Escrito por

Cómo trasplantar una orquídea – Paso a paso

Las orquídeas son unas de las plantas más utilizadas para decoración de interior y más bonitas de ver. Sin embargo, sus cuidados no son especialmente fáciles por lo que debemos tener cuidado y, sobre todo, trasplantar la orquídea a una nueva maceta cuando sea necesario para que siga creciendo y lo haga correctamente sin dejar de florecer. Aquí te enseñamos cómo trasplantar una orquídea paso a paso.

Como trasplantar una orquidea

Cómo saber si es buen momento para trasplantar la orquídea

Lo primero que tenemos que hacer es saber si es buen momento para trasplantar nuestra orquídea.

¿Cuándo es buen momento para hacerlo? justo cuando termina de florecer y vuelve a empezar a crecer. Este proceso debemos hacerlo como mucho cada 18 o 24 meses. Pero también podemos saberlo observado si la planta se está desbordado de la maceta y varias raíces están creciendo fuera. También es recomendable hacer este proceso cuando las raíces se pudren por exceso de agua.

Pero como te decimos, siempre hay que hacerlo cuando la planta lo necesite. Si lo hacemos cuando no debemos podemos impedir su crecimiento. Por lo tanto, si la planta se ve sana, sin problemas y sin falta de espacio, no es necesario trasplantar la orquídea y podremos hacerlo el próximo año.

Qué medio de crecimiento necesita la orquídea

También es importante saber a dónde vamos a trasplantar la orquídea para que sea el medio adecuado para su crecimiento. De hecho, muchas de las orquídeas que se utilizan en interior son epifitas, es decir, no son terrestres por lo que no crecerán en la tierra y morirán si las trasplantamos a una maceta normal.

Para la mayoría de las orquídeas bastará con preparar un conjunto de corteza de abeto, musgo, carbón vegetal y cáscaras de coco. De esta manera su desarrollo será favorable. Aunque si no lo quieres hacer de manera casera o natural o quieres asegurarte de que sea una mezcla correcta puedes utilizar la mezcla de macetas para orquídeas que venden en las tiendas de productos de jardinería.

Cuando hablamos de una orquídea terrestre estamos hablando de una planta que necesita que se retenga bien el agua, con alto contenido en perlita y materia de leña.

Qué tipo de maceta usar para trasplantar la orquídea

Para trasplantar una orquídea necesitaremos una maceta de unos 2, 5 cm más grande de la maceta en la que venía nuestra planta al comprarla. Es decir, siempre tenemos que darle un poco más de espacio pero no demasiado porque sino, la energía de la orquídea se concentrará en las raíces y no florecerá en muchos meses. Nosotros te recomendamos una maceta que sea de arcilla, vidrio, plástico o cerámica pero que sea del tamaño adecuado para nuestra orquídea.

También tenemos que asegurarnos de que la maceta tenga agujeros de drenaje ya que si no drena como debe, las raíces tendrán demasiada agua y se pudrirán.

También tienes que tener en cuenta el tipo de orquídea que tienes. Si es de las que realizan la fotosíntesis, es decir, una phalaenopsis, entonces necesitas una maceta de vidrio o que sea transparente para que pueda recibir mejor la luz del sol. Y recuerda, si vas a utilizar una maceta de gran tamaño, tendrás que poner unas virutas de terracota para ayudar a que el crecimiento quede justo en el centro de la maceta y así drene a la perfección.

Preparar la maceta y la orquídea para trasplantarla

Ahora tenemos que preparar la maceta y nuestra orquídea para hacer trasplante.

Primero vamos a rehogar durante toda la noche la mezcla que vamos a usar para la nueva maceta. Así conseguiremos que esté lo suficientemente hidratada para que nuestra orquídea se adapte lo más rápido posible y pueda retener el agua necesaria. Entonces cubrimos la mezcla con agua caliente ya que se absorbe mejor que el agua fría. Una vez esté la mezcla lista y a temperatura ambiente para cambiar nuestra orquídea a la nueva maceta.

Colamos la mezcla con un colador para escurrir todo el agua que sobra y eliminar los rastros de polvo. A continuación vamos a sacar la orquídea de su anterior maceta y, con cuidado y aflojando de forma individual cada raíz, vamos a colocar la orquídea en la nueva maceta. Lo más importante es que la nueva maceta esté bien limpia porque como sabrás, las orquídeas son muy propensas a contraer enfermedades. También aprovechamos para sacar las raíces blandas que están muertas.

Si vas a usar una maceta que has utilizado en otra ocasión, lo mejor es limpiar la maceta y esterilizarla con agua hervida para eliminar las posibles toxinas que pueden hacer mella en nuestra planta.

Cómo trasplantar la orquídea

Para que la orquídea siga creciendo bien tenemos que colocar el antiguo crecimiento en el fondo de la maceta y el nuevo en los laterales para que tenga más espacio para expandirse. La parte superior de las raíces tiene que estar al mismo nivel que en la anterior maceta para que el nuevo crecimiento sea por encima de la maceta, con la mayor parte de las raíces quede por debajo de la superficie.

Ahora colocamos la mezcla de macetas que hemos preparado y la vertimos alrededor de las raíces para después agitar un poco la maceta y golpeamos los laterales para que el crecimiento quede más compacto en la zona de las raíces. Es mejor ir volcando poco a poco la mezcla para colocarla justo como queremos y que todas las raíces queden bien cubiertas. Lo hacemos así hasta que llegue a la zona superior de la maceta.

Puedes ayudarte de algunos artilugios caseros para colocar la orquídea recta y que siga cu crecimiento de esta manera. Una vez colocada y trasplantada a la nueva maceta, lo único que tenemos que hacer es seguir cuidando de nuestra planta como estábamos haciendo hasta ahora.

También te interesa ver El calendario lunar 2019 para huerto y jardín y Cuáles son las flores de primavera

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos