Archivo de la etiqueta: Calentamiento Global

Culpan a los gordos por el calentamiento global

Ya hemos conocido todo tipo de información acerca del calentamiento global. Sabemos que los glaciares se derriten, que desaparecen especies vegetales y animales, que se generan desiertos submarinos y hasta que la humanidad estuvo cerca de la extinción, hace miles de años, por culpa de los cambios climáticos. Lo que no sabíamos es que aquellas personas que están excedidas de peso contribuyen a este grave problema.

Obesidad

Los gordos suelen ser discriminados y sufren numerosos inconvenientes en su vida social. Como si fuera poco, un grupo de científicos británicos afirma que las personas obesas tienen mayor responsabilidad que el resto de los individuos en el calentamiento global, ya que los flacos ahorran más energía (caminan con mayor frecuencia que los gordos) y consumen menos alimentos.

El estudio de la London School of Hygiene & Tropical Medicine, dirigido por los científicos Phil Edwards e Ian Roberts, agrega que los individuos con sobrepeso potencian el efecto invernadero. Veamos: el 20% de los gases nocivos proceden de la agricultura. Por lo tanto, quienes consumen más comida generan mayor contaminación. ¿Serán culpables también los animales más gordos del mundo?

El informe, que fue difundido por MinutoUno.com, incluye datos precisos. Los obesos necesitan 1.680 calorías para mantener su energía normal y 1.280 calorías adicionales para hacer actividades, lo que representa un 18% más que la gente en buen estado físico.

Como era de suponer, no fueron pocas las críticas que despertó este trabajo. El científico Tim Church, de la Universidad de Louisiana, consideró que el problema está en el desperdicio de comida y no en el acto de comer mucho. “Un cuarto de la comida que se produce en Estados Unidos va a la basura. ¿Tener 25 kilos de más afecta el rendimiento del auto? Creo que no”, explicó el especialista.

No está de más recordar que la obesidad es una enfermedad que ocasiona importantes daños a la salud y que sufren, en la actualidad, unos 400 millones de adultos en todo el mundo. Demonizar a estas personas por contribuir al calentamiento global es absurdo y poco serio.

Foto: Flickr

El hielo oceánico del Ártico se resquebraja como nunca

El Ártico se resquebraja, se derrite. Vaya noticia, dirán ustedes. Se sabe desde hace rato. Si recuerdan, aquí les contamos noticias realmente preocupantes sobre los hielos del Ártico. Pero ahora una investigación de militares canadienses descubrió una evidencia dramática sobre un resquebrajamiento importante en el casquete polar ártico.

La expedición la realizó un grupo de científicos que viajó con soldados canadienses, y encontraron fracturas enormes en el hielo, mientras hacían un reconocimiento sobre el estado de inmensos bloques de hielo en el extremo norte de Canadá. Una de las grietas tiene más de 16 kilómetros, justo en la plataforma de hielo la más grande de la zona, en el área de Ward Hunt.

El cambio climático está haciendo estragos en el polo norte. Está afectando a todo el mundo, pero el calentamiento global ha afectado de forma muy importante a los hielos del Ártico. Los científicos se impresionaron al ver estas nuevas grietas, ya que “Significa que la plataforma de hielo se está desintegrando, las piezas están juntas como un rompecabezas, pero podrían alejarse unas de otras”, dijo Derek Mueller, de la Universidad de Trent en Ontario, a la BBC. “Estamos viendo cambios muy dramáticos, desde la reducción de glaciares hasta el derretimiento del hielo oceánico. Tuvimos 23% menos (de hielo en el mar) el año pasado que como nunca antes y lo que le ocurre a las plataformas de hielo es parte de ese panorama”.

Los ojos de todos están puestos en lo que pase con estos hielos marinos, ya que el año pasado fue record de derretimiento en el Ártico…

Imagen: Flickr

Una delicia gastronómica podría desaparecer por el cambio climático

Las noticias acerca de las consecuencias del calentamiento global crecen dia a dia y, sin embargo, aún no se ha logrado el consenso mundial para frenar o revertir a esta problemática medioambiental. Ya hubo que lamentar catástrofes naturales, modificaciones en los ecosistemas y hasta migraciones humanas obligadas, pero la sociedad sigue sin tomar conciencia sobre la gravedad del asunto.

Ante esta falta de compromiso, ¿pasará desapercibida la información de que ahora el cambio climático amenaza a una delicia gastronómica? A simple vista, la respuesta parecería ser que no, ya que la nueva “víctima” de este problema ambiental es la trufa negra, un producto exclusivo que se cosecha principalmente en Francia, Italia y España.

Trufa negra

El peligro en el que actualmente se encuentra esta cotizada delicia tiene que ver con la sequía existente en varias regiones europeas donde crecen las trufas y, según informa Reuters, los pronósticos no son muy favorables para quienes cultivan este comestible que está considerado como terapéutico y afrodisíaco.

Para dar ejemplos precisos acerca de cómo el calentamiento global está influyendo en estos cultivos, la fuente citó la situación francesa, donde sólo se pudo cosechar durante este invierno boreal “un poco más de 20 toneladas de trufa negra”, es decir, “la mitad de lo esperado”. Por otra parte, llama la atención otro dato que, sin duda, confirma que este producto es una delicia exclusiva de la gente con alto poder adquisitivo: según publicó Reuters, en la actualidad un kilo de trufas cuesta cerca de mil euros, un precio tres veces mayor al que tenía a fines de la década del ’90.

Como resulta evidente, el futuro de la trufa negra está en riesgo. Por esa razón, los productores ya han comenzado a investigar nuevas formas de adaptar y proteger las plantaciones de heladas y sequías, pero todo cambio lleva tiempo y, mientras tanto, este preciado comestible se hace cada vez más codiciado.

Quizás, con esta consecuencia gastronómica, el mundo logre, de una vez por todas, convencerse de que es necesario y urgente implementar medidas para frenar al cambio climático.
 
Foto: Flickr

Día Mundial de la Biodiversidad

Ya hemos explicado que, para conmemorar la firma del Convenio Internacional sobre la Diversidad Biológica que tuvo lugar en Nairobi en 1972, el 22 de mayo se celebra el Día Mundial de la Biodiversidad. Este año, el lema elegido por la Organización de las Naciones Unidas es “Biodiversidad y cambio climático”.

Biodiversidad

No puede olvidarse que la diversidad biológica es la clave de la vida en nuestro planeta. Sin biodiversidad, el desarrollo sostenible no es posible. Y de hecho, tras una catástrofe natural, los entornos con mayor diversidad biológica tienen una mejor capacidad de regeneración.

Sin embargo, una vez más, el hombre actúa contra la naturaleza. La producción agrícola intensiva es una de las principales responsables de la destrucción de la biodiversidad, gracias al uso de pesticidas y de técnicas no sostenibles.

Desde que comenzó a desarrollarse la agricultura, hace más de 10.000 años, el ser humano ha utilizado más de 7.000 especies para obtener alimentos. En la actualidad, sólo nos alimentamos con 150 especies cultivadas y más del 90% de las hectáreas cultivadas a nivel global son de trigo, soja, arroz, maíz y algodón. Esto quiere decir que la vida humana depende en gran parte de unas pocas especies. ¿Qué pasaría si desaparecen?

Por otra parte, tal como menciona el lema de esta edición, el Día Mundial de la Biodiversidad no ha olvidado la incidencia del cambio climático en el problema. La conservación de la diversidad biológica es un elemento clave para la adaptación al calentamiento global. Los manglares y el resto de los humedales costeros nos permiten protegernos contra los fenómenos meteorológicos extremos. Además, la diversidad de ganado y de los cultivos nos brinda alternativas ante el aumento de la aridez, mientras que los bosques ayudan a mitigar el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Aunque, como siempre decimos ante los problemas ecológicos, la necesidad de acción es urgente, la comunidad internacional ha declarado al 2010 como Año Internacional de la Diversidad Biológica. Esperemos entonces que, para esa fecha, la biodiversidad se encuentre mejor protegida que en la actualidad.

Foto: Flickr

Pirámide de hielo argentina contra el calentamiento global

La Plaza de Mayo de la Ciudad de Buenos Aires (Ver Hoteles en Argentina) es, para argentinos y extranjeros, un símbolo histórico que, aún en la actualidad, es testigo de una gran cantidad de situaciones. Allí se convocan, por ejemplo, multitudes para protestar, reclamar justicia y, por qué no, para dar a conocer públicamente ideas o proyectos. Precisamente, esta última alternativa es la que, desde hace unos dias, ha puesto en marcha el artista Mookie Tenembaum.

Placebo

Es que el israelí, tal como informa el diario Clarín, decidió formar una pirámide con mil kilos de hielo apilados para generar curiosidad entre la gente que, dia a dia, pasa por la plaza.

La obra, dada a conocer como Placebo, tiene como objetivo expresar el punto de vista de Tenembaum, quien considera que “intentar enfriar la Tierra con un cubo de hielo es inútil: es, en realidad, un remedio imaginario para una enfermedad imaginaria que, supuestamente, reina sobre el planeta”, tal como explicó ante Clarín.

Además, sostuvo el artista, su performance también pretende ser una especie de protesta contra aquellos que se manifiestan sobre esta problemática. Para él, el problema radica en que hay una gran cantidad de expertos que descreen del calentamiento global y, mientras tanto, la gente “común” no sabe en verdad cuál es la realidad medioambiental. “Nos dan información con cucharita y nunca tenemos pruebas de lo que se dice, cuando lo ideal sería que la sociedad pudiera informarse y pensar para tomar decisiones educadas”, consideró el autor de Placebo.

Mientras se suceden las declaraciones y la gente continúa su paso por la plaza tal vez sin entender de qué se trata esta puesta en escena, la gran cantidad de hielo entrecruzado intenta recordar que el calentamiento global es una realidad que no pasa desapercibida para nadie: ya sea por no creer en sus consecuencias o bien por generar innumerables proyectos para revertirlo.

Foto: Flickr

Creyentes que atentan contra el planeta: urgente a confesarse

Está claro que las problemáticas medioambientales ya se han convertido en un tema de interés mundial y ya hemos tenido algunas pruebas de que la religión no se ha desentendido de la cuestión. En este sentido, vale recordar que, tiempo atrás, algunos líderes cristianos, judíos y musulmanes unieron sus fuerzas para exigir medidas que terminen con el calentamiento global y que hasta el Papa Benedicto XVI se refirió en varias oportunidades a la importancia de cuidar el medio ambiente.

Parque Nacional de Parnitha

Ahora, quien ha decidido manifestarse a favor del planeta es el patriarca Bartolomeo I de Constantinopla, máximo líder de la Iglesia Ortodoxa griega. Según opinó el religioso (conocido también a nivel mundial bajo el calificativo de “Patriarca Verde” por su compromiso ecológico), aquellas personas que destruyen el medio ambiente cometen un pecado ya que, tal como expresó el líder espiritual en declaraciones reproducidas por Milenio, “Dios creó plantas y animales. Nosotros, los humanos, somos responsables de su conservación. Quien no lo hace es un pecador”.

Estas palabras, pronunciadas por Bartolomeo I tras recorrer el Parque Nacional de Parnitha cuya superficie se encuentra quemada casi en su totalidad debido a una serie de incendios ocurridos el año pasado, demuestran que la humanidad aún no se ha dado cuenta de los daños que genera en el medio ambiente. Por esa razón, el religioso considera que ya ha llegado la hora de que los seres humanos comencemos a “meditar” sobre los males que le ocasionamos a la Tierra.

Por supuesto, una simple oración no libra a nadie del pecado. Lo importante, entonces, es que todos los creyentes, sin importar de qué religión sean, tengan presente que, más allá de todas las buenas acciones que puedan llevar a cabo, resulta fundamental proteger esta “casa” que Dios le ha regalado al hombre.

Foto: Flickr

Campaña para plantar 7000 millones de árboles, uno por cada ser humano vivo

Los bosques están desapareciendo en muchas regiones del mundo, ya lo vimos aquí en diversas ocasiones, ya sea por la tala ilegal, por el avance de los biocombustibles que obligan a talar bosques tropicales en favor de las plantaciones de soja, o por culpa del cambio climático.

Pero por suerte hay iniciativas, y grandes, que quieren revertir lo que los gobiernos no frenan. Las Naciones Unidas tiene una campaña llamada ‘Plantemos Mil Millones de Árboles para el Planeta’, del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Que han superado sus objetivos en sólo 18 meses, con 2000 millones de árboles plantados, o sea el doble de lo esperado.

El fin de esta campaña no sólo es el de plantar árboles, sino de que la gente tome conciencia, tanto la gente común, como los empresarios, de que el mundo se está viniendo abajo con el cambio climático. Algo que nos va a ayudar a detener el calentamiento global son los bosques. El calentamiento se debe a los gases invernadero que genera la industria mundial, el principal es el dióxido de carbono. Los árboles transforman este gas en oxígeno, pero si seguimos talándolos para diversos fines, cada vez tenemos menos ayuda de ellos. Es por eso que no sólo debemos proteger nuestros bosques, sino que hay que imitar iniciativas como esta de las Naciones Unidas, ya sea a nivel municipal, e incluso a nivel individual. Cada uno de nosotros podemos aportar nuestro granito de arena. Como dijo una vez la madre Teresa de Calcuta, una gotita en el medio del océano puede ser que no sea nada, ¿pero qué sería del océano sin esa gotita?

Naciones Unidas acaba de aumentar su meta a 7000 millones de árboles, uno por cada habitante que se encuentra vivo en este momento sobre el planeta Tierra. Quieren lograrlo para fines de 2009. El Gobierno español se ha comprometido a plantar 55 millones de árboles durante la actual legislatura. Ayudemos.

Vía El Mundo

Imagen: Flickr 

Emmanuel no sólo canta: también se preocupa por la naturaleza

En 1997, el cantante mexicano Emmanuel decidió contribuir, desde su lugar, a la conservación del medio ambiente. Así fue como creó la organización Hombre Naturaleza, a través de la cual comenzaron a ponerse en marcha diversas iniciativas ecológicas con el fin de cuidar y aprovechar de forma sustentable los recursos naturales del planeta.

Emmanuel

Por supuesto, la militancia verde del intérprete no ha cesado con la fundación de dicha agrupación, sino que ya se ha convertido en una costumbre para Emmanuel. En este sentido, es interesante señalar que, dias atrás, el mexicano encabezó en el parque San Nicolás Totolapan, en Ajusco, el inicio del programa “Siembra vida”, una campaña basada en la reforestación.

Acompañado por su esposa, su hijo, algunos de sus seguidores, la titular de la Secretaria de Medio Ambiente del Gobierno del Distrito Federal, Martha Delgado, el Secretario de Desarrollo Social, Ernesto Cordero Arroyo y Pedro Alvarez Icaza, quien se desempeña como director del corredor Mesoamericano-México, Emmanuel enseñó a los jóvenes presentes la forma de plantar árboles y, por supuesto, luego mostró con sus propias manos cómo se reforesta.

A través de esta campaña, señala El Universal, Hombre Naturaleza se ha planteado como objetivo, en esta oportunidad, plantar más de mil árboles en el Parque Ecológico Ejidal de San Nicolás Totolapan.

Más allá de todo lo que pueda hacer a favor de la naturaleza, el cantante manifestó ante la prensa que, para cambiar el mundo, es necesario que “la gente tome conciencia de que esta labor no es individual, sino familiar”. Además, aprovechó para recordar que, en los últimos años, “el calentamiento global ha tenido consecuencias graves”. Por ese motivo, insistió Emmanuel, se ha vuelto imprescindible “rescatar el medio ambiente del mismo ser humano, enseñándole a la gente que debemos cuidar a nuestra única casa, la Tierra, porque no hay otra”.

Foto: Flickr

La pesca ilegal está vaciando los mares

Noventa años de sobre pesca a escala industrial han dejado a nuestros mares en una situación tan precaria como nunca se ha visto, virtualmente al borde de una catástrofe ecológica, y obviamente al desastre económico y social que acarrearía que los océanos se quedasen sin peces.

Las advertencias de los científicos y ecologistas vienen siendo ignoradas, y la pesca crece cada vez más. Y lo que es peor, no hay control. Los pescadores capturan bebés, en vez de ejemplares maduros, ya ni se preocupan por mantener a la especie. Y siguen pescando y vendiendo especies en peligro de extinción, prohibidas, etc.

 

El periodista Alex Renton acudió a diversos centros de venta de pescado, y el más importante de Europa, donde más pescado se vende es el mercado de La Boqueria, en Barcelona. Allí tenían todo tipo de especies en peligro, prohibidas, tenían gran mayoría de pescados bebes, o sea con tamaños menores a los permitidos. ¡En pleno mercado!

Luego de que varios tenderos lo echaran por preguntar tanto, Renton se topó con algunas personas que también lo cuestionaban. Una anciana le preguntó qué estaba tratando de hacer, y él respondió “Quiero saber por qué los españoles están comiendo tantos peces pequeños de poblaciones que se están agotando”. “Es simple”, dijo la anciana, “Nos gusta el pescado y los pescados más pequeños saben mejor”.

O sea… ¿acaso alguien piensa en que si se comen a las madres, se comen a los padres, y a los bebés también, cómo va a reproducirse la población? Sólo le queda achicarse, y eventualmente desaparecer si siguen con ese pensamiento.

Los datos internacionales arrojan que tres cuartos de las especies comerciales están siendo sobre explotadas o explotadas a su máximo. La industria pesquera es de las más ineficientes que hay, para colmo, ya que gran parte de lo capturado es arrojado por la borda, o sea peces que ya han muerto por nada, ni siquiera serán comidos, sólo fueron capturados por error.

De todas la reservas alimenticias del mundo, los peces son los que más rápido se están acabando. Sí, leyeron bien, se están acabando, no son eternos. No es que los tenemos pastando en la pradera de aquí a unos kilómetros. Son poblaciones salvajes capturadas, y mal capturadas. Según los datos de la United Nations Food and Agriculture Organisation la peor parte es que como cada vez hay menos, se capturan entonces peces cada vez más pequeños, o sea crías que no tuvieron tiempo de reproducirse. Como bien imaginarán, si no llegaron a reproducirse, entonces habrá cada vez menos peces.

Como si fuera poco, los peces también tienen que enfrentarse a los cambios del calentamiento global. No será fácil para ellos sobrevivir si no se hace algo para frenar la pesca ilegal, ya que los controles han demostrado ser nulos, y no sirven para nada. Tienen que frenarla por unos cuantos años para darles una chance de reproducirse.

Vía The Guardian

Imagen: Flickr 

El glaciar peruano Pastoruri ha perdido el 40% de su superficie helada

Uno de los glaciares más famosos de Perú, el Pastoruri, donde suelen realizarse hasta competencias deportivas, y es uno de los más visitados pro el turismo… podría seguir enumerando cosas, todo para terminar diciendo que ha quedado reducido a un pequeño casquete de hielo… no hace falta que les diga que el calentamiento global es el culpable, ¿no?

El glaciar está ubicado en la Cordillera Blanca, en el Parque Nacional Huascarán, cuyas autoridades todavía no permiten el acceso a turistas, algo que solía ocurrir en abril, luego de las temporadas de lluvia. Pero esta vez no hay suficiente nieve.

Y es que ha perdido un 40% de su superficie, según Marco Zapata, Coordinador de la Unidad de Glaciología del Instituto de Recursos Naturales. Zapata lo ha medido desde 1995 hasta 2007. En 1995 tenía un área de 1.8 kilómetros cuadrados, para 2001 había disminuido hasta 1,4 km2, y para 2007 a sólo 1,1 km2.

Según Zapata ha dejado de considerarse un glaciar en el estricto sentido del termino, ya que ahora no pasa de ser “cubierta de hielo”, dijo Zapata. Una cubierta que ni siquiera es una única masa de hielo, ya que ha quedado dividida en dos partes, de las cuales la más pequeña está retrocediendo más aceleradamente.

No es un caso aislado este en Perú, ya que otro glaciar, el Broggi, también en la Cordillera Blanca, desapareció por completo en 2005…

Como vemos esto viene ocurriendo desde hace varios años y está cada vez peor, pero los políticos siguen reuniéndose a acordar reuniones, no a decidir algo.

Vía Universal

Imagen: Flickr