Escrito por Tendenzias

Agricultura Ecológica – Principios y beneficios de la agricultura ecológica

Que la agricultura y la agricultura ecológica no son iguales, es un hecho. Y precisamente de la segunda te vamos a hablar hoy. Agricultura Ecológica, principios y beneficios de la agricultura ecológica. Todo lo que debes saber si optas por esta alternativa, con un mayor trabajo detrás, pero con beneficios tan grandes que merecerá la pena el esfuerzo.

Qué es la agricultura ecológica

Y todo empieza por saber qué es la agricultura ecológica. La agricultura ecológica, conocida también como agricultura orgánica, en la agricultura que utiliza recursos naturales en todos los procesos que implican sus cultivos. Así, desde el abono del suelo, a la defensa contra plagas, pasando por cualquier otro proceso, se hace sin la ayuda de elementos químicos ajenos a la naturaleza.

Obviamente, la agricultura ecológica también implica el hecho de no usar alimentos modificados genéticamente, es decir, los denominados transgénicos. El objetivo de esta práctica es obtener un producto final más natural, con un sabor auténtico y, sobre todo, mucho más sano para el consumidor. De paso, la agricultura ecológica potencia la sostenibilidad del planeta, pues el impacto que tiene con el medio ambiente es mínimo.

Características de la agricultura ecológica

Las características de la agricultura ecológica pasan por una planificación a largo plazo de la gestión del suelo. Desde un plan de rotación de cultivos, a la inversión en materia orgánica natural, uso de recursos propios o diversificación de la producción. Entre otros. Si el objetivo es preservar el medio ambiente, la agricultura ecológica costará más, pero los beneficios y el retorno obtenido valdrán mucho más que este esfuerzo extra.

Así, las características de la agricultura ecológica pasan por tener en cuenta elementos más allá de lo agronómico. Y es que lo económico, ecológico y social cobra una relevancia supina en esta plantación. No sólo se trata de cambiar los fertilizantes químicos por otros naturales. Ni mucho menos. La agricultura ecológica pasa por crear un sistema de control y explotación de la finca al completo. Aprovechando todos los elementos disponibles en ella.

Otras características que definen la agricultura ecológica son la ausencia de productos fitosanitarios (insecticidas, herbicidas…). Obviamente, es una apuesta arriesgada, pero necesaria. Es más, las plagas tienden a adaptarse a los fitosanitarios por lo que, a la postre, nos estamos adelantando a su desaparición. Lo mismo pasa con los fertilizantes químicos, prohibidos por completo en la agricultura ecológica. En su lugar se pueden usar excrementos animales, purines, compost casero, cenizas o abonos verdes, entre otros.

Por otro lado, y a pesar de su éxito comercial, hay alimentos que están prohibidos en la agricultura ecológica. En concreto, las plantaciones transgénicas como el maíz o la soja. Y es que, desde hace décadas, han sido mutadas para que resistan plagas y enfermedades. Por tal motivo, la comunidad internacional no tiene todas consigo de los problemas que pueda generar en la salud de quienes la consumen, a corto o medio plazo. Por si acaso, la agricultura ecológica reniega de ellas.

Agricultura ecológica ventajas

La agricultura ecológica presenta unas ventajas claras sobre la agricultura tradicional. La primera de todas, ya mencionada, sus alimentos son mucho más naturales y están menos contaminados. Es decir, conservan todas sus propiedades nutritivas, así como su sabor original. Además, no han sido modificados ni alterados, por lo que son completamente seguros.

Por otro lado, pensar en agricultura ecológica, nos lleva sólo a frutas y verduras. La realidad es que el abanico es mucho más amplio. Desde miel, hasta carne, pasando por queso, conservas, vino, aceite o embutidos, la variedad de alimentos que puede ofrecer la agricultura ecológica es tremenda. Productos de primera calidad que, de hecho, están certificados.

Los controles de los organismos oficiales y las Administraciones sobre este tipo de plantaciones son exhaustivos como pocos. Si un producto es ecológico y está certificado, la garantía de que es auténtico está más que probada. Así, de paso, se garantiza la trazabilidad de los alimentos.

Y lo mejor de la agricultura ecológica es que no sólo es beneficiosa para el consumidor, sino también para el medio ambiente. Es lo que tiene una producción sostenible y respetuosa. No sólo se potencia la producción agraria y ganadera sostenible, sino que se garantiza la explotación de los recursos por parte de las próximas generaciones. En otros casos, lo único que se hace es agotar recursos naturales como si fueran ilimitados. Y no lo son.

De paso, reduce notablemente la contaminación a todos los niveles. Al no tener elementos químicos ni fertilizantes artificiales, fomenta la biodiversidad y no compromete la actividad biológica del suelo. Otro elemento a tener en cuenta es que ayuda sobremanera a potenciar las zonas rurales. La creación de empleo en entorno rural con agricultura ecológica es una realidad, pues requiere de más mano de obra al prescindir de elementos que, si bien facilitan el cultivo, evitan que tenga categoría de ecológico. Como el tractor.

Agricultura ecológica en España

La agricultura ecológica en España es un referente a todos los niveles. Es más, España es el país con mayor superficie de cultivo ecológico de toda Europa y el cuarto en todo el mundo. Además, en número total de productores ecológicos, España es el número dos en la Unión Europea.

Eso sí, en comparación con otros países, el total de agricultura ecológica en España con respecto al total de producción agraria es muy escaso. Algo menos del 8% de la producción agraria es ecológica, mientras que el 92% restante se hace con aditivos, fertilizantes, químicos y la forma tradicional que se viene llevando a cabo desde hace décadas. Al contrario que en Europa.

Con todo y con eso, y gracias a su extenso cultivo ecológico, España es una de las grandes potencias de exportación de productos ecológicos en todo el mundo. De hecho, una de cada tres empresas dedicada a la agricultura ecológica en España, exporta sus productos al extranjero. Mientras, en España, sólo el 1,5% de productos que se venden son ecológicos.

También te puede interesar:

ElBlogVerde.com

Newsletter