Escrito por

Cómo controlar los insectos domésticos sin insecticidas y naturalmente

Incluso en las cocinas o en los baños más pulcros, ninguna casa puede estar a salvo de que se cuelen «visitantes» no deseados. Desde hormigas a horribles cucarachas, pasando por ciempiés, tijeretas, lepismas… e incluso ratones.

Insecticidas caseros

Ya se trate de hormigas en la cocina, cucarachas en el baño o ratones en el sótano, todos los hogares, independientemente de que estén perfectamente limpios, son susceptibles de verse inmersos en una infestación de insectos, roedores domésticos comunes y otras plagas.

Desafortunadamente, una vez que estas plagas encuentran en un buen sitio en casa, puede convertirse en una auténtica amenaza para nuestra salud, para nuestros alimentos e incluso, en ocasiones, para las propias instalaciones de la casa (como por ejemplo podría ser el caso de las casas de madera y las plagas de termitas).

En términos generales, las habitaciones con comida, humedad, suciedad o desorden tienen una mayor probabilidad de atraer a hormigas, cucarachas, moscas, ratas, ratones y otros insectos domésticos comunes. No obstante, si bien es cierto que mantener un hogar limpio y ordenado es esencial, a veces no es del todo suficiente. Por suerte, existen otras medidas a prueba de plagas que ayudan a contribuir, en gran medida, a evitar que se produzca una infestación.

Algunos consejos naturales útiles para controlar los insectos domésticos

Existen una serie de repelentes naturales que pueden ser de gran ayuda a la hora de controlar determinados insectos domésticos. Toma buena nota:

  • Hormigas: Humedece una esponja con un poco de agua y añade 8 gotas de aceite esencial de menta piperita. Luego, limpia los armarios de la cocina -y otras zonas donde aparezcan estos pequeños e incómodos insectos- con ella, como por ejemplo debajo de las puertas, en las esquinas del armario situado debajo del fregadero y en los alféizares.
  • Ciempiés y tijeretas: Son proclives a aparecer en zonas de la casa donde haya humedad, como garajes, sótanos e incluso en el interior de los armarios. En estos casos, puedes colocar algunas gotitas de aceite esencial de menta piperita o de eucalipto en esas zonas.
  • Ácaros: Un remedio repelente muy útil es introducir unas cuantas nueces moscadas enteras en los botes.
  • Gorgojos: Para luchar contra estos incómodos visitantes puedes introducir unas cuantas nueces moscadas en el interior de las bolsas de harina.
  • Cucarachas: Si no tienes niños pequeños en casa o mascotas, haz en un recipiente una mezcla de bórax (conocido como borato de sodio es un compuesto del boro con capacidad limpiadora) y azúcar, añádela a un spray casero, y rocíala en zonas oscuras, que es donde habitualmente se tienden a esconder estos insectos.
  • Ratas y ratones: Mezcla 2 tazas de agua con 5 cucharaditas de aceite esencial de menta piperita, y rocía con esta combinación aquellas zonas o lugares manchados con sus excrementos. Si no tienes aceite esencial de menta también puedes colocar ramitas de menta fresca en el interior de los armarios de la cocina.

Además de los remedios naturales repelentes que te hemos indicado en el apartado anterior, ¿sabías que es también posible elaborar nuestros propios insecticidas naturales fácilmente en casa?.

Son elaborados con sustancias naturales orgánicas e inorgánicas, que tienden a ser efectivas y destacan por ser menos tóxicas, en comparación con los pesticidas y fungicidas químicos que podemos encontrar habitualmente en el supermercado. Eso sí, esto no significa que no debamos tomar las debidas precauciones.

Te proponemos a continuación una receta sencilla con las que aprenderás a elaborar tu insecticida más natural.

Spray de pimienta

Spray clásico de pimienta de cayena

Suele ser utilizado no solo a la hora de alejar insectos de casa, sino también para impedir que los perros orinen en las zonas donde este spray ha sido utilizado.

Ingredientes: 5 dientes de ajo con piel, 1 cebolla, 1 cucharadita de pimienta de cayena, 2 tazas de agua y 1 cucharadita de jabón de Castilla líquido.

PreparaciónProcesa tanto el ajo como la cebolla de forma conjunta en un robot de cocina. Si no tienes robot de cocina puedes utilizar una batidora, batiendo continuamente hasta que se forme una pasta. Luego deposítala en un recipiente pequeño con la ayuda de una cuchara, añade la pimienta y conserva esta mezcla en un tarro de cristal durante algunos días. Luego, cuando la vayas a utilizar, combina una cucharadita de la mezcla con el jabón de Castilla, y colócalo en un spray lleno de agua. Es conveniente agitarlo siempre antes de usar.

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?