Escrito por

Plaga de babosas o caracoles – Cómo evitarlas de forma ecológica

¿Tienes miedo de que una plaga de babosas o caracoles ataque tu huerto? Te vamos a ensañar cómo evitarlas de forma ecológica. Y es que proteger tus cultivos y no hacer daño a estos pequeños pero matones intrusos, es más que posible.

De hecho, es mucho mejor aprender a prevenir las plagas de babosas o caracoles, sabiendo cómo evitarlas de forma ecológica, que aprender a eliminarlas una vez que ya se han comido todo. Ya lo decía Ramón Sánchez Ocaña: Más vale prevenir.

Plaga de babosas o caracoles – Causas

Las causas de una plaga de babosas o caracoles son muchas y variadas. No obstante, hay una que prevalece por encima de todas y que ha llevado a muchos seres vivos a seguir siendo vivos: la supervivencia. Es decir, las babosas y los caracoles tienen que comer a diario para sobrevivir. Si encuentran un ecosistema ideal para su sustento, no dudes que irán a por él, sin preguntar al dueño o pedir permiso.

Así, obviamente, una plaga de babosas o caracoles en tu jardín o huerto puede ser algo de lo más común. Sobre todo, en épocas de lluvias (primavera y otoño) en las que los cultivos están húmedos de noche, precisamente, cuando aprovecha la plaga de babosas y caracoles para atacar. Y ojo, que no te engañe su pequeño tamaño, te pueden destrozar el trabajo de años como no tomes medidas disuasorias.

Otra de las causas que puede dar lugar a una plaga de babosas o caracoles es que tengas cultivos floreciendo o con brotes tiernos. Les encanta. Como a los humanos. Además, si les ofreces sitios oscuros para esconderse durante el día, no sólo tendrás una plaga, sino que se convertirá en una urbanización de babosas o caracoles.

A este respecto, las babosas tienen peligro. Ahora, cuidado con los caracoles que tienen la capacidad de poner 100 huevos al mes. Lo que supondría, caso de no estar atento, una colonia de 1.200 caracoles nuevos… ¡por cada caracol! Si hablamos de una plaga de 1.000, te puedes poner en más de un millón de caracoles en tu zona verde.

Plaga de babosas cómo evitarlas de forma ecológica

Así las cosas, comencemos con la plaga de babosas y cómo evitarlas de forma ecológica. Obviamente, antes debemos saber cuáles son babosas y cuáles son caracoles. Aunque en este caso, el asunto es sencillo: no tienen caparazón como el caracol. De ahí que su cuerpo sea blando, pero más duro que el cuerpo en sí del caracol.

Eso sí, vaya por delante que no son venenosas y aunque estropeen algunos productos, no echaran a perder la cosecha o el cultivo. Eso sí, olvídate de comértelas porque en su interior cuenta con un parásito infeccioso muy peligroso. Además, si optas por recogerlas, siempre puedes intentar venderlas para laboratorios farmacéuticos o de estética, donde la baba está muy cotizada.

Así las cosas, antes una plaga de babosas, así es como debes evitarlas de forma ecológica:

  • Sistema de riego por goteo – Ya lo hemos comentado, a las babosas les encanta un entorno húmedo. Si se lo facilitamos, hasta nos darán las gracias. Olvídate de regar encharcando la zona, con zanjas, con regaderas o con manguera. Opta por el riego por goteo, que limita a la cantidad de agua justa y necesaria para cada elemento plantado. Además, ahorrarás una cantidad tremenda de agua. Si el entorno no está húmedo, pasarán de largo buscando una alternativa.
  • Horarios para regar – Como ya hemos dicho, las babosas atacan de noche. Es decir, si riegas a primera hora, tus plantaciones estarán nutridas pero, por la noche, no rebosarán agua, tras pasar todo el día al sol. El ambiente seco y árido no gusta nada a las babosas, que desgastan líquido a cada paso, por culpa de la baba que van soltando.
  • Manufacturado – El efecto llamada existe en toda especie animal que se precie. Es decir, si ves alguna babosa suelta y al día siguiente hay alguna más, no les rías la gracia. Quítalas y evitarás que llamen a sus amigas. No tengas problema en cogerlas a mano. Da un poco de asquete pero ni muerden, ni pican, ni hacen nada. Sólo se mueven de forma algo repulsiva. Pero imagina tener que quitar 1.000 en vez de 20.

Cómo prevenir las plagas de babosas y caracoles

Así las cosas, y una vez eliminadas las babosas, vamos a ver cómo prevenir las plagas de babosas y caracoles. Y es que lo habitual es que vengan juntas y revueltas para que el destrozo sea lo mayor posible. Para prevenir plagas de babosas y caracoles, tienes cantidad de alternativas:

  • Archienemigos – Cada animal creado por la naturaleza, tiene su némesis. En el caso de babosas y caracoles, tienen unos cuantos. Aprovéchalo. Desde patos, a escarabajos, pasando por gallinas, sapos, tortugas o lagartijas. Cualquiera de ellos, si lo dejas en tu jardín o huerto, hará las veces de vigilante y se comerá todo intruso babeante que se cuele.
  • Plantas repele babosas – Igual que el mundo animal tiene enemigos de caracoles y babosas, el vegetal también lo tiene. Ya hemos dicho que estos moluscos son especiales para el entorno en que se mueven, y les pasa lo mismo con los olores. Si plantas romero, mostaza, lavanda o salvia, ni se acercarán.
  • Cerveza – No es broma. Y lo mejor de todo es que la cerveza les encanta a babosas y caracoles. Aprovéchalo. Tan sólo tienes que echar algo de cervez en botes y enterrarlos rodeando el huerto o jardín. Otra alternativa es echar cerveza en una bolsa y dejarla abierta, para que estos entren a bebérsela. Al amanecer, encontrarás una plaga de babosas y caracoles ebrias de cerveza, atascadas en botes o una bolsa.
  • Cáscaras – En concreto, de naranja. Si la cerveza les gusta, lo de las naranjas es de locos. De hecho, si repartes cáscaras de naranja por la periferia de tu zona verde, ni se acercarán a ella. El motivo es que cuando huelan la cáscara, irán a por ella de cabeza y no se separarán de ella. Por si se la quitan. No es broma.

También te puede interesar:

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos