Escrito por

Cómo evitar el golpe de calor si trabajas en el campo

Después de haber pasado unos días con unas temperaturas extremas, y tras conocerse que la ola de calor se habría cobrado ya la vida de 5 personas en nuestro país, no hay duda que es importantísimo tratar de evitar los riesgos que podría causar en nuestro organismo la elevación del termómetro a los niveles registrados en las últimas semanas.

Golpe de calor si trabajas en el campo

Por ejemplo, podemos deshidratarnos fácilmente, especialmente si estamos fuera de casa y no estamos consumiendo la suficiente cantidad de líquidos. De hecho, como manifiestan muchos especialistas, en realidad cuando nuestro cuerpo tiene sed significa que ya es demasiado tarde: es decir, ya el organismo se ha deshidratado.

Por otro lado, una de las consecuencias más serias de una ola de calor como la que vivimos hace unos días es el golpe de calor, el cual puede producirse incluso aún cuando no estemos inmersos en una situación meteorológica tan extrema. Basta con estar al sol unas horas y entrar en el agua fría o helada rápidamente; esto causará un cambio brusco en la temperatura de nuestro cuerpo, pudiendo producirse esta afección.

¿Qué es el golpe de calor? ¿En qué consiste?

El golpe de calor es considerado como una auténtica emergencia médica, consistiendo en la forma más grave de lesión o afección causada por el calor. También conocida como insolación, si sospechas que alguien está sufriendo un golpe de calor es importantísimo llamar rápidamente a emergencias, y brindan los primeros auxilios hasta que lleguen los servicios médicos.

El golpe de calor puede matar a una persona, o bien causar daño severo tanto al cerebro como a otros órganos internos. Y aunque afecta principalmente a personas mayores de 50 años, puede igualmente afectar a personas jóvenes.

Por ejemplo, el pasado 28 de junio de 2019 sabíamos que en Córdoba (España) había fallecido un joven de 17 años después de sufrir un golpe de calor. El adolescente sufrió esta afección después de tirarse al gua, y como consecuencia del contraste de temperatura, entró en coma, del que finalmente no salió.

A menudo, el golpe de calor se debe a la exposición prolongada a las altas temperaturas, generalmente en combinación con la deshidratación, lo que conduce a un fallo en el sistema natural encargado de controlar la temperatura de nuestro cuerpo.

Se diagnostica golpe de calor cuando existe una temperatura corporal central superior de 40 grados, así como complicaciones que afectan al sistema nervioso central, lo que ocurre después de haber mantenido cierta exposición a altas temperaturas. Surgen algunos síntomas relacionados como náuseas, convulsiones, confusión, desorientación, y en ocasiones, la pérdida de la conciencia y/o coma.

Golpe de calor o insolación

¿Cuáles son los síntomas del golpe de calor y qué hacer?

El síntoma distintivo del golpe de calor es tener una temperatura corporal central de más de 40 grados. Pero lo cierto es que el desmayo se convierte en una de las primeras señales. Además, también surgen otros síntomas, como:

  • Dolor de cabeza palpitante.
  • Mareos.
  • Aturdimiento.
  • Falta de sudoración a pesar del calor (es decir, el cuerpo es incapaz de sudar a pesar de las altas temperaturas).
  • Piel roja, la cual se siente caliente y seca.
  • Debilidad muscular o calambres.
  • Vómitos y náuseas.
  • Latido cardíaco rápido, que puede sentirse fuerte o débil.
  • Respiración rápida y superficial.
  • Cambios de comportamiento: confusión, desorientación y/o asombro.
  • Convulsiones.
  • Inconsciencia.

Si sospechas que una persona está sufriendo un golpe de calor es importantísimo llamar a urgencias, o llevar a la persona al hospital rápidamente. Y es que cualquier demora en buscar ayuda médica puede ser completamente fatal.

No obstante, mientras esperas a que llegue la asistencia médica es conveniente comenzar con los primeros auxilios:

  1. Trata de mover a la persona a un ambiente más fresco (por ejemplo a un ambiente con aire acondicionado), o al menos a un área fresca y a la sombra. Retira toda la ropa que no sea necesaria.
  2. Si es posible, toma la temperatura corporal de la persona afectada. Si es de al menos 40 grados trata de enfriarla, ventilando el espacio, aplicando compresas de hielo en las axilas, la ingle, el cuello y la espalda. Sumérgelo en una ducha o bañera de agua fría.
  3. Si la persona afectada es una persona joven y sana que ha sufrido el golpe de calor mientras hacía ejercicio físico (golpe de calor por esfuerzo), puedes utilizar un baño de hielo para ayudarle a enfriar el cuerpo.

Consejos útiles para evitar los golpes de calor cuando trabajas fuera de casa

Trabajar fuera de casa y realizar actividades al aire libre en momentos de temperaturas elevadas -por ejemplo, cuando hace mucho calor- aumenta el riesgo de sufrir un golpe de calor. Esto ocurre especialmente en trabajos de campo, en los que pueden no existir zonas a la sombra, y donde habitualmente la temperatura suele estar más alta que en otros lugares.

Cómo evitar el golpe de calor

¿Qué hacer para evitar los golpes de calor si trabajas en el campo? Descubre algunos consejos que te serán de gran ayuda:

  • Evita trabajar en las horas más peligrosas del día. Es importantísimo intentar no permanecer al aire libre en las horas del día en las que las temperaturas suelen estar más elevadas, algo que ocurre sobre todo entre las 11 horas de la mañana y las 4 horas de la tarde. Si por ejemplo existe una ola de calor, o una alerta declarada por riesgo de altas temperaturas, lo más adecuado es evitar trabajar durante esas horas.
  • Mantente hidratado. La deshidratación es un síntoma habitual de golpe de calor. Tanto si existen temperaturas elevadas como si no, es vital tratar siempre de mantenerse hidratado. Por ejemplo, trata de contar con una botella de agua cerca, y bebe líquidos cada cierto tiempo. Recuerda que la sed es un síntoma que indica que tu cuerpo ya está deshidratado. Intenta no llegar a eso.
  • Trabaja con ropa cómoda, fresca y ligera. Evita trabajar con uniforme, especialmente si este no es fresco. Durante una ola de calor trata de llevar siempre ropa ligera, holgada y fresca. Te ayudará, además, a trabajar de manera más cómoda.
  • Utiliza sombrero, gafas de sol y protección solar. Aunque pueda ser extraño trabajar de esta forma, usar sombrero y gafas te ayudará a protegerte aún más. Además, la debida protección solar es aún más importante, siendo útil para proteger además tu piel.

Como vemos, evitar los golpes de calor es en realidad muy sencillo: basta con no exponerte al sol a las temperaturas más extremas del día, evitando sobre todo los cambios bruscos de temperatura. Tu propia vida te lo agradecerá.

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?