-    Escrito por blanca

Reunión del CITES para proteger especies en peligro de extinción

Para los animales ya es suficientemente duro vivir en un mundo en el cual el hombre los acorrala por todos lados. Están en constante peligro de extinción ya sea por culpa del hombre o por los procesos de la naturaleza. Al destruir de forma constante los hábitats naturales les hacemos cada vez más difícil la supervivencia, a pesar que la naturaleza intenta adaptarse a algo tan destructivo como el ser humano.

Pero lo peor es que no es lo único que hacemos, sino que los seres humanos, para colmo, cazan a las especies en peligro de extinción. Ya sea por deporte, o por comercio ilegal.

Muchas especies han sido prácticamente cazadas hasta el borde de la extinción, criaturas como el tigre, el elefante o la ballena azul.

Cada año el comercio ilegal internacional de animales gana miles de millones de dólares, y le cuesta la vida a cientos de millones de animales.

Para cuidar que este comercio sea perseguido se creó en 1975 la CITES, Convención de Comercio Internacional de Especies Amenazadas. Hoy en día la CITES tiene su preocupación principal en el comercio de marfil, por el cual mueren muchos elefantes y cada día se acercan un paso más hacia la extinción.

El CITES es un acuerdo internacional entre gobiernos que asegura que el comercio entre países no involucre ni afecte a especies animales o vegetales en peligro de extinción. Es un acuerdo voluntario, no es una ley internacional y los países sólo lo firman si así lo quieren. Aunque si un país lo firma ahí se convierte en algo legal y tiene que ajustarse a ello si es que se adhiere.

171 países han firmado el CITES, y 30 mil especies están protegidas por él.

La preocupación principal del CITES para con el tráfico de marfil es que la mayoría de la gente cree que es ilegal, pero no es tan así, ya que hay naciones que lo permiten por ley y que no les preocupa que eso ponga en peligro la supervivencia como especie de los elefantes. Por ejemplo Sudáfrica permite una cierta cantidad de caza de elefantes, y ha vendido mucho marfil a Japón.

Esto es visto por el CITES como algo muy peligroso, porque un poco de permisión abre la puerta al amplio tráfico en negro, al ilegal. Un reporte reciente dice que hay 92 incautaciones de marfil ilegal por mes.

Así que este año la reunión del CITES (cada tres años) quiere darle más importancia a la protección para los elefantes, así como también a otras especies como el pez espada, el cedro y ciertos tipos de corales.

Vía | Hugg