Escrito por Tendenzias

Dinámica del ecosistema: autorregulación de la población y comunidad

Los ecosistemas se constituyen de grupos interdependientes que actúan como una unidad. El organismo principal de un ecosistema es la vida vegetal. Le siguen los herbívoros, los descomponedores y el factor abiótico.

Dinámica del ecosistema

Un ecosistema se compone de agua, energía solar, oxígeno, nitrógeno, dióxido de carbono y otros factores. La energía que se genera en el ecosistema proviene de la respiración, del agua, oxígeno, dióxido de carbono y los nutrientes. La energía principal es la energía solar.

Energía y nutrientes

Un ecosistema funciona gracias a la energía solar. La vida vegetal, como organismo principal que es, capta esta energía solar y la transforma en energía química (hidratos de carbono). Esta transformación la lleva a cabo a través del proceso de la fotosíntesis. Esta energía se transfiere por todo el ecosistema a través de la cadena trófica.

El traspaso de energía se va llevando a cabo pasando de un nivel trófico a otro. Por ejemplo, las plantas generan energía, y estas son comidas por los herbívoros. Éstos a su vez también generan energía a través de la respiración y las heces. Estas heces serán descompuestas por organismos llamados descomponedores, que a su vez también generarán energía. Los herbívoros serán devorados por carnívoros que también generarán energía, hasta llegar a los superdepredadores y lo mismo.

Cadena alimenticia

Solo una porción de energía fijada en la vida vegetal sigue este trayecto llamado cadena alimenticia. Las plantas son los productores. Hay una serie de materias muertas como troncos, hojas, raíces o animales muertos, que son aprovechados. Estos elementos pasan a ser el sustento de bacterias, hongos y cualquier animal que se alimente de materia muerta, incluido el buitre. Estos organismos se transforman en fuente de energía de organismos de niveles tróficos superiores. De esta forma los ecosistemas aprovechan al límite la energía fijada desde el inicio en las plantas.

Puesto que muchos animales y plantas no terminan por ser consumidos, los nutrientes que se pueden encontrar en sus tejidos se liberan a partir de la degradación fúngica y bacteriana. Este proceso hace que se reduzcan los elementos orgánicos complejos y pasen a compuestos inorgánicos más simples, los cuales quedan dispuestas para las plantas.

El tráfico de energía nutre el ciclo biogeoquímico. El ciclo de los nutrientes empieza con la liberación a consecuencia del desgaste o descomposición de los elementos orgánicos. La degradación alcanza un nivel que puede ser utilizado por las plantas. A su vez, éstas añaden los nutrientes de los que disponen en el suelo junto con el agua y terminan almacenándolo en sus tejidos. De esta manera, los nutrientes se mudan de un nivel trófico a otro en la cadena alimenticia.

El oxígeno y el carbono en un ecosistema

Cualquier ser vivo se constituyen de compuestos de carbono. Hay algas y plantas que pueden sintetizar esos compuestos a través de la energía solar. Hablamos de la fotosíntesis, en el que se utiliza el dióxido de carbono de la atmósfera y el agua como componentes esenciales. Los seres vivos que no disponen de esta capacidad consiguen el carbono indirectamente a partir de las plantas.

Los seres vivos que inhalan oxígeno exhalan dióxido de carbono. Cuando sus cuerpos se descomponen, éstos devuelven el carbono a la atmósfera.

Biosfera

Aquí es donde se lleva a cabo todos los procesos sobre los que hemos estado hablando. Este lugar se extiende hasta los 10 Km de altitud e incluso las profundidades oceánicas. Básicamente, se puede decir que la biosfera es esa capa donde se encuentra vida.

Población

La población es la manera en que los seres vivos están dispuestos dentro de un área habitada por la población. Existen tres tipos de distribución:

  • Azar. La dispersión entre seres vivos es discontinua y la presencia de un ser vivo no interfiere de forma directa la estancia de otros.
  • Agrupado. Los seres vivos están congregados en un lugar determinado, y eso posibilita la probabilidad de encontrarse el uno al otro.
  • Regular. Aquí los seres vivos están separados de forma uniforme dentro de un área. Así que la posibilidad de encontrarse es menos probable que en el agrupado.

Comunidad

Generalmente cualquier organismo requiere de otro semejante. La comunidad o también llamada biocenosis están constituidos de estos grupos de semejantes. En la biocenosis encontramos una dinámica y una estructura que son:

  • Estructura de comunidad biológica. Ésta se determina por clase, cantidad y reparto de los seres vivos que constituyen las poblaciones. En la organización de una comunidad biológica se diferencian tres tipos distintos, la composición, la estratificación y los límites.

Composición de las comunidades

En esta composición hay que tener en cuenta una serie de características:

  • La abundancia. Es la cantidad de seres vivos que tiene una comunidad según la cantidad de superficie.
  • La diversidad. Describe la diversidad de especies que conforman una comunidad.
  • Dominancia. La especie que destaca en una comunidad, independientemente de si es por cantidad, tamaño o por sistema de defensa, etcétera.
  • Hábitat. Es la zona que habita una especie dentro de un área de la comunidad.
  • Nicho ecológico. Es la labor que ejerce una especie dentro de la comunidad. Es el ambiente y el modo de vida de todos los sujetos de una misma especie en concreto en la población.

Estratificación de la biocenosis

Las comunidades pueden estar sobre un manto (estratos) horizontal o vertical. En cualquier caso, hay una serie de comunidades monoestratificadas en las que la estratificación vertical es reducida con lo que solo puede distinguirse un estrato. Para que lo entendáis, las zonas rocosas o áridas, por ejemplo. Aquí pueden predominar los líquenes y constituyen una capa con un grado equivalente o proporcional.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Límites de la biocenosis

A veces es complicado establecer claramente ciertos límites en una comunidad. Puede resultar sencillo llevarlo a cabo en aquellas comunidades que habitan biotopos específicos y delimitados. Un ejemplo podría ser el de una isla o charca. Cuando se trata de concretar biocenosis instaladas en biotopos como los océanos, puede resultar complicado delimitarla ya que interfieren las unas junto a las otras. En estos casos hay lugares de transición intermedia y son conocidos por ecotono. Como ejemplo tenemos las praderas, los bosques o la orilla de los ríos.

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos