Contaminación

Del mismo modo que, desde hace tiempo, estamos puesto un énfasis especial en todo lo relacionado con el calentamiento global,  también lo hemos hecho con un tema de vital importancia para la preservación de nuestro medio ambiente como es el de la contaminación. Por tal motivo, te vamos a contar qué es la contaminación, tipos, causas y soluciones

Consideramos que la contaminación no es un tema menor y, por ende, creemos que las poblaciones de todos los países, y no sólo de España, deberían estar bien informados sobre un tema tan importante para la humanidad como lo es éste porque la contaminación nos involucra y nos perjudica a todos y en todos los países del mundo. Si no existiera la contaminación, una vida más saludable sería posible.

¿Qué es la contaminación?

Una pregunta que todo el mundo cree saber responder, hasta que le toca hacerlo: ¿qué es la contaminación? Según la Real Academia de la Lengua, es la modificación indeseable del aire, agua o alimentos, por sustancias tóxicas o potencialmente adversas para la salud, o que son ofensivas, aunque no necesariamente dañinas.

Básicamente, la contaminación es la introducción de un elemento nocivo en un entorno natural. Un elemento que genera perjuicio, desorden o malestar a un ecosistema, ser vivo o medio físico.

Un elemento contaminante que puede ser desde una sustancia, a luz, calor o basura. Incluso puede tratarse de otro elemento natural, cuando sobrepase sus niveles normales y habituales. Lo cierto es que la contaminación siempre es una alteración negativa del entorno. Por lo general, sobre todo en los últimos tiempos, la contaminación es generada por el ser humano.

Ha sido la actividad humana la que ha provocado un consumo excesivo de combustibles fósiles, provocando el efecto invernadero. Un abuso que deriva en vertidos de combustible a la naturaleza o la acumulación de plástico no biodegradable por todo el planeta. Todos estos elementos se acumulan en tierra y mar, afectando el normal desarrollo de La Tierra.

Los tipos de contaminación

Los tipos de contaminación son cada vez más y en mayor proporción. No obstante, casi todos los tipos de contaminación tiene un origen común: el ser humano. Antes de abordar estos tipos de contaminación, vale la pena conocer los tipos de contaminantes que hay:

No degradables

Son los elementos que no se degradan con el paso del tiempo. Por tal motivo, son los que tienen un grado superior de contaminación, pues es constante y muy prolongada en el tiempo.

De lenta degradación

Su degradación es lenta pero finita. Son elementos de alto grado de contaminación que, con el paso del tiempo, va decayendo.

Biodegradables

Los elementos biodegradables son los que se descomponen de manera natural. Lo hacen gracias a los agentes biológicos, ya sean vegetales, animales o ambos.

Una vez conocemos los tipos de contaminantes, es hora de conocer los tipos de contaminación:

Contaminación atmosférica

La contaminación atmosférica es la que reviste mayor peligro para seres humanos y planeta. Está vinculada a procesos naturales como las erupciones volcánicas o los terremotos. También al uso excesivo de recursos naturales no renovables, como la extracción de petróleo

Contaminación térmica

La contaminación térmica es una de las más peligrosas y latentes de los últimos tiempos. Se trata del fenómeno por el que la temperatura de una zona natural se ve incrementada. La producción industrial está descontrolada a nivel mundial y el efecto invernadero es una realidad. Las temperaturas suben y el peligro de que el planeta colapse, una realidad.

Contaminación acústica

Vehículos, instalaciones, transportes de todo tipo… La contaminación acústica aparece cuando la frecuencia sonora de una zona, afecta a los seres vivos de esa zona. Le pasa al propio ser humano en algunas grandes ciudades

Contaminación acuática

La contaminación acuática se da cuando agentes nocivos afectan a océanos, mares, ríos y demás. Son elementos que no pueden ser procesados ni absorbidos y se quedan en el agua, causando graves destrozos. El ser humano es el mayor culpable de la contaminación acuática: fertilizantes, basyra o combustibles fósiles, son algunos ejemplos. Ahora, la propia naturaleza también se perjudica a sí misma en ocasiones.

Contaminación del suelo

La contaminación del suelo se da cuando un agente pernicioso ataca directamente la corteza terrestre, impidiendo su natural desarrollo. Este hecho provoca un cambio en el equilibrio natural y esto tiene consecuencias. La sobreexplotación de recursos naturales está provocando el fin de muchos ecosistemas. Desde la desertificación de áreas por culpa de la minería, a la conversión de zonas secas en acuíferos. Todo de la mano del hombre.

Contaminación radioactiva

La contaminación radioactiva se produce cuando hay un accidente nuclear o minero. Estos incidentes liberan elementos tremendamente peligrosos para seres vivos, suelo, aire y recursos colindantes. Su peligrosidad tarda décadas en desaparecer y sus consecuencias, siglos en repararse.

Causas de la contaminación

Las causas de la contaminación son muchas y variadas. Ahora, si miramos hacia arriba, encontraremos a un solo responsable detrás de todas: el ser humano. Éstas son las principales causas de la contaminación:

  • Tráfico – Millones de vehículos de combustión circulan a diario por carreteras de todo el mundo. El gas tóxico que generan va directo al planeta y a sus habitantes.
  • Aumento de la población mundial – Cada vez hay más personas en todo el mundo y cada vez viven más. Obviamente, los recursos del planeta notan este incremento.
  • Combustibles fósiles – Carbón, petróleo y gas natural son recursos limitados que se acabarán en pocos años. Eso sí, antes de hacerlo, dejarán los niveles de contaminación por las nubes. Nunca mejor dicho.
  • Construcciones – Construir un edificio, así como demolerlo, genera contaminación muy dañina para el aire. Polvo y gases que se desprenden a la atmósfera durante meses. También afecta al agua de la zona de influencia
  • Productos químicos y pesticidas – Se usan, de forma habitual, para que la comida crezca más rápido. El problema es que acaban contaminando el suelo, el agua y la propia comida.
  • Ausencia de control ambiental – Las grandes corporaciones hacen lo que quieren y cuando quieren con el medio ambiente. No hay control ambiental como tal.
  • Deforestación – La tala de árboles es tan indiscriminada que se ha acabado con bosques milenarios en días. Sin árboles, no da tiempo a purificar el aire, y los seres vivos lo notamos.

Soluciones contra la contaminación

Viendo el panorama que se presenta, sólo cabe pensar en qué soluciones contra la contaminación se pueden aplicar. La realidad es que, cada cual, puede aportar su granito de arena. Estas son las soluciones contra la contaminación.

  • Usa el transporte público o compra un vehículo eléctrico
  • Recicla la basura que generes en casa
  • No utilices plásticos o artículos desechables
  • No tires basura a la calle
  • No fumes
  • Potencia el consumo de alimentos orgánicos
  • Intenta reducir el consumo de electricidad, lo que además te ahorrará un dinero
  • Si tienes chimenea, úsala antes que la calefacción
  • No dudes en reutilizar todo lo que puedas

Por otro lado, algunas grandes ciudades ya han aplicado soluciones contra la contaminación:

  • Restricción al tráfico en el centro
  • Zonas peatonales
  • Zonas verdes
  • Incentivar el uso de coches eléctricos o de baja contaminación
  • Concienciación de los ciudadanos sobre la importancia de reciclar

También te puede interesar:

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos