Escrito por Tendenzias

La matanza de delfines de Taiji, Japón

Cada año, los habitantes de Futuo, un poblado japonés, se dan cita en la tristemente conocida bahía de Taiji para acabar con la vida de  miles de delfines. Las imágenes han dado la vuelta al mundo por lo sangrienta y cruel de la cacería, en la que los cetáceos son acorralados, capturados y desangrados con gran sufrimiento. Con el estreno del documental “The Cove”, en el que se relata este hecho, organizaciones ambientalistas y personas de todo el mundo han tomado conciencia de esta triste matanza, aunque nada parece haber cambiado.

La matanza de delfines de Taiji

Cada año se abre a primeros de septiembre la temporada de caza de delfines en Japón, y miles de delfines son masacrados a diario en la bahía de Taiji hasta el mes de febrero o marzo, en que se cierra la temporada de caza. En la bahía de Taiji los pescadores rodean a los delfines, los obligan a varar y los matan con hachas, garfios y machetes, con lo que los animales  mueren lentamente y en una gran agonía. De esta cacería no se salva ninguno, ni crías ni hembras preñadas tienen ninguna oportunidad de sobrevivir.

La finalidad de este hecho es la obtención de carne para consumo humano, o bien la captura de unos pocos ejemplares vivos para su venta a zoos y acuarios de diferentes países.

Con la moratoria internacional que prohíbe la caza de ballenas, excepto con fines “científicos”, la caza de delfines se ha incrementado, y Japón caza anualmente unos 20.000 delfines. Los japoneses alegan que es una tradición cultural, y que los delfines compiten con los pescadores al alimentarse de peces, lo que, a sus ojos, justifica la masacre de este mamífero.

The Cove, un documental controvertido

The Cove  narra varios aspectos de esta cacería, y ha dado la vuelta al mundo por la crudeza de sus imágenes. El proyecto fue llevado a cabo por Ric O’Barry, que antiguamente fue el entrenador de los delfines que interpretaban a Flipper, así como por su asociación Save Japan Dolphins.

The Cove ganó hace dos años el Oscar al mejor documental, y en él se desvelan las particularidades de este lucrativo negocio, que lleva a los supermercados japoneses carne de delfín rica en mercurio y otros metales pesados y contaminantes. Hacer público este hecho, ha implicado que se reduzca la demanda de carne de ballena y delfín por parte de la sociedad japonesa.

Sin embargo, y a pesar del éxito del documental el gobierno japonés y la Agencia Pesquera de Japón se niegan a tomar ninguna medida que termine con esta cruel masacre.

Y al otro lado del mundo… la matanza de las Islas Feroe

Las Islas Feroe se encuentran en el Mar del Norte, y forman parte de Dinamarca, una rica y próspera nación europea, pero en estas Islas, cada primavera se matan entre 2.000 y 3.000 indefensos calderones, en una ceremonia tradicional que pretende ser una iniciación de los adolescentes, que llegarían así a la adultez.

En este rito, se acorrala a los tímidos calderones, y a veces también a otros cetáceos, y se los mata cruelmente con cuchillos, pinchos y machetes en un sangriento ritual, para después vender su carne. Al igual que con los delfines japoneses, las autoridades sanitarias advierten de la toxicidad de la carne de estos mamíferos.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Resulta chocante que sociedades industrializadas cometan estas barbaries con especies amenazadas y que esto sea permitido por los gobiernos de todos los países. ¿Hasta cuando continuarán estas tragedias?

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos