicología de comer, la comida debe verse bien si sabe bien. Es por eso que las comidas rápidas contienen aditivos de color: para evitar la pérdida del color inherente de un alimento, para mejorar el color o para agregar color cuando no existe de forma natural. De hecho todos los elementos de cualquier menú de comida rápida tienen al menos un color artificial enterrado en algún lugar de su lista de ingredientes.

Sal

Las cadenas de comida rápida utilizan la sal principalmente para hacer que sus comidas sean más sabrosas. Se combina con pimienta para condimentar hamburguesas, y es un ingrediente importante en el pan, el jamón, el tocino, las salchichas y el queso. Una sola rebanada de queso fundido, de hecho, contiene 250 miligramos de sodio. Eso hace una hamburguesa doble con queso, un artículo de comida rápida popular, especialmente salado. La versión de McDonald’s de esta hamburguesa contiene 1,150 miligramos (1.15 gramos) de sodio [fuente: Datos de nutrición de McDonald’s USA].

La mayoría de los expertos en salud advierten contra el consumo excesivo de sal, señalando estudios que muestran una relación entre el sodio y la presión arterial alta . El gobierno recomienda un máximo de 6 gramos de sal por día para adultos, 5 gramos por día para niños entre 7 y 10 años, y 3 gramos para niños entre 4 y 6 años. Compara esa recomendación con un menú familiar de KFC, que ofrece ¡La friolera de 5.2 gramos de sal por persona!

Glutamato monosódico

El glutamato monosódico, o MSG, amplifica otros sabores, especialmente en alimentos con sabor a pollo o carne de res, a través de procesos que los científicos no comprenden completamente.

MSG es la sal de sodio del aminoácido ácido glutámico y es solo una forma de glutamato, una sustancia química que existe naturalmente en muchos seres vivos. De hecho, los asiáticos históricamente utilizaron un caldo hecho de algas como su fuente de MSG. Hoy en día, la industria alimentaria obtiene el polvo blanco a través de un proceso de fermentación que involucra carbohidratos como el almidón, la remolacha azucarera, la caña de azúcar o la melaza.

La peligrosidad del MSG ha estado en cuestión durante muchos años. En 1959, la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. Clasificó al MSG como una sustancia «generalmente reconocida como segura». Luego, en la década de 1980, los investigadores empezaron a preguntarse si los químicos de la familia del glutamato podrían dañar el tejido cerebral basándose en estudios que revelaron el papel del glutamato en el funcionamiento normal del sistema nervioso. Una extensa investigación patrocinada por la FDA ha determinado desde entonces que el MSG es seguro cuando se consume en niveles que se usan normalmente en la cocina y en la fabricación de alimentos, aunque dos grupos de personas (las que consumen grandes dosis de MSG con el estómago vacío y las que tienen asma grave) puede experimentar un conjunto de reacciones adversas a corto plazo conocidas como MSG Symptom Complex.

Estos son solo algunos de los ingredientes más peligrosos que podemos encontrarnos en la comida rápida aunque no son los únicos, ya que también los menús «fast food» incluyen aceite de soja, o la niacina que es un nutriente que puede provocar infecciones, hemorragias, y problemas cutáneos si se ingiere en dosis elevadas.

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?