UP

-     Escrito por blanca

Plantas medicinales en peligro de extinción en Uganda

En la selva tropical de Uganda se puede encontrar un debilucho arbusto que no les diría mucho si lo vieran, se confundiría con el resto del verde selvático. Pero se trata del Citropsis articulata una planta que está en extinción por culpa de su nombre popular: “Árbol del sexo”. Y sí, es buscado y recolectado intensamente debido a que se cree que tiene propiedades afrodisíacas.

Está desapareciendo de forma alarmantemente rápida de la reserva Mabira, en Uganda, una de las últimas selvas tropicales del país. Es creencia popular que las raíces de la planta cura la impotencia. Al arrancar la planta completa, desde la raíz le quitan la posibilidad de reproducirse, y la están matando como especie.

“En unos pocos años muchas plantas medicinales serán muy escasas en los bosques de Uganda”, dijo Mauda Kamatenesi en National Geographic, botánico de la Universidad Makarere de Uganda. Y esto no sólo ocasionará un daño irreversible a la selva, dijo ella, sino que les quitará la oportunidad a los científicos de estudiar esas plantas medicinales y sus propiedades, ya que el “árbol del sexo” no es la única planta que está en peligro.

“El árbol del sexo puede tener otros valores medicinales aparte de tratar la impotencia sexual, y estamos perdiendo la oportunidad si dejamos que esta planta se extinga sin haber investigado más”, continuó Kamatenesi.

En Uganda esa hierba se viene utilizando por generaciones, y al parecer funciona. Las hojas y la raíz de la planta son masticadas o hervidas en un té para poder consumirla.

Igualmente, más peligroso que la medicina popular, es el plan que tiene el gobierno de Uganda de talar 7000 hectáreas de selva para crear una plantación de caña de azucar.

Los locales están preocupados por esto, pero más que nada porque perderán mucho, no sólo sus plantas medicinales, ya que dependen mucho del bosque. Allí cazan diversos animales, consiguen leña.

Sería ideal que el gobierno en vez de empeorar lo que hacen los lugareños, los ayudara a tomar conciencia y a que no abusaran de la recolección de plantas hasta amenazarlas de extinción. Pero en vez… quieren talar 7000 hectáreas.

ElBlogVerde.com

Newsletter