Salida ecológica para un laberinto artístico
0 votos

Salida ecológica para un laberinto artístico

Con el objetivo de involucrar a los más pequeños con las causas medioambientales, el pintor Ricardo Solís ha decidido presentar en Globo, Museo del Niño de Guadalajara una muestra titulada Sopa de Letras a través de la cual intenta concientizar al público acerca de la importancia del reciclaje.

Según confesó ante Informador el artista, la idea de esta exposición interactiva que podrá ser visitada en México hasta el próximo 3 de octubre, es “crear en los niños una cultura de separación, reciclado y reutilización” mediante diversos juegos como “Sopa de Letras”, “Completa el dibujo”, “Sigue los puntos” y “Laberintos”.

Sopa de Letras

 Por supuesto, en esta original propuesta las obras, que miden cincuenta centímetros y están recubiertas por una lámina de acrílico, no están exhibidas sólo para ser apreciadas, sino que actúan como incentivo para que los niños de entre tres y doce años se animen a resolver los distintos tipos de acertijos propuestos. Para ello, los organizadores han incluido en la muestra borradores, marcadores y pizarras a la altura de los niños para que quienes lo deseen puedan divertirse, por ejemplo, dándole el toque final a aquellas pinturas que estén incompletas.

Más allá de la repercusión que tenga, o no, esta exposición en México, sería interesante que este tipo de iniciativas donde se conjugan el arte y la ecología con material lúdico sean conocidas en el mundo entero para demostrar que, para sumarse a la lucha por un planeta más sano, no es necesario ser millonario ni especialista ambiental: sólo se requiere creatividad y entusiasmo.

Foto: Ocho Columnas

Etiquetas : , , , , , , ,

Gracias por compartir :)

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

1 Comentario

  1. Virginia dijo...

    Desde luego que se necesitan más iniciativas de este tipo en los centros escolares; pero también un profesorado realmente volcado y concienciado. Así que yo veo la necesidad de actuar en dos direcciones: material didáctico para profesores, para que ellos también desarrollen esa sensibilidad ecológica; y, por otro lado, actividades con los alumnos; muchas tan sencillas como formarles en el reciclaje: uso de materiales escolares reciclados, visitas a centros de reciclaje, reciclado en común (que la maestra les lleve a los alumnos a depositar en los contenedores el papel usado, por ejemplo)… Si esto se hace con niños bastante pequeños, ellos lo aprenden; y si se hace bien a lo largo de unos cuantos años, probablemente lo seguirán haciendo de adultos.

    Responder