Escrito por Tendenzias

Componentes del ecosistema: factores abióticos y bióticos

Un ecosistema además de los bióticos, que son los seres vivos que habitan en él, necesita aquello que no está vivo. Sin embargo, esto son fenómenos necesarios para la vida de los bióticos. Hablamos de los abióticos, que son los factores geológicos, climáticos y geográficos. Os lo explicamos en este artículo.

Factores abióticos

Ya os hemos adelantado lo que significa abiótico, ahora vamos a profundizar para que sepáis exactamente qué incluye en este grupo. Cualquier ser vivo, incluidos los humanos, necesitan un lugar y una serie de características para poder llevar una vida con equilibrio. Estos elementos son el agua, el aire, la luz, las sales minerales, entre otros.

Cabe destacar que todos estos elementos mencionados son inertes, sin embargo, nos proporcionan la vida.

El agua

Este elemento además de quitar la sed e hidratar, entre otras cosas, se encarga de transportar los alimentos y transformarlos dentro de los organismos. Es imprescindible para sintetizar la materia compleja que necesitan los organismos para obtener los tejidos necesarios. También participa en el proceso de intercambio como la digestión y la respiración. Un porcentaje muy alto en los seres vivos se constituye de agua, y esto incluye también a las plantas.

El agua es imprescindible para llevar a cabo la hidrólisis, ya que sin ella las moléculas como los carbohidratos y proteínas no podrían descomponerse metabólicamente. Y este proceso se origina constantemente.

Aire

La atmósfera está constituida por una capa gaseosa (el aire) que rodea el planeta. Esta capa permite llevar a cabo a actividades agrarias, mineras, industriales, etcétera. El aire, como ya sabemos más que de sobra, es lo que nos proporciona la vida. Gracias a él podemos respirar y también cualquier otro ser vivo incluida la vegetación. Este elemento se compone principalmente de nitrógeno y oxígeno, a los que se suman en menor porcentaje el ozono, el dióxido de carbono, hidrógeno y otros gases como el argón y el kriptón, los cuales son nobles.

El ciclo del aire consiste en respirar el oxígeno y después liberar el dióxido de carbono, el cual aprovechan las plantas para llevar a cabo el proceso de la fotosíntesis. A su vez, éstas devuelven el oxígeno con este proceso. El aire también participa en la filtración de radiación del sol a través del ozono porque éste refleja los rayos ultravioletas.

Luz solar

La energía solar es la que todo ser vivo necesita para sintetizar su energía, especialmente las plantas. Éstas la recogen a través de las hojas, las cuales están provistas de clorofila que posibilitan fijar la energía solar. Ésta la convierten en compuestos orgánicos que a su vez podrán disfrutar otros seres (los herbívoros, por ejemplo, entre otros) y seguir con la cadena alimenticia.

Atmósfera

La atmósfera se compone de gases con una función específica.

  • Dióxido de carbono. El porcentaje de este gas en la atmósfera es muy bajo. aunque lo suficiente para que la vida vegetal pueda llevar a cabo el proceso de la fotosíntesis y con ello crear su propio alimento. El resto de los seres vivos devuelven este gas al medio mediante la respiración. Otra de sus características es la de mantener el calor en la atmósfera.
  • Oxígeno. Este es un factor vital e imprescindible para que haya vida en el planeta. Facilita la combustión de ciertos elementos para producir energía. Además, es el encargado de purificar el aire y el agua, entre otros.
  • Nitrógeno. Cuando este gas se combina con otros elementos, se desarrollan una serie de fertilizantes ideales para el desarrollo de las plantas. Sin embargo, su papel principal es el de diluir el oxígeno para hacerlo respirable.
  • Vapor de agua. Este elemento es importante para que las nubes puedan desarrollarse. Con ellas se crean las precipitaciones, las cuales suministran de agua a las plantas y a cualquier ser vivo. Las nubes también retienen el calor que se acumula en la atmósfera. La acumulación de nubes o vapor puede variar según la distancia que haya desde la atmósfera hasta el mar, la presión, altitud o temperatura.
  • Ozono. La función de esta capa es actuar como filtro y absorber la radiación que viene del sol. Hablamos de los rayos ultravioleta, puesto que la filtración de estos rayos hacia la tierra puede ser muy dañina para cualquier ser vivo. Puede provocar cáncer de piel, daños oculares o incluso destruir la vegetación.
  • Sales minerales. Éstas se necesitan para reconstruir la estructura de los tejidos en los seres vivos. También intervienen en los procesos de sistemas enzimáticos, sistemas musculares, sistema nervioso, entre otros.

Luego está el calcio, el sodio, magnesio, hierro, cobre, etcétera.

Factores bióticos

El factor biótico se compone de todos aquellos organismos que tienen vida y que son capaces de interactuar con otros. Hablamos del reino animal y el reino de las plantas. La relación que hay entre ambos son condicionantes para que puedan existir. Estos factores bióticos han de disponer de una serie de características y comportamientos determinados para que puedan subsistir y llegar a reproducirse en un entorno con más factores bióticos. Compartir esos entornos lleva a la competencia para obtener alimentos, espacio, etcétera.

Una población se define como conjunto de organismos de cierta especie establecida en una misma zona. Hablamos de seres vivos, independientemente de si son unicelulares o pluricelulares. Existen tres tipos de factores bióticos que son los siguientes:

  • El individuo, que es cada ser vivo de un ecosistema.
  • La población, que es el conjunto de esos individuos, los cuales comparten el mismo hábitat.
  • La comunidad, que son el conjunto de poblaciones las cuales interactúan entre ellas. Como ejemplo tenemos el bosque: en este ecosistema interactúan las plantas y los animales.

También podemos clasificar los factores bióticos de la siguiente manera por sus características particulares:

  • Los productores, éstos elaboran su alimento.
  • Consumidores, al contrario del anterior, estos no pueden elabora su alimento.
  • Los descomponedores, se nutren de la materia descompuesta.

Tanto el factor abiótico como el biótico son vitales e imprescindibles para que se desarrolle la vida en el planeta. La alteración de cualquiera de estos grupos puede suponer un desequilibrio importante.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos