Escrito por

Cementerio Nuclear

En numerosas ocasiones hemos hablado de la problemática de los vertederos, la correcta aplicación de la Ley de Residuos y hasta brindamos algunos consejos sobre como Reciclar y separar la basura, aunque en esta ocasión hemos decidido dar un paso más allá, y centrarnos en un tema bastante delicado y objeto de crítica permanente por parte de los grupos Activistas, sobre todo teniendo el antecedente cercano de la explosión en la Planta de Fukushima.

apagon nuclear en japon okuma

Como en todo proceso de obtención energética, es necesario utilizar materiales que brinden una reacción fisicoquímica cuya energía es luego capturada por diversas tecnologías para poder generar electricidad, y en el caso de los Reactores Nucleares, se generan una gran cantidad de desechos que lógicamente, son perjudiciales si es que no se conservan adecuadamente.

Residuos Radiactivos

Los considerados como Residuos Radiactivos son generalmente un grupo de radioisótopos, elementos cuya característica principal consiste en emitir una radiación ionizante, que lógicamente pueden causar daños a la salud humana y al medio ambiente, teniendo distintos tipos y niveles de radiación que varían en los períodos:

  • Residuos de Baja Actividad: Son los generados por los Hospitales y la Industria en general, incluyéndose también al tratamiento del Combustible Nuclear, que contienen pequeñas cantidades de radiación de corta duración (con un período de semi-desintegración de 30 años)
  • Residuos de Media Actividad: Pese a que su nombre no lo indica, estos residuos contienen las cantidades más altas de Radiactividad, requiriendo en algunos casos una Protección Especial para su almacenamiento, incluyéndose en este grupo a los Lodos, Resinas y Productos Químicos empleados en el Reactor Nuclear, tanto así como los materiales contaminados provenientes de un desmantelamiento. Si bien tienen un mismo período de semi-desintegración que los de baja actividad, requieren ser solidificados en Hormigón o Alquitrán
  • Residuos de Alta Actividad: Son aquellos provenientes directamente del funcionamiento de los Reactores Nucleares, conteniendo productos derivados de la Fisión Nuclear y los Elementos Transuránicos que son generados en el núcleo del mismo, siendo altamente radiactivos e inclusive poseyendo alta temperatura. Estos residuos son derivados del 95% de la radiactividad total producida en el proceso de Electricidad Nuclear, superando ampliamente el plazo de 30 años para su semi-desintegración.
    Entre ellos, se destaca el Plutonio 240, con un plazo de 6.600 años; y el Neptunio 237, con una vida media de 2.130.000 años

Almacén de Residuos Radiactivos

Como habrán de suponer, cada grupo de residuos nucleares requerirá un almacenamiento determinado para su desecho, por lo que suelen ubicarse en los coloquialmente conocidos como Cementerios Nucleares, que comprenden a los sitios en los que son cuidadosamente alojados estos materiales, previamente condicionados según el tipo de residuo.

  • Almacenes de Baja Actividad: Se ubican en la superficie o a muy baja profundidad, siendo elegidas principalmente las Minas Abandonadas, contando con distintas barreras y utilizando zonas geológicamente estables e impermeables, contando con todas las medidas de seguridad posibles.
  • Almacenes Temporales: Para residuos de Alta Actividad, siendo utilizados para el tratamiento o reciclaje de los mismos, o bien para lograr su correcto aislamiento, previo al almacenamiento definitivo, aunque también suelen albergar materiales por un plazo inferior a los 100 años.
  • Almacenes Geológicos: También conocido como Almacenamiento Geológico Profundo (AGP) es utilizado para almacenar residuos de Alta Actividad y por plazos por encima de los mil años, aunque todavía están en desarrollo debido a su complejidad.
  • Almacenamiento Submarino: En lugar de almacenar debajo de la tierra, en este caso se aprovecha el Fondo Marino, más precisamente en las fosas oceánicas, donde se realizan vertidos de estos materiales desde el año 1950.

ElBlogVerde.com

Newsletter