Escrito por Tendenzias

Comercio de emisiones de Dióxido de Carbono

El comercio del carbono o de las emisiones de dióxido de carbono es una salida administrativa que se le ha dado a las grandes potencias contaminantes, con la mentira de que también benefician las naciones pobres sin industria.

image

La idea central es que se les da una cierta cantidad de créditos de carbono a cada nación, y quienes los consumen todos, y emiten más de lo permitido, pueden comprar los créditos de quienes no tienen industrias, y sí tienen selvas y bosques.

O sea que grandes potencias como Estados Unidos y China, que contaminan casi tanto como el resto del mundo todo junto, pueden seguir haciéndolo, pero comprando los bonos de emisión a otras naciones que no contaminan.

El problema es que de esta forma no se detienen las emisiones de gases de efecto invernadero, sino que se hace la vista gorda. Los países que no tienen industrias, ni tampoco producen muchas emisiones estarán contentos de recibir un pago por su derecho a contaminar, seguramente, pero… la idea es que no sea un pago por el derecho a contaminar, la idea es reducir las emisiones, y de este modo no se lo hace.

Muchas naciones creen que reduciendo sus industrias, e importando de otros lados, reducen también las emisiones de gases invernadero, pero China es uno de los países más exportadores, y esas exportaciones están fabricadas con industrias alimentadas de energía a base de carbón, la más contaminante del mundo, y la razón por la cual China es hoy el país que más dióxido de carbono emite a la atmósfera.

Para comercio de carbono o de gases de efecto invernadero, el régimen mas importante es el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea. Es una de las políticas de la Unión Europea para paliar los efectos del calentamiento global. La idea central es que cada miembro de la Unión tiene una determinada cantidad de emisiones permitidas para un período particular. Cada miembro, entonces debe respetar esa cantidad, si logra reducir sus emisiones y están por debajo del tope que se le ha dado, entonces pueden vender sus derechos de emisiones a miembros que no puedan respetar el tope y quieran emitir más gases de efecto invernadero.

Se supone que a cada período se ajustan los topes y son cada vez más estrictos, hasta llegar a una reducción total de gases de efecto invernadero. En la teoría tendría que funcionar para que los países se vean alentados a no contaminar, pero en la práctica, quienes no tienen industrias, van a poder vender a quienes sí la tienen su derecho a contaminar, con lo cual todo sigue igual.

Más información en inglés

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos