-    Escrito por esther

La polución medioambiental causa el 40% de las muertes anuales

¿Estamos realmente concienciados de los riesgos que para la salud conlleva la degradación medioambiental?

No, realmente no. Pensamos en el calentamiento global, pero no nos detenemos tanto en los peligros para la salud. Se toman a nivel estatal medidas para la protección del medio ambiente; a nivel particular procuramos evitar todo aquello que creemos nocivo o que de algún modo nos informan que es peligroso para nuestro Mundo, pero pocos tenemos acceso a los datos del daño que realmente hace en la Humanidad la presencia de determinados factores contaminantes medioambientales.

Según el último informe presentado por el ecologista David Pimentel, de la Universidad de Cornell, contribuyen al 40% de las muertes ocurridas en todo el mundo.

Sí, ¡el 40%! Es realmente, abrumador, terrorífico. Y muy inquietante. El agua contaminada, la polución ambiental, los agentes tóxicos químicos, los vertidos residuales… todos, en mayor o menos medida, afectan a cuanto nos rodea e incide en nuestra propia salud. 62 millones de personas al año son las que mueren, según este informe, por causas relacionadas con algunos de esos factores tóxicos.

El agua es nuestro elemento básico; nuestra fuente de vida. Cuando oimos que en África o en cualquier otro país del Tercer Mundo, millones de personas mueren por diarrea o cólera, pocos nos detenemos a pensar que una de las causas son las aguas contaminadas. Un estudio del año 2004 determinó que 2,2 millones de niños mueren al año por infecciones intestinales producidad por motivos de aguas y alimentos en mal estado. Sólamente entre África y la India ya son 1,4 millones de muertes anuales por cólera, disentería y otras enfermedades similares. Y es que en los países desarrollados, el 95% de los residuos urbanos son vertidos a lagos y ríos.

Contaminación

La polución ambiental es otro de los grandes problemas mundiales. Casi 3 millones de personas al año mueren por problemas de salud tales como la neumonía o la bronquitis crónica. Este tipo de problemas, en este caso, es mayor cuanto más desarrollado es la región en la que se vive, por el consumismo, por la expulsión de gases de los medios de transporte, por la calefacción de las viviendas, y cómo no, por las emanaciones de las grandes fábricas.

Se ha estimado incluso, que la polución del aire en el interior de las cas es 100 veces superior a la exterior, por la acumulación de humos y residuos procedentes de las cocinas y la calefacción.

Por último, los agentes químicos procedentes de las grandes fábricas, cuyo efecto es a largo plazo en la salud. De acuerdo al informe de David Pimentel, este tipo de factores producen cáncer, defectos de nacimientos, defectos en el sistema inmunológico, alteraciones del comportamiento y disfunción organular.

Más información en Live Science