Escrito por

Coches de aire comprimido: cómo funcionan, ventajas y desventajas

Hoy en día parece que los coches ecológicos son tendencia y aunque ha crecido la venta de coches eléctricos y sobre todo, la de coches híbridos, no son los únicos en el mercado. Veamos entonces toda la información sobre Coches de aire comprimido: cómo funcionan, ventajas y desventajas.

Coches de aire comprimido

Qué son los coches de aire comprimido

Los coches de aire comprimido son una alternativa a cualquier tipo de coche que hayas visto o conducido hasta la fecha. Aunque todavía parecen estar lejos de la eficiencia perfecta para poder sustituir a los viejos automóviles de combustión interna o hacer competencia a los coches eléctricos, lo cierto es que parece que hay quien considera que sí podrían ser una alternativa en el mercado del motor.

Muchos han argumentado sin embargo, si el camino para la construcción de automóviles con motores de aire comprimido es viable o no, y si en realidad constituye una alternativa real a los tipos de motores presentes en la actualidad. Se han formado dos corrientes de pensamiento, la primera ve a quienes consideran el aire comprimido como el motor del futuro como protagonistas, argumentando que por el momento no ha habido ningún avance importante en el desarrollo de esta tecnología debido a la oposición de las grandes industrias manufactureras de China. Vehículos y multinacionales que viven del petróleo, que no quieren renunciar a su liderazgo, potencialmente amenazados por estas tecnologías alternativas. La segunda corriente de pensamiento, por otra parte, está formada por aquellos que sostienen que los motores de aire comprimido plantean grandes dificultades en su desarrollo, lo que hace que sea inviable considerarlos como un tipo de coche rentable a corto o largo plazo.

Estos son coches los cuáles cuentan con un motor que realiza trabajo mecánico al explotar la expansión del aire comprimido en lugar de quemar gasolina o utilizar la electricidad. Aunque el aire comprimido parece ser entonces una nueva «fuente de energía» automovilística, tenemos que analizar cómo funcionan estos coches y saber además cuáles son sus ventajas y desventajas.

Coche aire comprimido

Cómo funcionan los coches de aire comprimido

Los coches de aire comprimido son coches que cuentan con motores capaces de convertir el aire comprimido en trabajo mecánico a través del movimiento lineal y rotativo. El mecanismo  de funcionamiento es tal que cuando el aire comprimido sale de sus tanques a alta presión, el desplazamiento causado finalmente puede mover un pistón o una turbina conectada a un eje del motor.

El motor es de un solo cilindro y funciona completamente sin gasolina, sino que solo gracias al aire comprimido aunque la fuente de alimentación es eléctrica : solo se tiene que recargar en dos minutos con una columna especial , la de los autos eléctricos, o cuatro horas si está conectada a una toma de corriente normal.

El aire se almacena en los cilindros, que luego lo disparan en el motor. Esto es una auténtica proeza para el mundo del automóvil, pero lo cierto es que es algo limitada porque el hecho de tener que almacenar el aire limita su autonomía.

El marco sin embargo de este tipo de coches es muy ligero, fabricado en aluminio y fibra de resina. Los modelos de coches de aire comprimido lanzados hasta la fecha (prácticamente todos ellos como prototipo), suelen tener un poco más de dos metros de largo, un metro y 60 centímetros de ancho y un metro y 74 centímetros de alto. Además pueden llegar a alcanzar los 80 kilómetros por hora de modo que aquellos que ven en estos coches el futuro de la automoción, los consideran modelos más que aptos para la ciudad.

Coches aire comprimido

Ventajas y desventajas de los coches de aire comprimido

Una vez hemos visto de qué forma funcionan los coches de aire comprimido, podemos enumerar ahora algunas de las ventajas y desventajas al respecto

Ventajas

En el lado positivo, especialmente hoy en día, es que este tipo de motor tiene cero emisiones, una verdadera cura para el medio ambiente, por lo tanto, totalmente no contaminante.

Por otro lado, el aire comprimido en un coche de aire tiene una densidad de energía muy baja. El aire a 30 MPa (4,500 psi) contiene aproximadamente 50 Wh de energía por litro (y normalmente pesa 372 g por litro). Por ejemplo, una batería de automóvil contiene entre 60 y 75 Wh / l. Una batería de iones de litio contiene de 250 a 620 Wh / l. La densidad energética de la gasolina es de 8.890 Wh / l. Un motor de gasolina típico con un 18% de eficiencia solo puede recuperar el equivalente a 1694 Wh / l.

La densidad de energía de un sistema de aire comprimido puede ser más del doble si el aire se calienta antes de la expansión. Para aumentar la densidad de energía, algunos sistemas pueden usar gases que pueden licuarse o solidificarse. El CO2 ofrece mayor compresibilidad que el aire cuando pasa de ser gaseoso a supercrítico.

Por último, aquellos que defienden los coches de aire comprimido consideran además que siendo una posible revolución futura en el mercado del motor pueden llegar a tener un precio bastante «reducido», para lo que cabría esperar. Según estimaciones de algunos prototipos, el precio medio para una coche de aire comprimido podría estar fijado en los 7.000 euros, un precio menor a cualquier coche eléctrico, que suele costar entre 18.000 y 20.000 euros.

Desventajas

En cuanto a las desventajas, tenemos que decir que la construcción de un motor de aire comprimido realmente eficiente choca con algunas dificultades. De hecho, uno de los límites detectables reside en la densidad de energía almacenable. ¿En qué consiste esto? Simple, para tener una potencia que sea al menos aceptable, estos autos deberían estar equipados con cilindros enormes.

De hecho, para comprimir el aire se necesita mucha energía para almacenar en los cilindros antes mencionados. Sin embargo, para convertir el aire comprimido en energía mecánica, se producen grandes pérdidas y el proceso es muy costoso, a diferencia de los automóviles eléctricos que transforman la energía electrónica en energía mecánica sin mucho desperdicio.

Por otro lado, tendríamos que hablar también del precio, ya que algunos verán una ventaja que el coche cueste lo mencionado, otros en cambio consideran que pagar 7.000 euros es mucho para un coche que todavía no ofrece garantías al 100%.

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?