Escrito por Tendenzias

La pérdida de biodiversidad puede incrementar las enfermedades infecciosas en humanos

La extinción de especies de animales y plantas podría llevar al ser humano a ser un blanco más cómodo para diversas enfermedades.

mosquito-malaria

La pérdida de biodiversidad y la destrucción de los hábitats, debido a los sospechosos habituales (deforestación, transporte global, cambios medioambientales…) puede incrementar la incidencia y la distribución de enfermedades infecciosas en humanos. Muchas enfermedades nuevas están emergiendo, y algunas de las que se consideraban locales están pasando a ser de ámbito global. Para muestra, un botón. El virus del Nilo Occidental se ha expandido por todo el mundo a una velocidad de vértigo.

Todo esto llega como consecuencia de cambios en la naturaleza y el medioambiente. Hace 10.000 años, el ser humano comenzó a domesticar animales, a dedicarse a la ganadería y a crear granjas. El paso de una vida de caza a un sedentarismo y los cambios de dieta provocó que se crearan nuevas enfermedades infecciosas, lo que los científicos llaman una transición epidemiológica.

Otra transición de este tipo tuvo lugar con la llegada de la Revolución Industrial. En este caso, los malos de la película trajeron nuevos enemigos, como el cáncer, las alergias o defectos en el nacimiento.

Parece ser que una nueva transición se cierne sobre nosotros. El virus de la Gripe A, el anteriormente citado virus del Nilo Occidental, además de enfermedades que estaban en las últimas, como la malaria, que ha retomado su camino con fuerza. Según los científicos, estas transiciones están relacionadas con la pérdida de biodiversidad de la naturaleza. Uno de los estudios se centraba en Perú y demostró una conexión entre la deforestación y la transmisión de la malaria. La explicación sería sencilla. Al haber menos árboles, la densidad de mosquitos aumenta espectacularmente, y con ello la densidad de picaduras transmisoras de la enfermedad.

“No estamos diciendo que la pérdida de biodiversidad sea un conductor primario en las enfermedades emergentes, pero sí que juega un papel bastante importante”, dijo uno de los elaboradores del estudio.

Fuente | ScienceDaily

ElBlogVerde.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos