Escrito por Tendenzias

Mecanismos de diseminación de las semillas y los tipos de germinación

Las semillas son los medios por los cuales las plantas tienen la capacidad de dispersión. Gracias a ellas pueden crearse otra forma de vida al margen de la planta madre. La diseminación es el esparcimiento o dispersión de las semillas para posteriormente germinar en otras áreas. Por otro lado la germinación es el proceso por el cuál la vida latente que hay dentro de toda semilla (el embrión) madura, toma vida activa y se desarrolla. En este texto analizaremos los procesos de diseminación y germinación de las semillas.

La diseminación de las semillas

Las estrategias de diseminación que llevan a cabo los diferentes tipos de plantas tienen como fin la conservación de la especie. De este modo el mecanismo de diseminación está íntimamente relacionado con la estructura y morfología de las distintas semillas.

Determinadas especies vegetales pueden diseminarse activamente, por estallido de sus frutos, o por contra de forma pasiva. Las semillas, en este último caso, necesitan un agente externo o también llamado vector para su diseminación, por tanto estamos hablando de una diseminación pasiva. Tal diseminación puede adoptar cuatro formas distintas dependiendo del agente que tome partida en el proceso:

Nota: Una diáspora es el complejo orgánico autónomo, formado por la planta para asegurar su conservación y propagación. Son diásporas las semillas, frutos, infrutescencias, o incluso algunas veces, la planta completa.

Anemocoria

El vector de diseminación es el viento. La dispersión de diásporas por el viento suele ser rápida y a menudo de gran alcance. En ello influye el pequeño tamaño y peso de las semillas, favoreciendo así su dispersión. En este caso las diásporas sufren en muchos casos modificaciones para una mejor adaptación a la anemocoria.

Hidrocoria

Se llama así al fenómeno de dispersión de diásporas sobre la superficie del agúa o por los movimientos de ésta. Cuando la lluvia es el agente dispersor, las diásporas no suelen presentar ninguna modificación especial, la dispersión en este caso se debe al impacto que ejercen las gotas de la lluvia y al consiguiente arrastre.

Anemohidrocoria

Es el sistema de dispersión que utiliza como medios el aire y el agua. Es un avance a la deriva de las corrientes acuáticas bajo el impulso del viento, tal como sucede en algunas gramíneas, ciperáceas, ect.

Zoocoria

Es la dispersión de diásporas por la acción de los animales. A su vez se subdivide en distintas formas por las cuales los animales pueden ejercer de agentes. Por ejemplo, la endozoocoria (ingestión de frutos y semillas), epizoocoria (cuando las diásporas se fijan al cuerpo del animal que actúa de agente de dispersión) y la diszoocoria (transporte directo de las diásporas por los animales para su almacenamiento). Para la endocoria y la zoocoria es necesario que las diásporas presenten productos atractivos para el animal (en muchos casos sustancias nutritivas).

Autocoria

Dispersión de diásporas por medios que le son propios a la planta, a veces ayudadas por variaciones en algún factor externo.

Antropocoria

Representa la diseminación realizada por el hombre de forma voluntaria. Nos referimos a cultivos vegetales, etc. A veces la intervención humana es de forma involuntaria.

Germinación de la semilla

Una vez terminado el proceso de dispersión, se hace necesario que el embrión contenido por la semilla adopte una vida activa y se desarrolle. Para ello son necesarios unas condiciones del medio favorables (humedad, oxígeno, temperatura, luz). La incidencia de las condiciones de luz y la temperatura en las plantas se desarrolla en el siguiente enlace.

El procedimiento de germinación puede presentarse de dos formas que veremos a continuación, sin embargo el proceso comienza en ambos casos por la absorción de agua por parte de la semilla, lo cuál desencadena unos cambios metabólicos.

Las semillas tienen la facultad de mantenerse en estado de latencia hasta que se den las condiciones favorables para su germinación.

Tras la primera fase de hidratación de la semilla mediante la absorción de agua, en la mayoría de las especies, la primera estructura que emerge es la radícula. Los órganos de la plántula no se ven afectados de igual modo por el crecimiento (radícula, hipocólito, cotiledones, gémula o plúmula).

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

La semilla, en una segunda fase, acumula reservas alimenticias fabricadas en las partes verdes de la planta. En este punto también entra en el tablero de juego el endosperma, para aquellas semillas que hayan desarrollado este tejido mediante la doble fecundación (angiospermas). En las llamadas semillas no endospérmicas, el material alimenticio es absorbido por el embrión y almacenado en contenedores especiales (cotiledones).

La radícula, próxima al micrópilo, sale por éste y se alarga gracias a la proliferación celular de su meristemo terminal por un lado, y a la enlongación de las células producidas por aquél, por otro. Cuando logra cierta longitud se diferencian parénquima cortical, tejidos conductores y pelos absorbentes que constituyen un eje pilífero.

Germinación epigea

El crecimiento del hipocótilo varía según las especies. En algunos casos, como Fagus, Ricinus, Vicia, Phaseolus, Vulgaris, etc., el hipocólito se alarga arrastrando a los cotiledones; el antiguo hipocólito se ha trnasformado en un eje hipocotilar que arrastra por encima del suelo a los cotiledones que se desprenden del resto del episperma o del pericarpo, actuando como primeras hojas. Este caso es muy extendido en dicotoledóneas, es la denominada germinación epigea.

Germinación hipogea

En otras plantas el hipocólito se alarga muy poco o nada (como en general sucede en las monocotiledóneas) y el cotiledón o cotiledones permanecen encerrados en el fruto o semilla actuando como haustorios (órganos chupadores) para absorber las materias nutritivas de los tejidos de reserva; sólo el epocótilo sobresale de la tierra. Este proceso se denomina germinación hipogea y se produce en Quercus, Pisum, Aesculus hipocastanum y en la mayoría de las monocotiledóneas. Desde el punto de vista evolutivo, la germinación epigea se considera más primitiva que la hipogea.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos